Rugidos del corazón: Capítulo 14.

 Kenny se despertó sobresaltado al notar un movimiento brusco en la cama, seguido de un ruido extraño. Al abrir los ojos, más dormido que despierto, notó que faltaba uno de los hermanos en la cama y que la luz del baño estaba encendida.

Miró a su derecha y vio a Max, igual de adormilado y desorientado que él, mirando hacia el baño, rascándose la cabeza.

  • ¿Qué pasa? – preguntó, con voz ronca. Desde el baño les llegó el inconfundible sonido de alguien vomitando y los dos se levantaron de un salto.
  • Creo que mi hermano no se encuentra muy bien. – masculló el moreno antes de entrar al baño.  

El joven león estaba sentado en el suelo, con la cabeza casi metida en el retrete y vomitando sin parar. Max se arrodilló a su lado, apartándole el cabello de la cara y recogiéndoselo en una cola para evitar que se le manchara mientras el otro seguía vaciando su estómago.

Kenny se encogió de dolor al oírle. Decidió hacer algo útil y mojó una toalla y llenó un vaso de agua para cuando acabara. Luego se acercó a los hermanos, preocupado.

  • Nicky, ¿qué tienes?
  • Ni id… ni idea, pero me siento fatal. – Max le tocó la frente y frunció el ceño.
  • Tiene fiebre. No es una simple intoxicación. – cuando vio que el pequeño dejaba de vomitar, le ayudó a incorporarse. – ¿Crees que necesitarás vomitar más?
  • No estoy seguro. – Max asintió.
  • Nos llevaremos la papelera a la cama. Ayúdame, Kenny.

Kenny se acercó rápidamente y le ayudó a sujetar y llevar al pequeño hasta la cama. Allí le acostaron y taparon, no sin antes limpiarle un poco con la toalla. Max miró preocupado a su hermano y luego consultó su reloj. Todavía era de madrugada.

  • ¿Qué pasa? – le preguntó Kenny, al verle preocupado.
  • Tiene fiebre, pero es tarde para encontrar algo abierto donde comprar medicinas. Y no quisiera tener que llevarlo a las urgencias humanas, la verdad.  
  • Había un veinticuatro horas en la gasolinera, a la entrada de la ciudad. No está lejos de aquí. Puedo llegarme, si hace falta.
  • ¿Podrías? No quiero que siga vomitando. Cuando se pone así acaba muy dolorido y débil. – Kenny asintió, notando la preocupación del otro. No quería tampoco que Nicky estuviera enfermo.
  • Dime que es lo que necesitas.

Al poco rato, Kenny salía de la habitación con una lista de cosas y se dirigió hacia la gasolinera, donde se encontraba la tiendecita.

Estaba preocupado también por el más joven. Nicky era alguien muy activo, divertido y encantador. Verlo enfermo, adormilado y temblando, resultaba inquietante. No estaba acostumbrado a eso.

Ver a alguien que apreciaba tan enfermo, le asustó.

Le asustaba la posibilidad de perder a alguno de los dos, de que pudiera pasarles algo, ya fuera una enfermedad o un accidente o, peor aún, un ataque.

¿Y si su obsesión por encontrar a Cody les ponía en peligro?

Era la primera vez que consideraba esa posibilidad y no le gustó nada.

También era la primera vez que consideraba el hecho de apreciar realmente a esos dos. No, era algo más que simple aprecio. Estaba seguro de tener sentimientos hacia Max y Nicky.

Sobre todo, hacía Max, pensó con un suspiro. ¿Qué iba a hacer cuando ese cachorro encontrara a su pareja y se marchara?

Lo iba a pasar mal, eso sin duda. Pero eso era un pensamiento para otro momento.  

Al salir de la gasolinera, con todo lo que le habían encargado y varias cosas más, Kenny se encontró con un restaurante japones que seguía abierto.

Fue una gran sorpresa comprobar que no solo estaba abierto al público y todavía servían comida, si no que sus dueños eran parte de la Comunidad.

Una familia de youkais que habían emigrado de Japón a Estados Unidos hacía unos años. Kenny, que siempre había sentido fascinación por el país nipón, no tardó en entablar conversación con el camarero, hijo de los dueños. Este le dio la dirección y el teléfono de un médico de la Comunidad en la ciudad, al escucharle hablar sobre su amigo enfermo.

Kenny agradeció la información y salió del restaurante con comida para los tres.

Al regresar a la habitación, se encontró con Nicky intentando echar el contenido de su estómago en la papelera de nuevo mientras Max le sujetaba como podía. Kenny se acercó corriendo para ayudarle.

  • Veo que sigue igual. – le dijo, ayudándole a ponerle de vuelta en la cama cuando termino de vomitar.

Max suspiró cansado y fue al baño a vaciar la papelera. Regresó al minuto, despeinado y con cara de sueño.

  • Podría ser peor. ¿Has traído lo que te pedí?
  • Si. – Kenny le acercó la bolsa de medicinas. – Aquí tienes el jarabe que me dijiste y los sobres estos para la fiebre. – el moreno cogió el bote del jarabe y sirvió una cucharada llena.
  • Ayúdame a dárselo. – pidió.

Kenny incorporó a Nicky y Max le dio el jarabe, consiguiendo que el otro hiciera una mueca de asco al probarlo, pero se lo tragó sin rechistar. Acto seguido, abrió uno de los sobres y lo echó en un vaso con agua para que se lo bebiera también.

  • Con eso debería bastar para evitar que siga vomitando. Y para que le baje la fiebre. – Kenny le echó un brazo por los hombros y lo atrajo hacia él, en un medio abrazo.
  • ¿Tienes hambre? He traído ramen para nosotros y sopa de miso para Nicky cuando despierte y se encuentre algo mejor. También me han dado el numero de un médico de la Comunidad en la ciudad, por si se pone peor. Y patatas y chocolate.

Max rio, divertido y le dio un beso suave en los labios.

  • Gracias. El ramen suena genial, ahora mismo. No tenías que haber comprado tantas cosas.
  • ¡Claro que sí! Sois mis amigos. Tengo que cuidaros. – le contestó, medio en broma, acercándole uno de los platos con ramen.
  • ¿Y quién te cuida a ti? – preguntó a su vez Max, empezando a comer.

Kenny le miró, sorprendido al escuchar la réplica. ¡Él no necesitaba que nadie le cuidara! Era un alfa y llevaba mucho tiempo cuidándose solo. Max pareció notar su incertidumbre ante la pregunta, porque puso una mano en su mejilla y se la acarició con ternura.

  • No te preocupes. Yo cuidaré de ti cuando te haga falta. – le prometió. Kenny forzó una sonrisa, para que no notara lo que le había afectado esa respuesta.
  • ¿Si me pongo igual de enfermo me vas a cuidar también?
  • Si. Incluso te llevare la papelera para que vomites. – rio el otro.

Después de comer, Nicky volvió a vomitar y Max comprobó su temperatura. Seguía teniendo fiebre. Eran las cinco de la mañana.

  • Estoy preocupándome un poco. No puedo darle más medicina y menos con el estómago vacío. Si dentro de un par de horas sigue con la misma fiebre o sube, vamos a llamar a ese médico.
  • Está bien. No te preocupes, verás como se pone mejor.

Max asintió y se echó sobre Kenny, apoyando la cabeza en su hombro. El otro le abrazó, instándole a ponerse más cómodo.

  • Descansa un poco. Yo vigilare mientras. – le dijo. Max asintió y se acurrucó a su lado.

Kenny volvió a sentirse abrumado por la confianza que le regalaban esos leones. Tras como fue tratado por su propia familia y, más tarde, por otros miembros de la Comunidad, esa confianza ciega resultaba extraña y bienvenida.

Echaba de menos que alguien quisiera estar con él, que alguien se ofreciera a cuidarlo si le ocurría cualquier cosa, que alguien se dejara cuidar por él.

Pero sentía también que no estaba siendo sincero con ellos. No les había contado que era un omega, que estaba desterrado de su propia casa, que había cometido el error más grande de su vida y nunca terminaría de pagarlo.

¿Sería capaz alguna vez de confesarles la verdad?

Miró al otro, que estaba dormido, apoyado en su hombro, pegado a su cuerpo y suspiró. No estaba seguro de si podría. Si Max y Nicky le rechazaban jamás podría superarlo. Sería muy doloroso.

Un suave clic le devolvió a la realidad, encontrándose con un Nicky sonriente que acababa de hacerles una foto con su móvil.

  • Pienso mandársela a mi madre. – Kenny no sabía si reír o quitarle el móvil antes de cumpliera semejante amenaza.
  • Intuyo que te encuentras mejor. – el más joven asintió. Todavía estaba pálido, pero tenía mejor aspecto.
  • Algo. Al menos ya no siento la necesidad de echar las tripas.
  • Eso es un comienzo. – Kenny colocó a Max tumbado en el sofá para poder levantarse y acercarse a la cama.

Puso una mano en la frente del pequeño y notó la piel más fresca. Parecía que le había bajado la fiebre.

  • ¿Crees que podrás comer?
  • Puedo intentarlo. Tengo algo de hambre, la verdad. ¿Qué hay?
  • Sopa de miso de anoche. Te la calentare un poco en el microondas y comes, a ver si puedes mantenerla en el estómago.

Kenny calentó la sopa, que aún seguía en su plato del restaurante y se la acercó a Nicky que empezó a comerla despacio al principio para luego casi devorarla. El otro sonrió, divertido al verlo.

  • Come despacio, tío. Te va a sentar mal.
  • Lo dudo. Estaba muerto de hambre. – suspiró, feliz al terminar el plato. – Siento todo esto.
  • No es como si hubieras escogido ponerte enfermo. Son cosas que pasan.

Max se removió en sueños y Kenny corrió a arroparlo con la manta que habían puesto en el sofá antes. Nicky sonrió al verlo.

  • ¿Sabes? No creo haber visto a mi hermano confiar en alguien tanto como lo hace en ti. – Kenny se sonrojó, volviendo a sentarse en la silla donde estaba antes.
  • No sé de lo que me hablas. – el más joven bufó.
  • Oh, sí que lo sabes. No soy ciego, ¿vale? No me tomes por tonto. Él no me dice nada, pero no hace falta que lo haga. Lo conozco y sé cuándo algo le importa de verdad y cuando no. Y tú le importas.
  • A mí también me importa. – murmuró el rubio. Nicky asintió, complacido con la respuesta.
  • Bien. Procura que no sufra, porque si no te las verás conmigo, por mucho que te aprecie.

Max se despertó y se acercó a la cama al ver a su hermano sentado. Su rostro se ilumino de alivio al comprobar que no tenía fiebre.

  • ¿Estás mejor? ¿Cómo te encuentras?
  • Creo que bien. Un poco débil pero bien. – Max le obligó a volver a tumbarse.
  • Estupendo. Ahora duerme otro poco. Cuando te vuelvas a despertar, te ayudaré en la ducha. Apestas.
  • Yo también te quiero, hermano.
  • Ya, ya. Y Kenny irá a comprarnos más comida porque también nos quiere, ¿verdad, Kenny?

El tono de la pregunta había sido totalmente en broma y Kenny podía ver que estaban jugando, pero su respuesta fue mucho más seria.

  • Claro que sí.

Rugidos del corazón: Capítulo 13.

Había pasado toda una semana desde lo ocurrido esa noche y ninguno de los dos quiso hablar del asunto. Ni siquiera intentaron sacar el tema.

En la siguiente ciudad volvieron a pedir una habitación simple y durmieron los tres juntos como si no hubiera pasado nada.

Y Nicky sabía que había ocurrido algo entre los dos. El olor a sexo en la habitación cuando regresó del cine casi le hizo dormir en el coche. Pero tampoco quería forzar a ninguno a reconocerlo. ¿Para qué? Ya eran adultos. Así que decidió dejarles arreglarlo por su cuenta y siguió como si nada.

No pensaba intervenir hasta que les viera demasiado incomodos o que el asunto interfiriera en sus asuntos normales.

Y mientras tanto, los días pasaban y se acercaba el cumpleaños de Max. El pequeño había decidido hacer algo especial para celebrarlo ya que era el primero que pasaban lejos de casa y de su familia.

Le haría la famosa jambalaya de su abuela, que a Max tanto le gustaba. Esa receta era la envidia de la familia y su madre se la pasó el día que se fueron de excursión. Quería que tuvieran algo especial para recordarles mientras estuvieran fuera. Algo que les recordara a su hogar.

Se preparó para ir a hacer unas compras mientras su hermano estaba en el baño y Kenny se encontraba sentado en la cama, mirando unos mapas. Todavía no conseguía encontrar ninguna pista que le llevara hasta aquel tipo que buscaba, lo cual le estaba frustrando mucho. Lamentablemente, no había más pistas que seguir, por el momento.

  • ¡Ey! ¿Adónde vas? – le preguntó cuando le vio ponerse los zapatos. Nicky miró hacia la puerta del baño y se acercó a Kenny.
  • Mañana es el cumpleaños de Max. Voy a ir a comprar algunas cosas para hacerle un plato especial que le gusta mucho. – Kenny lució sorprendido, dejando a un lado los papeles que había estado mirando.
  • ¿Mañana es su cumpleaños?  
  • No hace falta que le regales nada, ¿sabes? – le dijo, adivinando que le preocupaba. – No es necesario. Con que le felicites y le hagas un par de mimos, estoy seguro de que será muy feliz. – Kenny se sonrojó, pero decidió ignorar las palabras del pequeño.
  • ¿Qué le puedo regalar? – preguntó, dándose cuenta de que conocía muy poco de los gustos del otro león. Necesitaba prestar más atención a Max e intentar averiguar qué cosas le gustaban y cuáles no. Sería lo lógico, ya que eran amigos.

Ignoró el hecho de que no había incluido a Nicky en ese pensamiento, lo cual hubiera sido lo normal. 

Nicky sonrió, divertido. Sabía que le dijera lo que le dijera a Kenny sobre no preocuparse por regalarle nada Max, este no iba a hacer ni caso. Resultaba adorable y predecible.

  • A Max le encanta leer. – le dijo, cogiendo su cartera y guardándosela en el bolsillo trasero de sus vaqueros. – Lo que más le dolió dejar en casa fueron sus libros. Y le encanta Stephen King. Consíguele el ultimo y hará lo que le pidas. – terminó, con tono sugerente. Rio al ver como Kenny se sonrojaba.
  • A mí también me gusta Stephen King. – dijo el otro, distraído.
  • Entonces tenéis bastante en común. – asintió Nicky. – No tardaré mucho en volver. Dile a Max que solo he ido a comprar para la cena.

Kenny le vio marcharse y se quedó pensando cómo iba a hacer para ir a comprar su propio regalo y no despertar sospechas en el otro león. Si el cumpleaños de Max era al día siguiente, no tenía mucho tiempo. Miró en su teléfono, buscando información en internet sobre una librería que tuviera la última novela de Stephen King y comprobó horarios.

Para cuando Max salió del baño, recién duchado, con solo los pantalones viejos de chándal que usaba para dormir, el cabello aun mojado y el pecho brillante de la ducha, Kenny tenía un plan para conseguir su regalo.

Plan que, al ver al otro, se le olvidó bastante.  Max se dio cuenta del escrutinio del otro y sonrió, yendo hacia su mochila para coger una camiseta y el peine para desenredarse el cabello.

  • ¿Dónde está Nicky?
  • Ha salido a comprar la cena. – Max frunció el ceño, cosa que sorprendió un poco al otro.
  • Vaya.
  • ¿Ocurre algo?
  • Nada. Le iba a decir que me ayudara con el pelo. Me cuesta desenredármelo bien, sobre todo por atrás.
  • Yo puedo hacerlo. – se ofreció el rubio, con un hilo de voz.

Max se volvió a mirar a Kenny y sintió su corazón saltarse un par de latidos. ¿Cómo podía ser tan adorable? Cada día le costaba más y más cumplir su promesa de ir despacio. Kenny era demasiado algunas veces.

Demasiado dulce, demasiado adorable, demasiado atento.

Le ofreció el peine y se sentó en la cama, dándole la espalda para que le ayudara con su melena.

Kenny empezó a peinarle despacio, cogiendo los mechones para desenredarlos sin darle demasiados tirones al otro. Los dos estuvieron un rato en silencio, mientras Kenny se dedicaba a peinar, mechón a mechón y Max trataba de no estremecerse cada vez que le rozaba con los dedos.

Kenny disfrutó de la suavidad del cabello del moreno, acariciando las oscuras hebras con sus dedos. Para cuando acabó, ambos estaban muertos de ganas de que pasara algo.

  • Esto ya está. – consiguió mascullar, devolviéndole el peine.
  • ¿Te importaría trenzármelo? Es muy tarde para secarlo y si lo dejo así, mañana va a amanecer enredadísimo. – pidió y Kenny tragó en seco, asintiendo.

Con las manos temblando, separó la espesa melena en tres partes y comenzó a trenzarla con cuidado y esmero, sintiéndose especial por el pedido.

Max era un alfa y uno poderoso, más que Nicky. Kenny podía decirlo sin ninguna duda. Y entre los de su raza no era habitual que un alfa diera la espalda a otro. Bajo casi ningún concepto.

Era una cuestión de ego y tradición.

Sin embargo, ahí estaba este precioso alfa, no solo dándole la espalda a propósito, si no pidiendo y aceptando su ayuda.

Eso era un regalo. Era lo suficientemente inteligente para valorarlo.

Cuando terminó, se inclinó y dio un beso en la nuca al otro. Max se giró, la trenza cayendo sobre su hombro derecho y le dio una sonrisa llena de afecto.

Kenny no pudo resistirse y tiró con suavidad de la trenza para acercarle y robarle un beso largo.

Nicky apareció un segundo después de acabar el beso, con lo que les pilló mirándose embobados y a Kenny aun sujetando la trenza de Max.

Estuvo tentado a reír o hacer un chiste, pero se lo pensó mejor e hizo como que no había visto nada.

Los otros dos saltaron, sentándose cada uno en un extremo opuesto de la cama cuando el pequeño entró.

  • ¡Ya estoy aquí! – anunció, aguantando la risa. – ¡Traigo la cena!  

A la mañana siguiente, Kenny se desenredó de los dos y salió de la cama en silencio, intentando no despertarlos. Con Nicky era fácil. Dormía como un tronco y era complicado despertarlo. Max tenía el sueño bastante más ligero.

Pero lo consiguió. Así que salió en su misión de buscar el regalo de cumpleaños para el moreno, entre otras cosas.

Primero fue a una cafetería cercana y encargó café para los tres y tortitas, con extra de chocolate para Max. Luego fue a la librería que había visto en internet.

Tuvo suerte y no tardó demasiado en encontrar el libro que buscaba, pidiéndole a la dependienta que se lo envolviera para regalo.

Su teléfono móvil sonó y vio un mensaje de Max, preguntando donde estaba. Le respondió que estaba comprando el desayuno y que volvería en unos minutos.

Con el libro bajo el brazo se dirigió a recoger el desayuno, pero antes de llegar vio que había una chica vendiendo pulseras en una manta delante de la puerta. Las observó detenidamente y escogió una de cuero trenzado negro con un adorno en plata de un rayo. Era bonita y simple y decidió comprarla para el otro león.

Recogió el desayuno y regresó al motel.

Al llegar los otros dos ya estaban despiertos, aunque seguían tumbados en la cama, holgazaneando.

  • ¡Oh, nos trae el desayuno a la cama! ¡Que romántico! – bromeó Nicky, acercándose para saludarle, frotando su mejilla con la de Kenny. Este sonrió y le dio un beso en la mejilla, haciéndole reír.
  • Traigo tortitas. – anunció. Cogió uno de los cafés y un plato se lo llevó a Max a la cama. – Especiales para el chico del cumpleaños. Felicidades. – el otro se sonrojó, aceptando la comida.
  • ¡Gracias, Kenny! No debiste molestarte.
  • ¡Oh, sí que debía! – rio Nicky, comiendo sus tortitas. – Luego yo haré la comida, para celebrar tu cumple, hermano. Voy a hacerte jambalaya. – los ojos del moreno brillaron.
  • ¿La jambalaya de Nana?
  • Esa misma. – Max saltó sobre su hermano, casi tirándole el café para darle un abrazo.

Un poco más tarde, mientras Nicky se afanaba en la diminuta cocina para preparar la comida, Kenny se acercó con el libro envuelto, que le ofreció al moreno.

  • ¿Y esto? – los ojos de Max brillaron felices al desenvolver el paquete y ver el libro. – ¡Oh, el Doctor sueño! ¡Me encanta! ¡Gracias!
  • También te he traído esto. – Kenny le enseño la pulsera, sintiéndose un poco inseguro de si le gustaría o no, pero la sonrisa del otro se ensanchó aún más cuando cogió la pulsera de su mano para verla mejor.
  • ¡Es preciosa! ¡Muchas gracias! No tenías que comprarme nada. – le dijo, con la voz cargada de afecto. – ¿Me la abrochas?

Kenny asintió y le cogió de la muñeca para abrocharle la pulsera de cuero. Una vez terminado el nudo, acarició el interior de la muñeca con el pulgar. Max miró hacia su hermano un segundo, para comprobar que no estaba atento y agarró a Kenny de la camiseta para atraerlo y darle un beso que no tardaron en profundizar.

Al separarse, el rubio cogió un mechón que se le había soltado de la trenza al otro y se lo colocó tras la oreja.

  • Gracias. – susurró el moreno, poniendo su mano en el pecho del otro. – De verdad que no tenías por qué comprar nada.

Kenny puso su mano sobre la que Max y la apretó con suavidad.

  • Si que tenía. Si que tenía.

Rugidos del corazón: Capítulo 11.

Fiel a su palabra, Nicky le envió la dirección y el número de habitación del motel en el que habían decidido quedarse. Kenny se sintió ridículamente nervioso al recibir el mensaje, ya que eso volvía más real el hecho de que iba a compartir habitación con esos dos.

No sabía que sentir, si era sincero consigo mismo.

Le emocionaba, le ponía nervioso, le irritaba… ¿sabría compartir de nuevo su espacio personal con alguien? Llevaba casi cuatro años solo, haciendo lo que le daba la gana cuando le daba la gana.

Tampoco tenía ni idea de cómo debía comportarse con ellos.

Todo ese asunto le estaba estresando y empezaba a arrepentirse de haber dicho que sí.

Intentó distraerse buscando pistas de La Orden en la ciudad, pero los dos sitios de la Comunidad que visitó no le dieron nada interesante.

Ninguna desaparición injustificada, ninguna actividad extraña, nada destacable que apestara a la organización y sus secuaces. Decidió dejarlo después de pararse en una hamburguesería, cuando recibió el mensaje de Max preguntando si podía traer algo para comer.

Mientras pagaba se dio cuenta de lo que había cambiado su vida en unos minutos. Ahí estaba, comprando comida para tres y pensando cómo debía comportarse cuando llegara a la habitación.

Suspiró y se dirigió a la dirección que le había enviado Nicky. Se habían hospedado en un Motel 8 que parecía haber vivido años mejores, ya que lucía bastante estropeado en el exterior. Esperaba que el interior fuera mejor.

Fue hasta la habitación y tocó a la puerta. Un sonriente Nicky le abrió y le echó un brazo por los hombros para frotar su mejilla con la de Kenny.

Eso que para otros podía parecer un gesto demasiado íntimo era el típico saludo de su raza cuando se trataba de amigos o familia.

No era tan raro, pero Kenny llevaba tanto tiempo sin relacionarse con alguien de su raza que le chocó mucho.

Nicky aprovechó su estupor y le arrebató la bolsa de la comida, huyendo para abrirla y empezar a comer sin esperar a nadie. Max, que había visto todo el intercambio desde su asiento en la cama y notó que Kenny seguía un poco cortado con el saludo, se acercó a él y le cogió de la muñeca para hacerle entrar en la habitación y poder cerrar la puerta.

  • Lo siento. Nicky a veces se pasa de efusivo. Si te molesta, dímelo y le pediré que no lo haga más. – le susurró, llevándole a un rincón apartado y soltándole la mano. Kenny negó.
  • No, no. Solo me ha pillado un poco por sorpresa. Eso es todo.
  • ¿No te molesta entonces que te saludemos así? – preguntó Max, acercándose a él para repetir el mismo gesto que su hermano, solo que más despacio. Kenny se sintió enrojecer cuando el otro le dedicó una mirada llena de afecto.
  • No, para nada. Es que hace mucho tiempo. Pero no pasa nada. – farfulló, haciendo que Max sonriera aún más.
  • Estupendo. ¿Comemos?

No había mucho sitio en la pequeña habitación para sentarse. Nicky se había colocado en la cama, sentado a lo indio mientras que Max y Kenny ocuparon las dos sillas que existían. Fue a media hamburguesa que notó que solo había una cama. Los hermanos habían prometido pedir dos y ahora solo había una.

Dirigió una mirada interrogante a Max, quien se encogió de hombros.

  • Lo siento. No quedaban dobles. Me han dicho que si queda alguna libre hoy nos avisaran. ¿Has encontrado algo?
  • No demasiado. Mañana daré otra vuelta y si no encuentro nada, haré lo que os dije esta mañana.
  • Ir a Arizona.
  • Exacto.
  • Si vamos a quedarnos tan poco tiempo no merece la pena que busquemos ningún trabajo, Max. – dijo Nicky, dando un sorbo a su refresco.
  • No, la verdad es que no. En la próxima, entonces. – respondió Max. Al ver la expresión confusa de Kenny, trató de aclarárselo. – Estamos bien de fondos, pero no queremos correr riesgos así que cuando podemos, cogemos algún trabajillo.

Acabada la comida, Kenny volvió a sentirse incómodo. En ocasiones normales, si no había ninguna pista que seguir, él se tumbaría en la cama y vería la televisión hasta la hora de la cena y poco más. Luego buscaría donde cenar y regresaría a la habitación a dormir.

Pero con esos dos allí no sabía qué hacer.

Los observó recoger los paquetes vacíos de comida y poner la bolsa en un rincón, cerca de la puerta para llevarla a la basura más tarde. Nicky regresó a la cama, sentándose con la espalda apoyada en el cabecero mientras buscaba algo en la tele y Max fue al baño, regresando al poco rato para colocarse junto a su hermano.

Y Kenny seguía en su silla, sin saber que hacer.

Fue Max quien, riendo por lo bajo, se acercó y le llevó a la cama con ellos a rastras, sentándolo en medio. Y ahí se quedó Kenny envarado y sin moverse mientras los otros dos discutían sobre la programación por encima de él.

Pasó un buen rato antes de que se relajara lo suficiente y empezara a disfrutar de la película que habían escogido para ver.

Nicky bostezó y apoyó la cabeza en el hombro de Kenny, cerrando los ojos. Este se quedó congelado, sin querer moverse por temor a despertar al otro.

Entonces notó una mano en su pelo, acariciando y rozando con suavidad su cuero cabelludo y tuvo ganas de ronronear. Desde siempre, que le acariciaran el pelo había sido su punto débil. Miró de reojo a Max, que era quien le acariciaba y sintió otra vez como le ardían las mejillas. 

  • ¿Te molesta? – le preguntó y Kenny no estaba seguro de si hablaba del pelo o del otro dormido en su hombro.
  • No. – consiguió responder casi sin gemir de gusto por las caricias. El otro sonrió, satisfecho.
  • Parecías tenso. Cuando ese empiece a ponerse pesado dime y te lo saco de encima. Cuando se duerme no se despierta con nada. – Kenny soltó una risita y se acomodó un poco más en las almohadas, dejando vía libre al otro para que le siguiera acariciando.

Un rato más tarde, Max paró, pero solo para colocar bien a su hermano y que este dejara de estar apoyado en el otro. Cuando ya lo tuvo tendido y tapado, se volvió a sentar y le indicó a Kenny que podía poner la cabeza en su regazo, si quería.

Kenny dudó, pero obedeció siendo recompensado con más caricias que le adormilaron durante el resto de la tarde.

Se despertó al notar un roce en su mejilla. Abrió los ojos y se encontró con otros dos pares mirándolo con un brillo divertido en ambos. Gimió y trató de darse la vuelta, pero no se lo permitieron.

  • ¡Vamos! ¡Hay que ir a cenar! Se ha hecho tarde. – le urgió Nicky, obligándole a levantarse.

Fueron a cenar a una pizzería no muy lejos del motel. Mientras devoraban las pizzas, los hermanos le fueron contando cosas de ellos.

Eran Max y Nicky Buxter, hijos del alfa de la manada de Rancho Cucamonga, en California. Su familia era algo particular para los estándares de su raza. No solían hacer caso a casi ninguna de las antiguas tradiciones, de ahí que su padre le permitiera a Max esperar cuatro años a que su hermano tuviera la edad para la excursión y así enviarlos a los dos juntos. Eran una familia muy cariñosa y algo extravagante, pero ellos no la cambiarían por nada.

Tenían su objetivo bastante claro. Encontrar pareja y regresar a California para vivir los dos uno al lado del otro.

Eso hizo sonreír a Kenny. Ya había notado el cariño que se tenían esos dos, pero verlo era aún más adorable.

También comprobó un poco como eran. Mientras Nicky parecía más relajado en cualquier situación, siempre sentado como si estuviera en su casa y con un tono de voz tranquilo, Max se sentaba muy derecho en su asiento, era muy correcto comiendo y era mucho más nervioso que el otro.

Las diferencias entre ellos eran obvias, pero la gente tendía a confundirles con gemelos porque reaccionaban igual a muchas cosas.

Kenny no supo que contarles cuando le preguntaron por su pasado. Se limitó a dar pequeños detalles, como que venía de Winnipeg, que su padre también era alfa pero que él era hijo único y que estaba buscando a Cody por atacar a su familia.

Por suerte, los otros dos no insistieron en sus preguntas. Se notaba que tenían ganas de saber más, pero respetaron su promesa de no insistir, cosa que agradeció.

Antes de regresar y cuando todavía estaban terminando su cena, Max salió con la excusa de llamar a su padre para preguntar como seguían. Kenny miró extrañado a Nicky, que solo se rio.

  • Mi padre nos obliga a llamarle todas las noches, para saber que seguimos bien. Si no lo hace ahora, nos llamará él de madrugada, créeme. – le informó y Kenny sintió un poco de celos por su familia.

La de él no quería saber ni de su existencia.

Cuando regresó Max, terminaron y se dirigieron de vuelta a la habitación. Cuando Kenny salió del baño, ya listo para dormir, se encontró con los otros dos hablando algo en susurros, pero se detuvieron al verle.

Extrañado, se metió en la cama y espero a que acabaran de cuchichear para dormir. Se preguntó si había algo mal o si pasaba algo raro. Tal vez habían recibido alguna noticia preocupante de casa.

Max fue el siguiente en meterse en la cama, colocándose a su derecha, bajo la sabana y con una sonrisa que parecía de todo, menos inocente. Cuando Nicky se colocó a su izquierda, Max apagó la luz y se dispusieron a dormir.

O eso pensaba Kenny que iban a hacer.

Se quedó tumbado, bocarriba mirando al techo durante un rato, viendo las luces de los coches hacer sombras extrañas en la pared.

Al poco rato, Nicky, que había estado hasta ese momento dándole la espalda, se giró hacia él y le agarró del brazo, usándolo de almohada.

Kenny rodó los ojos, viendo como el más joven se acomodaba a su lado más dormido que despierto ya. Escuchó una risita al otro lado y volvió la cabeza para encontrarse con el rostro risueño de Max.

  • ¿Qué te hace tanta gracia? – le refunfuñó en el tono más bajo que pudo conseguir. No quería despertar al otro.
  • Tú, obviamente.
  • Tienes suerte de que tu hermano esté ahí sujetándome o te pondría en tu sitio. – bromeó. Max volvió a reír.
  • Me gustaría ver como ibas a hacer eso. – Max se incorporó un poco, colocando una mano en la mejilla de Kenny. – Ahora mismo te tengo a mi merced. Si haces algo raro, despertaras a Nicky y tiene muy mal despertar, te lo advierto. – le amenazó de broma. Kenny se sonrojó. No hacía más que sonrojarse desde que conoció a esos dos.

¿Qué demonios le pasaba?

  • Puede que me arriesgue.
  • ¿Sí? – Max se acercó más y se quedó a centímetros de sus labios. – Puede que yo también.

A Kenny se le escapó un suspiro. Estaban tan cerca que podía sentir el calor del otro en su piel. Solo tenía que moverse un poco para tocarlos. Solo un poquito de nada.

¿Qué le pasaba con ese chico? Le dejaba hacer lo que quisiera con él. Le permitía acercarse, tocarle… ¿Qué le pasaba?

Su corazón se aceleró cuando el otro eliminó la escasa distancia para besarle. Fue un beso tanteando terreno, temiendo una mala respuesta. Kenny respondió lamiéndole el labio y abriendo la boca para permitirle acceso al otro, que no tardó en profundizarlo con un ruidito de satisfacción.

Las manos de Kenny enmarcaron el rostro de Max, deseando más. Deseaba cogerle del cabello y tirar de él para acercarle más. Deseaba morderle en el cuello y marcarle como suyo, devorarlo.

Deseaba comérselo, beso a beso y no dejar que nadie le volviera a tocar.

Fue una sensación tan fuerte que le asustó.

Cuando se separaron por fin, Max tenia los labios rojos y brillantes y su excitación le estaba rozando la pierna a Kenny. Sin embargo, le sonrió con calidez y volvió a su sitio en la cama, dándole la espalda a los otros dos.

Kenny trató de recuperar el aliento y cerró los ojos.

¿Qué demonios le pasaba?

Mi aventura de escribir. Podcast: Desarrollo de ideas

Mi aventura de escribir. Podcast: Desarrollando ideas.

podcast

¡Hola! ¿Qué tal, queridos aventureros? Bienvenido una vez más al podcast de Mi aventura de escribir, el podcast de mis chorradas de escritora.

Esta semana te vengo a hablar un poquitín de mi proceso de desarrollo de ideas, el cual es… muy mucho caótico y desastroso. Pero tiene su sentido, no te creas.

Te lo voy a explicar de la mejor manera que pueda, contándote como estoy desarrollando la última chorrada que se me ha ocurrido para escribir, una que quisiera acabar y presentar en el concurso de Amazon. Aunque se me está complicando sola. Ahora verás por qué.

Después de escribir el borrador de los leones (próxima novela de la saga) se me antojó hacer otra usando algo más de romanticismo, como en esa. No es mi género pero también me gusta, que leñe.

Así que pensé… Bueno, puedo hacer una de ese género, con personajes del mismo mundo pero apartado de la saga. Es un mundo grande, no todo tiene que estar relacionado con la saga y se puede expandir.

Hasta ahí, chachi.

Y, también, tenía antojo de escribir un tigre. Si, tengo algo por los bichos peludos y achuchables. ¿No has visto mi croqueta Dean? Pues eso.

Así que dije, vale, un tigre. Los tigres no son como los leones. Son más solitarios, no van en manadas, en pareja cuando las tienen y ya. Son unos animales preciosos y mortales, ronronean a sus presas para calmarlas antes de atacar, unos asesinos silenciosos.

Mi tigre tenía que ser alguien malo.

La idea de escribir un malo como prota me encanta. Pero tenía un problema con ella. No podía ser un malo malo de manual. Tenía que ser más complicado.

Pensé en que este tigre trabajara para La Orden como asesino y se cruzara con el otro protagonista porque tuviera el encargo de matarlo o algo así y que no pudiera.

Si, yo también he visto esa película varias veces XD

Así que lo descarté. Y me dije… ¿y si este asesino estuviera cumpliendo pena en una especie de cárcel y conociera allí al otro?

Bueno, tenía una ciudad en Texas, en el condado de Presidio (si, eso existe) que se llama Shafter y es prácticamente una ciudad fantasma que solo existe para visitar y poco más. Podía usarla como una especie de prisión para gente de la Comunidad, protegida con un hechizo para evitar ser descubierta y con otro para que los presos no puedan escapar.

Y el otro prota podía ser un humano (aquí ya había dejado de ser de la Comunidad a ser humano solo) que estaba en esa ciudad escondiéndose.

Aquí venia otra idea complicada y algo espinosa de escribir. Para este punto, el otro protagonista era un humano que había sido secuestrado por un lobo y forzado a emparejarse con él. El personaje había sufrido maltratos físicos y psicológicos durante dos años hasta que escapó y la Comunidad lo mantenía allí oculto mientras buscaba a su secuestrador que se había fugado.

Era un personaje muy delicado de escribir. No sé si estoy preparada para sacar semejante personaje a la vida.

En este punto decidí cambiar algo del personaje, el como llegó allí. Pase de que lo estuviera escondiendo la Comunidad a que llegara él mismo después de escaparse y decidieran dejarlo ahí mientras salía otra cosa.

Y mi asesino pasó a ser un espía que trabajaba con La Orden porque lo habían obligado, llevándoselo de joven. Ahí aprovechaba otro personaje que creé para Lobos y que venía perfecto como cabrón que tratara a los weres mal.

Pero los personajes no salían.

La idea en papel quedaba muy bien. Pero al intentar escribir algo con ellos, no funcionaba. Estos personajes no tenía voz ni vida. No era capaz de encontrársela.

Aun sigo intentando encontrarlos.

Ahora la idea ha vuelto a mutar. Mi tigre y mi humano ahora se conocen de pequeños y se separaron por cuestiones normales de la vida. Años despues, al tigre, que trabaja para la Comunidad atrapando rebeldes, le cuentan que su amigo se emparejó con un lobo y que este se ha vuelto en su contra, atacándole hasta el punto de dejarle marcado.

Aquí sigo usando la idea de la ciudad escondida, pero siendo solo ciudad y refugio, no prisión. Pero sigo sin encontrar la voz de estos personajes. Algo me sigue faltando.

A saber qué será, pero lo encontraré. Aun tengo tiempo para el concurso, que suele salir en verano, así que seguiré intentando crear esta historia.

Pero ese es mi proceso creativo. Coger una idea simple y convertirla en una cebolla. Le voy añadiendo capas y capas hasta llegar al punto que necesito para empezar a escribirla. Y ahí ya va creciendo más.

Esto tenía su nombre técnico… pero no recuerdo cual era. Soy malísima para los tecnicismos y las teorías y todo eso. Yo me limito a escribir y ale. Ya me preocuparé después de lo demás.

Respeto y admiro a la gente que es capaz de hacerse una escaleta, crear un guion y seguirlo. Yo solo hago esto y unos pocos resúmenes y que salga el sol por Antequera, que es por donde debe salir.

Pero cuando empiezan a hablarme de esas cosas y esos tecnicismos me siento una completa inculta porque la mitad del tiempo no sé de que hablan. Si, denunciadme, no me preocupan tanto esas cosas porque me conozco y sé que si me pusiera a hacer escaletas, a estudiar todas esas cosas que ayudan a los demás… no acabaría ni una historia.

Esas técnicas que a muchísima gente ayuda, a mi me entorpecen. Y mucho. Por eso me limito a escribir sin mirar, sin corregir, sin pensar demasiado si encaja o si algo no cuadra. Ya habrá tiempo después para arreglar todo eso.

Lo primero es acabar el borrador y en eso es en todo lo que pienso. Pero para eso necesito que los personajes existan. Esa es la única cosa que si que no puede faltarme.

¿Acabaré encontrando voz a estos dos? Pues espero que sí, porque empiezan a caerme bien. A ver cuál será la siguiente variante que saldrá de aquí porque no voy a parar de trastearla y cambiarla hasta que sea la adecuada para ellos.

Y lo voy a ir dejando por hoy. Recuerda visitar mi blog, miaventuradeescribir.com, y de conseguir mis novelas en Amazon, buscando por mi nombre, Eva Tejedor. Recuerda también que Lobos acaba de salir a la venta y no puedes perderte como sigue la saga.

También recordarte que puedes echar una mano a una escritora apurada invitándome a un Ko-fi, entrando en ko-fi.com/evatejedorescritora.

¡Hasta el siguiente podcast, aventureros!

Escucha «Mi aventura de escribir. Desarrollando ideas» en Spreaker.

https://widget.spreaker.com/widgets.js

 

¡Lobos ya está aquí!

¡Lobos ya está aquí!

¡Si! ¡Ya está aquí!

¿A qué mola?

Lobos ya está disponible en Amazon para digital y físico, con su monerrima portada y la maquetación menos monerrima y sus dos partes largas y los relatos cortos al final.

Enterita. Sus doscientas y pico paginas solo para tu disfrute.

¿Le has echado un ojo ya?

¿No?

¿Y a qué carajo estás esperando?

La puedes encontrar en Amazon, en versión Kindle y Físico.

Chicago. La Orden sigue imparable en su cruzada por acabar con la Comunidad Mágica.

Colby, quien traicionó en el pasado a su manada, está dispuesto a todo para redimirse ante los suyos y para eso tratará de interferir en los planes de la malvada organización.

Con la ayuda de Jon, su pareja, quien no permitirá que nadie los separe de nuevo y de Joseph, su hermano, intentarán salvar su mundo de la crueldad humana.

Sígueles en su aventura para mantener a salvo al mundo mágico.

¿Lo conseguirán?

Lobos es una nueva parte en la saga Comunidad Mágica vs La Orden de la autora Eva Tejedor, ya compuesta por los títulos Jack T.R., Kamelot 2.0, El juego de Schrödinger, El Guardián y Dagas de venganza.

¡No te pierdas la continuación de esta aventura!

 

Mi aventura de escribir. Podcast: Los weres o cambia formas

Mi aventura de escribir. Podcast: Los weres o cambia formas.

podcast

Hola, ¿qué tal, queridos aventureros? Bienvenidos una semana más al podcast de Mi aventura de escribir, el podcast para despotricar de mis novelas y mis chorradas a gusto.

Esta semana te quiero hablar sobre los weres o cambia formas, una clase de criatura que uso mucho muchísimo en mis novelas.

Los weres o cambia formas son criaturas sobrenaturales con base animal pero que pueden tomar forma humana. Estas criaturas tienen, no solo una forma humana, sino también su inteligencia y forma de comunicarse.

Existen varias clases de cambia formas en la Comunidad Mágica. Los más numerosos y conocidos son los lobos.

Los lobos viven en manadas, casi siempre reunidos en un mismo vecindario que formará parte de su territorio. No tienen problema con relacionarse y trabajar con humanos, pero si mantienen una firme y estricta política de ser discretos y no dejarse ver en su forma original ante humanos ajenos a la Comunidad. Cualquiera que lo haga será juzgado y condenado a duras penas.

Lamentablemente, lobos rebeldes o enfermos han cometido esos deslices, creando las leyendas sobre hombres lobos que llevan existiendo durante siglos en la mitología humana.

Los lobos son seres muy sociables, con un orden jerárquico muy claro basado en un Alfa o jefe de manada y un Consejo formado por varios miembros destacables que tomaran las decisiones sobre leyes o castigos. Todo gira alrededor del Alfa y su Consejo.

Otros miembros weres de la Comunidad son los leones. Estos son mucho menos sociables y más escasos que los lobos, pero igualmente importantes y poderosos. Los leones también viven en manadas o familias pero tienen costumbres anticuadas muy arraigadas que mantienen en la actualidad. La más conocida es la excursión. Cuando un león macho cumple los dieciocho es enviado a viajar solo sin el apoyo o la protección de los suyos para buscar a su futura pareja y formar su propia familia, lejos del hogar.

Otra costumbre que existe y que se ha erradicado de casi todas las manadas pero aun sobrevive en unas pocas es la marca de omega. La marca es el peor castigo que un león puede recibir y se ejecuta por crímenes muy graves.

La marca de omega convierte a un alfa en un ciudadano de segunda para su raza. Le despoja de sus derechos y su nombre, su familia le repudia y es desterrado de la manada y de su ciudad. También se le impone una marca a fuego en el cuello. Un pequeño circulo del tamaño de una moneda con el símbolo omega en su interior.

Otros weres son también los coyotes, una raza muy escasa y de la que ya solo quedan unos pocos miembros al norte de Estados Unidos. Siglos atrás eran muy numerosos, pero fueron masacrados por los ejércitos extranjeros al colonizar el país. Antiguamente también vivían en manadas, pero ahora suelen ser vistos solos o en parejas, manteniéndose alejados de otras criaturas, sean humanas o sobrenaturales.

Los tigres también forman parte del grupo were. Estos no viven en manadas, si no en parejas cuando las encuentran. Son gente muy desconfiada y no suelen mirar con buenos ojos a los humanos, a los que esquivan como a la peste. Tampoco son muy fans de la Comunidad, de los que se mantienen alejados. Ellos solo quieren hacerse cargo de sus problemas y no de los demás.

Existen otros muchos pero eso necesitaría un libro más que un post o un podcast, la verdad. Y adoro estas criaturas. ¡Dan tanto juego! Puedes ser todo lo creativo con ellas como quieras porque no hay nada escrito en piedra sobre sus orígenes.

Todo eso que has escuchado, me lo he inventado. Es la historia y los orígenes que he creado para mis personajes, tanto presentes como futuros.

Por ejemplo, de los lobos ya conoces a los hermanos. Joseph, Jonathan y Colby, quienes ya conociste en el relato 3 hermanos y a los que volverás a ver en mi nueva novela Lobos. Conoces a la manada de Chicago, a la de Nueva York de la que forma parte Will o a la de Davenport, a la que pertenecen los hermanos.

Por cierto que ya que el relato 3 hermanos va a ser parte de la novela, lo he reescrito y cambiado un par de cosas para que esté mejor y encaje bien con la historia que le sigue.

¡Te va a encantar!

También tengo unos leones. Son tres. Si, tengo algo con ese número, por lo visto.

Mis leones son Kenny, Max y Nicky y tienen una historia muy interesante que contarte. Pronto. Aun no les toca, pero el borrador ya está creado y tengo un montoncito estupendo de relatos cortos con ellos porque son adorables y no puedo dejar de escribir sobre sus aventuras.

En serio, adorables.

También voy a tener un tigre. Eso está en proceso. Se va a llamar Tyson y es un mal bicho que va a necesitar cambiar sí o sí. No te digo más porque aún solo es una idea y va a cambiar todo en unos meses, fijo. Que ya me conozco.

Y ya conoces a un coyote, pero no sé si lo habrás notado. En El Guardián había un coyote cambia formas llamado Jerome, quien también es un chaman y parte importante de Destruction Bay. Lo recuperaré para la historia de los leones. Ya verás.

Como te digo, son personajes con los que puedes jugar una barbaridad en tus historias y son muy divertidos de usar.

Para mi estas criaturas viven entre nosotros sin ser detectados, ya que suelen estar casi siempre en su forma humana, pero toman su forma original si pierden el control de alguna manera, lo necesitan o cuando están muy heridos. Y no suelen tener magia aunque si los sentidos hiper desarrollados de los animales cuyas formas poseen. El oído, la vista, el olfato… suelen ser cientos de veces mucho mejores que los de un humano, algunos de ellos incluso pueden oler la magia.

No soy la única ni la primera que los ha usado, obviamente. Pero siguen siendo unos personajes muy atractivos y si te atreves a salir de lo típico, como los lobos, y usas otros animales más exóticos, darás un toque muy original a tus historias.

Tengo en reserva sacar un día hienas. Son unos bichos fascinantes.

Y hasta aquí vamos a llegar esta semana. En la próxima ocasión hablaremos sobre dragones y por qué mi dragón mola más que el tuyo.

Recuerda que el día 28 de febrero saldrá a la venta mi próxima novela, Lobos. Una nueva parte de la Comunidad Mágica vs La Orden.

Recuerda que puedes encontrar mis otras novelas en Amazon, buscando por mi nombre, Eva Tejedor, y en mi blog, miaventuradeescribir.com

También que tengo un Patreon en el que puedes colaborar, en Patreon.com/EvaTejedor, y también un Ko-fi, con relatos de regalo en ko-fi.com/evatejedorescritora.

Y dicho esto, me despido hasta dentro de quince días.

¡Hasta la próxima, queridos aventureros!

Escucha «Mi Aventura De Escribir. El Podcast. Weres o cambia formas» en Spreaker.

https://widget.spreaker.com/widgets.js

 

Recopilatorio de relatos cortos sobre la novela Lobos

Recopilatorio de relatos cortos sobre la novela Lobos.

relatos

Si, el título es muy clarito. Es un post de relatos ambientados e inspirados y protagonizados por los personajes de mi próxima novela, Lobos.

Así que disfrútalos. Pronto subiré alguno más.

Dos lobos y un bebe

Conversaciones

Espectador involuntario

Lobos de Davenport

Pronto prometo subir alguno más para que puedas ver mejor como son los personajes en esta novela.

Recuerda también que tienes otras novelas para leer, si no lo has hecho antes y que puedes participar echándome una manita con mi Patreon, donde tienes contenido exclusivo e invitándome a un Ko-Fi.

Become a Patron!https://c6.patreon.com/becomePatronButton.bundle.js