Publicado el

¡Nuevo capítulo! Dioses y demonios. : Relato: Dioses y demonios. Capítulo 7.

dioses demonios

Relato: Dioses y demonios. Capítulo 7.

dioses demonios

–  ¿Cómo se te ocurre no decirme que el chico es el recipiente de un demonio?

Dioniso resopló, frustrado.

–  ¡Pero si no me hablabas! ¿Cómo iba a decirte nada así? — Zeus le dirigió una mirada torcida. — Mira, padre… sinceramente, no pensé que te importaría.

–  Me importa cuando dicho demonio intenta matarme. A mí y a todos alrededor. Tu amigo puede que pida explicaciones por el destrozo de su local.

–  Ya me he hecho cargo de hacer desaparecer todo eso… recuerdos del personal incluidos. — cómo su padre no parecía muy convencido, añadió. — Es la primera vez que se manifiesta el demonio. Su familia lleva siendo su recipiente desde hace milenios y nunca los ha usado antes.

Zeus suspiró, cansado.

Tras desmayarse Finn, tuvo que cargar con el chico hasta el local de su hijo y sufrir un interrogatorio por parte de los amigos de Finn, en el que tuvo que inventarse una historia sobre un exceso de cansancio del chico para justificar que llegara inconsciente.

Sus amigos no le creyeron demasiado pero como Finn estaba bien y no recordaba nada desde el postre pues acabaron por aceptar la historia.

–  ¿Cómo es posible que no sepa nada del asunto?

–  Su familia lo habrá olvidado, supongo. ¿Quién va a creer algo así? Seguramente, la historia se convirtió en cuento y la dejaron en el olvido.

–  ¿Y no has pensado decírselo?

–  No es asunto mío. — respondió Dioniso, encogiéndose de hombros. — Y no tengo ganas de enfrentarme a ese demonio. Tiene pinta de ser muy antiguo.

–  Eso parece.

–  ¿Qué vas a hacer?

He ahí la pregunta del millón.

¿Qué iba a hacer con todo eso?

La respuesta era bastante simple. O fingía que había perdido interés en el chico y dejaba de verlo para evitar al demonio o…

–  Supongo que tendré que acostumbrarme a la amenaza del demonio.

–  ¿Vas a seguir viéndolo?

–  ¡Por supuesto! ¿Cuándo algo así me ha impedido ver a alguien? — Dioniso rio.

–  Te recuerdo que no tienes poderes. No le provoques innecesariamente.

Mientras, en otra parte del edificio, un todavía aturdido Finn se miraba en el espejo, inseguro de lo que veía.

Había despertado en su habitación, en su cama, vestido y solo. Eso le asustó porque no recordaba cómo había llegado ahí ni que ocurrió después de cenar.

¿Le había drogado Zeus? ¿Y por qué estaba vestido?

Su amigo Kevin apareció un minuto después y le contó lo que había ocurrido, versión Zeus. Que perdió el conocimiento por cansancio. Como llevaba más de veinticuatro horas sin dormir, no era una idea absurda, la verdad. Pero no le había pasado nunca.

Después de marcharse Kevin, Finn decidió tomar una ducha y relajarse. Fue ahí, al cerrar los ojos bajo el agua, cuando le vinieron imágenes de sí mismo en el restaurante. Como si fuera una película, se vio destrozar el local, intentar atacar a Zeus mientras sus ojos se volvían rojos y una especie de aura oscura le rodeaba.

Fue muy extraño. Pero no más que la voz que resonó perfectamente clara en su cabeza.

«¡Nadie volverá a encerrarme jamás!»

El chico se estremeció. Había oído esa voz antes. Mucho tiempo atrás, cuando era un niño. Era una voz que le hablaba y contaba historias y a la que él respondía como si fuera un amigo imaginario.

La olvidó al crecer, pensando que no era más que una fantasía infantil.

Asustado, cerró los ojos.

–  No eres real… no eres real… no eres real… — murmuró, estremeciéndose. Pero al abrir los ojos y mirar a su reflejo, se vio con los ojos rojo sangre.

«¡Oh! ¡Si que lo soy!»

 

Ir al capítulo anterior. 

 

 

Publicado el

¡Nuevo capítulo! Dioses y demonios. : Relato: Dioses y demonios. Capítulo 6.

dioses demonios

Relato: Dioses y demonios. Capítulo 6.

dioses demonios

–  Bueno… de todas las situaciones que podía imaginar para acabar esta noche, esta no se me pasó por la cabeza, la verdad. — murmuró Zeus, escondido bajo la mesa del restaurante.

La mañana había empezado tan bien…

Recogió a Finn cuando acabó su turno y lo llevó a dar un paseo por Central Park, viendo amanecer desde el parque.

Luego se dirigieron a un restaurante propiedad de un amigo de Dioniso. Su hijo se encargó de que el local estuviera abierto y a su disposición para que Zeus pudiera agasajar a su cita como debía ser.

¡Y la cena/desayuno fue deliciosa!

Todo iba perfecto.

Hasta que intentó besar al chico. En ese punto todo se fue a la mierda.

A su hijo no se le ocurrió comentarle que el chico era el recipiente de un demonio, el cual, al creerse amenazado por la presencia excesivamente cercana de un dios, había decidido salir, tomar el control de su recipiente e intentar destruir todo a su alrededor.

Por eso, en ese instante, se encontraba escondido debajo de una mesa del restaurante mientras su cita, cuyos ojos habían pasado de azul cielo a rojo sangre, hacia volar los muebles del local.

–  ¡Ningún dios o humano va a volver a controlarme jamás! — gritaba el chico/demonio.

–  Esto es ridículo. — gruñó Zeus, esquivando por poco una botella. — ¡Ey! — el dios salió con cautela de su escondite, levantando las manos en son de paz. — ¿Podemos hablar un segundo?

Sorprendentemente, el demonio se detuvo, mirándole fijamente con sus ojos rojos y una silla a medio romper en sus manos. Zeus pudo comprobar que solo había tomado control del cuerpo del chico. No se había transformado en nada monstruoso aunque la ropa del muchacho estaba rota por los movimientos bruscos que había realizado mientras destrozaba el local.

–  ¿Con cual nombre debo llamarte, demonio?

–  Los nombres son poder. No voy a darte ese poder sobre mí. — rugió el demonio. — Y menos a un dios. — añadió con desprecio.

Zeus arqueó una ceja, intrigado y sorprendido. No escuchaba sobre el poder de los nombres desde la antigüedad. Era una creencia milenaria, mucho más vieja que cualquier religión humana existente, de cuando se creía en que si poseías el nombre escrito de alguien podías controlar su alma.

Eso significaba que ese demonio era muy antiguo. Probablemente.

–  Esta bien. Comprendo. Nada de nombres. — concedió, acercándose un paso. — Pero estaba pasando un rato muy divertido con Finn y me gustaría que regresara para que siguiéramos nuestra cita. Él no sabe de tu existencia, ¿verdad? — el demonio ladeó la cabeza, el movimiento y la mirada en sus ojos dándole un aire animal y salvaje al chico.

–  Yo tampoco sabía de ti, demonio. Y, sinceramente, no me importa. Solo me interesa Finn. — el demonio rio.

–  No voy a dejar que me encierres, dios. Conozco tu historia. Ya encerraste a otros como yo en el pasado. — eso era, en parte, cierto. Zeus encerró a varios demonios y titanes en su juventud. Entre otros que le molestaban para tomar el poder, en aquel momento.

Pero hacía ya mucho tiempo que el poder y todo lo que conllevaba había dejado de interesarle. Cierto que aun pensaba en los días dorados como dios de dioses pero… su hija tenia razón. Los humanos hacía mucho que dejaron de necesitarles y creer en ellos.

Era hora de vivir y punto.

–  Como has dicho, eso fue en el pasado. Ya no tengo ese poder. No desde hace siglos. Y no me interesas. Me interesa el chico.

Su declaración sacó una carcajada seca del demonio.

–  También conozco tu fama en ese tema… Zeus.

«¡Como no!» pensó amargo el dios. Su pasado le había traído siempre más problemas y sinsabores que satisfacciones y se arrepentía de muchas cosas que hizo por un calentón.

–  Eso también hace siglos que deje de hacerlo. No sale muy a cuenta ser infiel. Demasiados problemas. Y Hera hace mil años que me mandó a paseo por mis estupideces. Te puedo asegurar que no pretendo hacer daño al chico. Solo quiero conocerlo. Y con eso no te digo que vaya a salir bien, porque no lo sé pero me gustaría intentarlo.

El demonio le miró con sorna pero bajó la silla que aun tenia en sus manos.

–  Si le haces daño, volveré. Si le dices la verdad sobre esto, volveré. Si tratas de deshacerte de mí, volveré y acabaré contigo. Sé que ya no tienes poderes, dios.

Y con esas palabras finales, los ojos de Finn volvieron a ser azules y toda presencia del demonio desapareció del lugar. El chico miró a su alrededor, confundido y desorientado un segundo antes de caer al suelo inconsciente.

–  Bueno… para ser una primera cita no ha ido tan mal. — ironizó Zeus.

Ir a capítulo anterior. 

 

Publicado el

¡Nuevo capítulo! Dioses y demonios. : Relato Dioses y demonios. Capítulo 4.

dioses demonios

Relato: Dioses y demonios. Capítulo 4.

dioses demonios

–  Oye, Finn…

Finn se detuvo al oír su nombre y vio a su jefe haciéndole gestos para que se acercara. Dejó las botellas que llevaba sobre la barra y se acercó. No era muy habitual que Dioniso se dirigiera personalmente a los camareros pero, en los últimos días, parecía que hubiera descubierto su existencia.

Y todo a causa de Zeus.

Desde que el chico apareciera allí con el misterioso hombre, Dioniso le había llamado para interrogarle sobre cómo se encontraron y que había pasado. Ya había contado la historia tres veces. Esperaba que no tuviera que repetirla una vez más.

Todo resultaba bastante extraño. No había vuelto a ver a Zeus y su jefe parecía extraordinariamente nervioso e irascible desde que llegó al club.

–  Dígame, jefe.

–  Tengo un trabajo para ti.

–  Creía que ya trabajaba para usted. — repuso el chico con algo de sorna.

–  Ya, ya… no me refiero a servir copas. Veras, estoy un poco preocupado por mi… amigo.

–  El tipo del otro día.

–  Me gustaría que te ocuparas de él.

–  No soy una niñera, ni una prostituta. — contestó a la defensiva.

Por desgracia, su aspecto hacía creer a más de uno que tenían derecho a usarle. Daba igual cuanta musculatura hubiera ganado en los últimos años, cuanto peso pudiera levantar o a cuantos pudiera vencer en una pelea… su rostro seguía siendo excesivamente infantil y daba lugar a malentendidos.

Dioniso levantó las manos en son de paz y le dirigió una mirada de disculpa.

–  Vale, ha sonado bastante mal. Lo siento. No quiero que hagas de niñera. Ni tampoco lo otro. — le hizo un gesto para que se sentara en la silla frente a su escritorio. — Pero el otro día parecía que os llevabais bien y, créeme, no es una persona fácil de tratar. Es insoportable, por decir poco. Tienes muy buena mano con la gente y, a lo mejor, consigues averiguar qué le pasa y que salga. No es que me moleste que se quede en el apartamento pero esto no va a llevar a nada bueno. Lo sé.

–  Si lo conoce tan bien, ¿por qué no va usted?

–  Ya he intentado hablar con él y me ha tirado una tostadora… — Dioniso dio un largo suspiro. — Considéralo como un trabajo opcional. Te pagaré igual que cuando sirves aquí. Te pagaré el doble. Yo podré respirar tranquilo sabiendo que no va a prenderle fuego al edificio o algo por el estilo.

Finn decidió ceder. Era la primera vez que le pedían algo así pero… no le vendría mal el dinero extra. ¿Qué era lo peor que podía pasar?

–  Voy a intentarlo. Pero si no me abre la puerta, volveré a mi turno normal y me va a pagar esta semana doble.

–  ¡Hecho!

Finn suspiró, preguntándose qué clase de historia tenían esos dos. Dioniso parecía atemorizado con la idea de tratar con Zeus. Se suponía que eran amigos… ¿verdad? ¿Por qué entonces se llevaban tan mal?

¿Y por qué decía que era insoportable? Le había parecido un tío de lo más normal. Llegó a la tercera planta y se paró frente a la puerta de la derecha, donde le habían indicado que estaba alojándose Zeus.

En el pasillo pudo ver lo que eran los restos de una tostadora. Vaya… al parecer Dioniso no exageró con eso, pensó riendo por lo bajo al imaginarse la escena.

Llamó a la puerta y esperó… y esperó… y esperó…

Volvió a llamar más fuerte. Tres veces seguidas. Al minuto, un muy despeinado y sucio Zeus abrió, con aspecto de acabar de levantarse de la cama y de muy malas pulgas.

Llevaba unos pantalones de pijama arrugados, no se había afeitado ni peinado ni… ni bañado desde que llegó si hacía caso al olor ocre que le llegó a su nariz.

¡Agh!

–  Hola. — saludó, dando un paso atrás por el olor. ¡Dios, olía a cerrado y a sudor!

–  Creí que era Dioniso…

–  D pensó que conmigo no tirarías más tostadoras. — Finn sonrió suavemente. — ¿Puedo pasar?

–  ¿Para qué?

–  Para hablar… y abrir una ventana… — gruñó, empujando a Zeus a un lado y entrando al apartamento. Dentro olía peor. — ¡Tío! ¿Qué has hecho? ¿Matar a alguien y dejar que se pudra dentro? ¡Apesta!

Zeus vio impotente como el chico entraba y abría las persianas y ventanas, dejando entrar la luz y el aire fresco.

¿Es que no le podían dejar deprimirse en paz?

Solo quería estar solo, ya que sus hijos habían decidido sin consultarle lo de dejarle tirado en la Tierra sin poderes.

–  D dice que llevas cuatro días sin salir. ¿Por qué? — le preguntó, cuando acabó de abrir las ventanas y el olor había casi desaparecido. — Pensaba que estarías de turismo o algo así.

–  No tengo a donde ir. Ni a quien ver.

La afirmación fue hecha con tal tono apesadumbrado que llamó la atención del muchacho. Tal vez no fuera mala idea sacar al tipo de ahí antes de que acabara deprimido del todo.

–  Una pregunta estúpida… ¿para qué viniste si no tienes a quien visitar?

–  No fue idea mía. Yo estaba muy bien en mi casa, tranquilo. Pero mi… hija decidió que era muy buena idea traerme aquí y dejarme en la puerta de Dioniso… y no puedo regresar a mi casa hasta que ella lo diga.

–  ¿Por qué?

–  Er… están fumigando…

–  No me extraña… igualmente, deberías considerar esto como unas vacaciones y disfrutarlas.

–  Eso mismo dijo Dioniso.

–  Las mentes brillantes piensan igual. Ve y dúchate… vístete y haz turismo

–  No.

–  Lo voy a poner de otra manera. Iremos a hacer turismo. Nada mejor que un irlandés para enseñarte Brooklyn.

Resultó que el paseo no fue nada aburrido para ambas partes. Finn disfrutó más de lo que había pensado enseñando la ciudad al otro hombre, quien después de librarse de ese amargo humor llegó a ser una grata compañía.

Zeus era un tipo raro. Se expresaba de manera anticuada y muy correcta, rara vez soltaba una mala palabra y hacia afirmaciones de lo más extravagantes. Pero tenía un buen sentido del humor, algo negro y respuestas rápidas y mordaces para casi todo.

A Finn no le había pasado desapercibido lo atractivo que era. Zeus tenía casi todo su cabello gris, pero no debía tener más de cuarenta y cinco. Eso ya implicaba que le llevaba veinte años y, aunque, por norma, no solía fijarse en alguien tan mayor, no pudo evitarlo. Resultaba muy atractivo con esos ojos celestes y la sonrisa de medio lado que no prodigaba demasiado. Y lo había visto sin camiseta. Puede que no estuviera tan marcado como él, pero tenía poco que envidiarle.

Así que, si su jefe le iba a pagar por salir de paseo con un tipo guapo e interesante… bienvenido fuera.

–  ¿Cuánto te paga mi hijo por hacer esto? — la pregunta le pilló por sorpresa a Finn, quien se sonrojó. — No soy tonto. Agradezco el paseo, de verdad. Y la compañía. Pero sé que no ibas a presentarte voluntario para esto. No nos conocemos de nada.

–  No me paga… exactamente. Si te hacia salir, me libraba del turno de hoy. Un día sin trabajar y cobrando. Ha resultado un buen negocio. — repuso, encogiéndose de hombros. El chico cogió su móvil y le hizo una foto a Zeus, que arqueó una ceja, interrogante.

–  ¿Y eso? ¿Prueba grafica de que he salido? — preguntó, divertido.

–  ¡Nah! ¡Eres muy fotogénico! — el chico miró la imagen y sonrió. – Haría una sesión fotográfica maravillosa contigo.

–  Estaría encantado de tener una “sesión maravillosa” contigo. — Finn soltó una carcajada, divertido.

Le resultaba muy entretenida la forma en que Zeus coqueteaba con él, cuando tenía ocasión. Ya debía ser la tercera o cuarta en ese día y seguía pareciéndole gracioso. Normalmente, cuando alguien desconocido le insinuaba algo, solía darle mala impresión. No le gustaba la gente tan directa pero por alguna razón, no le ocurría con él.

¿Sería por qué le encontraba atractivo?

–  ¿Siempre eres tan descarado? — le preguntó, intentando disimular el ligero sonrojo. El otro sonrió más abiertamente.

–  Depende de a quien preguntes. Yo prefiero verme como decidido a descarado. — respondió. — Pero si, imagino que siempre he sido así. ¿Te molesta? — su rostro se volvió serio en un instante. — Si te resulta incómodo, solo tienes que decirlo y dejare de molestarte.

–  Nah… no me molesta. Creo que puedo manejarte. — Zeus se mordió el labio, sonriendo como si estuviera conteniéndose el contestar y el chico no pudo evitar reír. — No sé si esa sonrisa es por qué quieres volver a darle la vuelta a mis palabras o por qué crees que no puedo manejarte.

–  Oh, estoy seguro de que puedes manejarme… muy bien, de hecho. – esa afirmación hizo soltar una carcajada al chico, que se sonrojó de nuevo.

–  ¡Eres un caso perdido!

Zeus sonrió, viendo reír al chico. Le gustaba el muchacho. Habría que ser ciego para que no te gustara. Era muy guapo, con esos ojos azules y el cabello corto negro y la sonrisa perpetua en sus labios. Y el cuerpo que se adivinaba bajo la ropa parecía de lo más apetecible. Estaba más que en forma.

Además, había algo muy especial en él. Especial del tipo mágico, pero muy leve. Tanto, que dudaba que el mismo muchacho supiera de su existencia. Probablemente, pensó, debía ser un descendiente lejano de alguna criatura de la Comunidad mágica.

Así que si, le gustaba. Era simpático, divertido y con una energía inagotable. No sabía si era gay o hetero o bi, pero parecía que sus cumplidos y sus coqueteos le resultaban divertidos y aun no le había parado los pies.

Y, mientras no lo hiciera, seguiría tonteando. Por eso le había preguntado, pero el chico le devolvió la indirecta en vez de contestarle. Bueno, lo volvería a intentar en otra ocasión.

–  ¿Te apetece comer? Creo que deberíamos aprovecharnos de la generosidad de D y comer en algún sitio caro. Muy caro. Excesiva y ridículamente caro. — Finn sonrió.

–  Conozco el sitio perfecto.

Ir a capítulo anterior.