Publicado el

Otra razón para leerla. : Los personajes de Jack T.R.

personajes

Los personajes de Jack T.R.: Otra razón para leerla.

personajes

No hace mucho (un par de post o así) te contaba por qué Jack T.R. sería siempre mi novela favorita. Te di razones de sobra para eso y para justificar el spam de memes que llevo haciendo desde hace unas semanas XD

Aun creo que puedo darte más razones para eso y para que te animes a leerla.

Sus personajes, por ejemplo.

En varios post te puse entrevistas a esos personajes protagonistas de Jack T.R. y otras novelas para que supieras un poco más de las tramas.

Ahora te voy a contar algo más de ellos.

Los protagonistas son Aidan Kelly  y Charles  Andrews.

Aidan es un librero. Nació y se crio en Nueva Orleans, pero el infame Katrina se llevó por delante su casa y a sus padres, así que tuvo que irse a vivir a Chicago con su abuelo, verdadero dueño de la librería El Pergamino, hasta que este enfermó de Alzheimer.

Cuando eso ocurrió, Aidan heredó la librería, el apartamento que hay sobre ella y las responsabilidades de su abuelo, quien hasta ese momento era el guardián de la zona neutral de Chicago.

La zona neutral es un lugar donde cualquier criatura de la Comunidad Mágica puede estar sin peligro de ataque por parte de enemigos. Está prohibida la magia, los poderes y las rivalidades. Cualquiera es bienvenido ahí.

También es un lugar donde conseguir información sobre cualquier cosa de la Comunidad y donde un forastero puede ir a preguntar sobre costumbres o fronteras.

Aidan cumple con sus obligaciones pero no está nada contento con tenerlas. Él solo quería una vida normal y esas obligaciones le han hecho perder más de lo que hubiera querido. Como su relación con Zack, el hijo del Alpha de Chicago.

Así que no, no está muy contento con el tema. Pero sigue haciendo su trabajo porque sabe que es importante.

Luego está Charles, detective de la policía de Chicago, del departamento de homicidios. Charles acaba de descubrir que los asesinatos de varias mujeres por la zona que investigaba, están relacionados y son producto del mismo asesino.

Sabe bastante de esos asesinatos, de hecho. Los ha visto en el momento de producirse. Lo ha presenciado todo… menos la cara del asesino. E, igualmente, no serviría de nada porque lo ha visto todo en un sueño.

Charles tiene sueños premonitorios. Su padre, su abuelo, su bisabuelo… toda la rama paterna sufría de premoniciones, pero Charles considera las suyas bastante frustrantes. Como las sufre en el momento de producirse, no tiene tiempo de impedir nada de lo que ocurre.

Lleva semanas soñando con esos asesinatos y el asesino lo sabe y le envía mensajes, jugando con él.

Charles y Aidan son dos personajes que tienen mucho en común. Los dos son infelices con lo que hacen pero siguen haciéndolo igualmente por el bien de los demás. Ambos sacrifican su felicidad por el bienestar general y ambos odian su destino y sus poderes.

Y por eso acaban uniendo sus destinos en esta historia.

¿Quieres conocerlos?

¡Vente a leerlos en Jack T.R.! ¡No te vas a arrepentir!

Publicado el

Resumen semanal: del 7 al 11 de Mayo. : Resumen semanal: Segunda semana de Mayo.

resumen

Resumen semanal: del 7 al 11 de Mayo.

resumen

Lunes.

¡Esta semana la empezamos fuertecito! El post de esta semana va sobre una idea no inspirada por los garbanzos que tuvo David Orell.

¿En qué nos parecemos los escritores independientes a Wile E. Coyote?

Pues, después de verlo detenidamente, en mucho.

¡Hasta tenemos nuestros propios productos ACME!

 

Martes.

El hilo tuitero de la Tuit-Curiosidad de este martes ha ido dedicado a los lobos, hombres lobo y mi versión de esa criatura, a la que he usado en varias de mis novelas y relatos.

Es un bicho muy desaprovechado en la literatura y al que se le puede sacar mucho más de lo que imaginamos.

 

Miércoles.

Pues como las entrevistas las di por pausadas la semana anterior, hoy hemos estrenado relato. En realidad, es el mismo relato que fui posteando en Twitter hasta el jueves pasado, pero aquí ya puedo ponerlo más completo.

Este relato está ambientado después de la novela El juego de Schrödinger y con parte de sus personajes, como una transición a lo que pasará en las siguientes novelas.

Ya está posteado el capítulo primero. ¡No te lo pierdas!

 

Jueves.

¡Y estrenamos Tuit-Relato!

Bueno, tanto como estrenar… Voy a ir compartiendo los capítulos del relato 3 Hermanos en Twitter para quien no lo haya leído aun.

¡Disfrútalo!

Y, en otras noticias, el post de David Orell de esta semana, que va sobre la presencia LGBT+ en la literatura. Léelo que está muy interesante.

 

Viernes.

Voy a ver si espabilo y sigo con los cuatro o cinco proyectos que tengo abiertos en este momento en el portátil… a ver si acabo alguno.

 

 

Publicado el

Resumen semanal: del 16 al 20 de Abril: Resumen semanal: Tercera semana de Abril.

resumen

Resumen semanal: del 16 al 20 de Abril.

resumen

Lunes.

El post de esta semana trata sobre uno de mis malos de ficción favoritos, el Joker de Batman. En la entrada te explico por qué me gusta tanto y te pregunto si es el mejor malo de ficción que existe o hay alguno por ahí que creas que merece más el puesto.

Sinceramente, está complicado.

 

Martes.

En la Tuit-Curiosidad de este martes te cuento sobre el asesino en serie más famoso de la historia, Jack el Destripador. En el hilo podrás leer algunos datos interesantes, sus asesinatos más conocidos (sus cinco víctimas canónicas), las razones por las que no fue capturado y los errores más garrafales de la policía de su época.

Todo ello sacado del libro La maldición de Whitechapel de Iván Rámila, que fue el que usé para escribir Jack T.R.

 

Miércoles.

En la entrevista de esta semana le ha tocado a Patrice Andrews, hermana de Charles Andrews (Jack T.R.) y personaje de El juego de Schrödinger, pasar el cuestionario. No te pierdas sus respuestas y aprende un poco más sobre este interesante personaje.

Adella Brac comenzó hoy una iniciativa para animar a las escritoras con el hastag #DiAlgoBonitoAUnaEscritora y triunfó a lo grande. ¡Fue TT en España!

¡Enhorabuena por el éxito de tan bonita iniciativa, Adella!

 

Jueves.

¡Nuevo capítulo en el Tuit-Relato!

Dejamos a Charles y Will huyendo de unos asesinos después de que estos acabaran con el policía que capturó a Will. Ahora, deben investigar quienes son y qué hacen en Detroit.

¿Lo conseguirán?

¡Averígualo!

Por otro lado, David ha publicado un nuevo post con la colaboración de Lluvia Beltrán, una maravillosa escritora y mejor persona que dará su punto de vista sobre el miedo a escribir y la introducción de los personajes LGTBI en la literatura.

 

Viernes.

¡Se acabó la semana! Ahora, aprovechando que ya tengo tinta en la impresora otra vez, voy a empezar a corregir/rellenar de nuevo mi nueva novela.

¡Empieza la segunda vuelta!

 

 

 

 

 

Publicado el

Resumen semanal: del 26 al 30 de Marzo: Resumen semanal: Cuarta semana de Marzo

resumen

Resumen semanal: del 26 al 30 de Marzo.

resumen

Lunes.

El post de esta semana va sobre Deadpool, mi antihéroe favorito y su manía de romper la cuarta pared, algo que le ha hecho muy conocido en el mundo del comic.

Eso y su fijación por los peluches de unicornios…

En fin, que estoy loca esperando que salga su película.

Esta semana ha empezado tranquila. Sin novedad interesante en el horizonte. Ya tengo preparados los hilos para Twitter y la entrevista al personaje para el blog.

También tengo un cachito de un nuevo relato en la entrada de Deadpool.

 

Martes.

Hilo de Tuit-Curiosidades sobre Kamelot 2.0 subido y a tu disposición en mi perfil. Ahí te cuento un par de cotilleos de los personajes, sus nombres, su adaptación al tiempo presente y como Merlin decidió él solito que prefería estar con Lance que con Arthur.

No le discutí el gusto, eso sí.

Hoy he corregido un par de capítulos de la nueva historia y creo que vamos bien. Espero…

 

Miércoles.

La entrevista de esta semana era para Joss Merlin, coprotagonista de Kamelot 2.0. Así podéis comprobar lo rarito que es a veces…

La semana que viene le tocara a Arthur, que no es mucho mejor XD

¿A ti no se te descontrolan los personajes cuando escribes? O sea, no todo el tiempo, claro. Sería un desastre. Pero, a veces, tú quieres que hagan una cosa y ellos dicen… “Ahm, no… va a ser que no.” y ya puedes ponerte como quieras, que no pasan por el aro.

Me pasó con Merlin, me pasó con Charles (y sigue haciendo lo que quiere en los relatos…), me pasó con Will, me pasó con Paul… básicamente, con todos mis protagonistas.

 

Jueves.

¡Nuevo capítulo del Tuit-relato!

El que sigue sin título, por cierto. Es que apesto haciendo títulos. ¡Mira mis novelas! XD No, en serio, tengo que pensarle uno.

Mientras lo hago o no, hay otro relato que deberías leer.

El de David Orell, que ha publicado en su blog. Se llama tres millones de pasos.

Ve y léelo.

 

Viernes.

Y viernes santo, así que la mayoría de negocios están cerrados. No mi blog. Aquí no se descansa mientras siga con tiempo para dedicarle. Es lo que tiene estar en paro XD

 

Publicado el

Resumen semanal: del 19 al 23 de Marzo: Resumen semanal: tercera semana de Marzo

resumen

Resumen de la semana: del 19 al 23 de Marzo.

resumen

Lunes.

El post de esta semana ha ido sobre Zeus (si, el Zeus de la mitología griega. Parafraseando a Samuel L. Jackson… “¡Zeus, el del Monte Olimpo!” ¡El de no me toques lo cojones o te meto un rayo por el culo! ¡Zeus!” Épico XD), sus amoríos (que fueron miles) y una idea para un nuevo relato que se me ocurrió mientras hacia el post.

Ya tengo un boceto de la idea. ¡Estoy deseando escribirla!

Pero primero, hay otras cosas pendientes.

 

Martes.

¡He convertido los martes en Martes de Tuit-curiosidades! Vamos y traduciendo que voy a hacer todos los martes y hasta que se me acaben las chorradas en el día de poner un hilo en Twitter con curiosidades mías a la hora de escribir o crear alguna cosa.

Esta semana tocó curiosidades sobre Jack T.R. y las tonteras con las que me encontré o hice en su investigación y creación.

Siempre voy a tener esa novela en un lugar especial en mi corazón.

Lo que me recuerda, que los chicos de Contra La Inercia me hicieron una maravillosa reseña sobre Jack T.R.

¡Léela! Y, mejor aún… ¡Lee la novela! XD

 

Miércoles.

Esta semana la entrevista a personajes de ficción ha sido para… ¡Charles de Jack T.R.!

Charles es majísimo y se ha dejado hacer una entrevista donde cuenta que no tiene claro que le depara el futuro. Tranquilo, Charles, yo tampoco sé que te depara el futuro XD

Tonterías a parte, el post de David esta semana era la entrevista a Francisco Javier Olivas, autor de El tercer lobo. El blog de David Orell sigue con las buenas y necesarias entrevistas a autores de temática LGBT.

 

Jueves.

¡Jueves de tuit-relato!

Hoy he compartido a golpe de tuit un relato nuevo que, por ahora, no tiene ni título. Lo sé, lo sé… soy un desastre. Cuando lo publique en el blog estará mejor, más corregido y con título. Prometido.

Pero ha quedado bastante bien, así que ¡léelo!

 

Viernes.

¡Por fin el viernes y toca resumen!

A mí me toca corregir. Ya estoy metiéndole mano de nuevo a la historia de Astrid, que quiero corregirla y terminarla antes de intentar hacer el relato nuevo.

¡Deseadme suerte!

 

Publicado el

¡Sin post pero con un nuevo corto!: Incumpliendo propósitos de Año Nuevo.

escribir

¿Cómo va el año?

¿Cuántos propósitos has incumplido ya? XD

Esta vez ni he hecho lista… ¿para qué? ¡Si no cumplo ni uno!

Llevamos solo quince días y ya he tenido que improvisar una entrada porque he olvidado prepararla.

escribir¿Ves? ¡Un desastre!

Y como no tengo mucha idea de que inventarme y son las… doce de la noche ya, te voy a contar como va el borrador que estoy escribiendo.

Pues va bien… ya lo he terminado y tendrá diez capítulos, por ahora. Presumiblemente, serán más.

Va a ser una continuación del universo de las otras cuatro novelas, así que habrá un par de cameos y varias menciones.

(Acaba de saltarme el antivirus cuatro veces seguidas… ¡he perdido el hilo de lo que estaba escribiendo y todo!)

Como dije (creo) la protagonista va a ser Astrid, una gorgona que va buscando al cazador que mató a su familia. Pero sus planes se truncan cuando se tropieza con Alec, un policía novato que ha acabado entrometiéndose en los negocios de La Orden por accidente. Astrid acabará por salvarle (también por accidente) y le ayudará a descubrir las intenciones de la organización que no son nada buenas…

¿He mencionado alguna vez que hacer sinopsis y resúmenes se me da de pena? ¿No? Pues ya ha quedado demostrado.

¡Escribir es difícil!

escribirEl borrador ya está acabado. Ahora lo que toca es la corrección y relleno. Si las cosas van normales deberían ser… unas cinco o seis, si hay suerte y me gusta a la primera. Imagino que para mediados de año estará listo y podré presentarlo al concurso de Amazon. Si, sé que no sirve de nada pero así me fuerzo a hacerle más marketing de la cuenta.

Cuando la publique y acabe tengo lista en la cabeza y en la libreta un corto con la continuación de esa novela y que servirá de puente a la siguiente. O, al menos, para decir dónde estarán y dónde irán los personajes cuando termina la historia.

Y, mientras llega o no llega esa, he estado escribiendo un cortito de ocho capis sobre mis tres hermanos lobo. Estos quiero que aparezcan en otra novela que espero escribir prontito. Este corto será otro “puente” y presentación formal de unos personajes que aparecerán de protas en otra de las novelas.

Si… ¡las tengo todas en mi cabeza! *risa malvada*

escribirEste corto, que ya está casi acabado, lo iré publicando por capítulos aquí en el blog (y otros sitios) una vez a la semana.

Normalmente, pondré el post normal de los lunes y el capi del corto los miércoles. Cómo soy un desastre enorme y hoy no tengo post, porque me he olvidado, pues os pondré el capítulo primero y ale… ¡a disfrutar!

escribirCapítulo 1.

–  Jon… Estás haciéndolo otra vez.

Jon se giró para encarar a su hermano Joseph y darle una mira cargada de culpabilidad. Rascándose una ceja, se encogió de hombros y andó un par de pasos, alejándose de la pared.

El otro le observaba desde el raído sofá del motel, con el ceño fruncido y el gesto preocupado.

Su hermano lo conocía mejor que nadie en el mundo y sabía que, cuando su cabeza estaba demasiado llena de ruido, preocupaciones y frustración, solía auto infligirse dolor.

Era algo que hacía inconscientemente. Un mecanismo de defensa de su propio cuerpo. El dolor le regresaba a la realidad y despejaba su mente. No era sano pero si efectivo.

Por eso había golpeado la pared con el puño. Y, ahora, sus nudillos sangraban levemente, raspados por los golpes contra el muro de yeso.

En sus mejores días, por suerte, bastaba con eso.

En sus peores… prefería no recordar la última vez.

Ese día no era de los malos, pero la frustración por no conseguir lo que querían, el cansancio acumulado de días de viaje sin parar y la preocupación le habían hecho perder la noción del tiempo y no estaba seguro de si era viernes, miércoles o lunes.

Si no fuera por su hermano, probablemente estaría perdido por ahí, sin rumbo y sin importarle mucho no tenerlo. Y lo peor era que no podía permitirse eso en ese instante.

No.

Antes debían encontrar al traidor de su hermano pequeño, Colby, llevarle de regreso a su manada y darle un escarmiento por preocupar a sus padres y por el daño que les había causado.

Tenía una lista de ideas muy creativas para castigarle.

Pero eso tendría que ser en otro momento. En ese instante seguían atascados en un motel de mala muerte en Nueva York, más perdidos que cuando llegaron.

Suspirando, fue al baño a limpiarse la sangre de los nudillos y regresó junto a su hermano, intentando lucir arrepentido. Sabía que a Joseph no le importaba mientras no se hiciera daño de verdad, pero aun así… se sentía culpable por preocuparlo.

–  Lo siento. – se disculpó, sus nervios regresando a su cuerpo ahora que el dolor ya no los mantenía a raya.

Joseph le cogió del brazo y tiró de él para acercarlo.

–  No quiero que te hagas más daño, eso es todo. Ven a sentarte. Esta noche no vamos a encontrarle.

–  Ni mañana tampoco… – gruñó Jon, sentándose en el sofá junto a su hermano.

Solo de pensar que el traidor seguía fuera de su alcance y ayudando a sus enemigos le hacía hervir la sangre.

Su hermano pequeño decidió un día, sin que nadie lo sospechara, atacarles y huir de la manada, alistándose en las filas de La Orden, la organización de cazadores que se dedicaban a exterminar todo lo sobrenatural.

El por qué nadie lo sabía con seguridad. Ni siquiera ellos, que eran los más cercanos al chico. Los tres se habían criado juntos, tres huérfanos acogidos y adoptados por el Alfa de la manada que solo se tenían los unos a los otros.

Jon y él tenían un vínculo más fuerte del que ambos tenían con Joseph. Colby siempre era el único capaz de calmarle y animarle cuando tenía sus días malos y Jon le quería y protegía por ello.

Pero, en algún momento, eso no fue suficiente para el pequeño. Un día se marchó, rompiéndoles un par de huesos y el corazón en el proceso.

Jon salió en su busca cuando se recuperó lo suficiente, deseando encontrarle y vengarse. Al menos, al principio. Ahora, la sola idea de imaginar a Colby ayudando a esos psicópatas a destruir a su gente le ponía enfermo.

Quería saber por qué. ¿Por qué se fue con La Orden? ¿Por qué no les dijo nada?

¿Por qué le abandonó?

Hasta ahora no habían conseguido encontrarle. Cada pista acababa en un callejón sin salida. Incluso decidieron parar una temporada y esconderse en Alaska, en una ciudad exclusiva de la Comunidad mágica, para reponer fuerzas. Fue allí donde un ex cazador les dijo que lo había visto y dónde.

Y, mientras, lo perseguían, esperando que se le acabara la suerte al pequeño. Acabarían por atraparle, más tarde o más temprano.

Preferiblemente, más temprano. No perdía la esperanza.

Una mano se posó sobre su rodilla, deteniendo el constante y molesto movimiento que había empezado a hacer sin notarlo y regresándole a la realidad. La siempre cálida mirada de su hermano mayor seguía luciendo preocupada, aunque intentaba disimularla con una sonrisa.

–  Acabaremos por pillarle. No va a poder esconderse de nosotros para siempre.

Algo en el tono del otro hizo saltar sus alarmas y alzó la mirada para observarle más detenidamente. Joseph tenía ojeras pronunciadas y la perilla y el cabello negro descuidado. Las pocas arrugas de expresión que tenía parecían más marcadas que antes y su ropa estaba arrugada y sucia.

Miró su propia ropa, disimuladamente. ¿Cuándo fue la última vez que hicieron la colada? ¿O que comieron o durmieron decentemente?

Habían pasado días corriendo tras una pista solo para descubrir que se les escapó, otra vez, por unas horas.

Y para él estaba bien. Bueno, no. No estaba bien que se les escapara aunque no le importaba ir sin descanso buscándole. Pero era consciente de que su obsesión no era la de Joseph. Si seguían a ese ritmo, el mayor acabaría por marcharse de regreso a la manada. Allí le esperaba una dulce loba que lo quería lo suficiente como para dejarle ir en esa locura solo porque era importante para él.

Jon no quería estar solo. Necesitaba a su hermano mayor para evitar perderse en su mente.

Y su hermano necesitaba descansar. Así que…

–  Creo que debemos parar aquí un par de días y descansar como es debido. Tienes mala cara, hermano. No quiero que te pongas enfermo. – Joseph le miró, sorprendido.

Seguramente estaría pensando en su impaciencia y en si iba a poder mantenerla bajo control tanto tiempo. Iba a ser difícil, pero podía hacerlo. También se sentía agotado.

–  Estoy bien. ¿Estas seguro de que podrás esperar un par de días? – preguntó, preocupado. – Podemos seguir…

–  No… debemos descansar y, luego, reanudar la búsqueda. Si estaba aquí en Nueva York, habrá dejado algo… algún rastro. Nunca fue bueno limpiando la mierda que dejaba atrás. ¡Mama siempre le regañaba por eso! – bromeó, haciendo reír al otro.

–  No es mala idea. Nos vendrá muy bien el descanso. – el rostro del mayor se tornó serio de nuevo. – ¿En qué crees que han podido meterse ahora?

Jon se pasó una mano por su rubio cabello, despeinándose aún más. ¿En qué podría haberse metido La Orden ahí en Nueva York?

Esa era la pregunta del millón. Y no tenían como contestarla.

Presentarse en la manada de la ciudad y preguntar estaba descartado. Siendo hijos del Alfa de Davenport les darían la información sin dudar, sí, pero eso le daría una pista a su padre sobre dónde estaban y eso era lo último que querían. Los dos abandonaron su ciudad y su manada sin permiso y en contra de los deseos de su Alfa. Si se descubrían, les harían regresar por la fuerza y perderían cualquier oportunidad de recuperar al pequeño.

Los medios de comunicación humanos eran completamente inútiles a la hora de conseguir información veraz. Toda noticia relacionada con el mundo mágico estaría manipulada para cubrirla, como era costumbre. Su mundo debía permanecer oculto para los humanos a cualquier coste.

–  ¿Te has dado cuenta de la cantidad de magia que se olía cerca del parque? – preguntó, cambiando de tema. No quería pensar en qué barbaridad estaría el otro metido.

Su hermano desvió la atención de la televisión, donde echaban La ruleta de la fortuna. ¿Cuántos años llevaba ese programa en antena?

–  ¿Cuál? ¿El que pasamos de camino aquí? – Jon asintió.

–  Ese mismo. Noté una gran cantidad de magia en el aire. Toda centrada en el edificio grande que había junto a ese parque.

–  Uhm… ¿Crees que eso podría ser lo que buscaba La Orden?

–  Si es así, se han ido de manos vacías. – repuso Jon, encogiéndose de hombros. Si hubieran conseguido algo de ahí, no habría tantísima magia ahí acumulada. – Creo recordar que papa una vez mencionó un sitio aquí… un sitio que dijo era muy importante para la Comunidad y creo que era ese edificio. Deberíamos visitarlo.

Joseph se levantó del sofá, tendiéndole una mano para ayudarle a hacer lo mismo. Sonreía ligeramente y parecía menos tenso y preocupado que antes. Pero aún se le veía agotado.

Los dos lo necesitaban. Ahora que ya tenía un plan y un objetivo, aunque fuera temporal, su mente volvía a estar centrada y su cuerpo le recordaba todo el maltrato al que lo había sometido esos días antes.

Le dolía todo.

–  Está bien. Disfrutemos de una buena noche de sueño y luego iremos a… ¿A dónde?

–  A la Torre Kamelot.


Recuerda que todas mis actuales novelas puedes encontrarlas aquí o en Amazon.

Publicado el

¿Cuál es el más difícil?: Personaje normal o fantasía, ¿cuál es más complicado?

¿Personaje normal y real?

¿Personaje de fantasía que resulte realista?

¿Cuál resulta más difícil de escribir?

¿Ambos?

Supongo que la respuesta fácil sería ambos, ya que crear un personaje realista y que sea creíble no es nada sencillo. Da igual si es alguien normal y corriente o un dragón parlante.

Aunque creerte un dragón parlante también tiene tarea…

Como debate tendría para un rato divertido, ¿verdad?

En mi limitada experiencia diré que crear cualquier personaje tiene un montón de trabajo. Ya comenté que tengo un par de amigas que, cuando se ponían a esa nada fácil tarea, acababan sabiendo del personaje hasta su grupo sanguíneo.

Yo ni me sé el mío.

Pero me gusta darles un pasado, un presente y un futuro para poder saber cómo van a reaccionar en las situaciones en que les meta en mis historias.

Para eso hago fichas, escribo relatos cortos, les creo familias y amigos y anécdotas. A veces me gusta compartir esos relatos para que, quienes lean mis libros, comprendan mejor a mis personajes.

Leyendo la novela puedes ver que Charles (de Jack T.R.) tiene serios problemas con su herencia y no la lleva nada bien. Para él no es un don, es una maldición. En un relato que le escribí, contaba que ese don le había causado muchos problemas a la hora de relacionarse con la gente. No podía tener intimidad con nadie a causa de los sueños. Y cuando encontró a alguien que alejaba las visiones, acabó dejándola porque se sentía culpable.

Eso convierte a mi Charles en un buen tío. Con inseguridades, que quiere ser normal pero no se lo permite porque su conciencia no le dejaría vivir. Alguien que ha crecido siendo especial pero, luego, se resiste a creer que lo sobrenatural exista.

Tengo que confesar que Charles siempre ha sido mi personaje favorito. Por eso repite XD

Al final, no se trata de que el personaje que escribas sea normal o de fantasía. No va a ser más fácil uno que otro.

Lo importante y difícil es encajarlos en una historia y que sus reacciones sean creíbles para quien lo lee.

Que mi Charles seria policía pero seguía llegando a la escena del crimen sin desayunar para no vomitar si era muy desagradable. Y que, si veía a un fantasma, perdía los nervios.

Como cualquiera. XD

¿Tú qué opinas?

PD. Dejo aquí el link de una experta en fantasía, como Ana Gonzalez Duque: Qué personajes convierten a nuestra novela de fantasía en un éxito de ventas.  

PD2. Si tenéis ganas de leer gratis, estoy subiendo mis relatos y más a Sttorybox. Si… he vuelto XD

PD3. ¡Es mi cuarto aniversario en el blog! 🎉

Publicado el

El diario de Charles. Capítulo 14

Y último por ahora. Seguramente lo continuaré en otra parte o puede que no… ¿quien sabe?


diario14
El diario de Charles 

Charles despertó dolorido.

Se asustó bastante cuando, al intentar moverse, no pudo. Tardó un minuto en descubrir por qué.

Su brazo derecho estaba vendado, desde el hombro a la mano. El izquierdo tenía escayolada la muñeca. Notaba más vendas en su cuerpo. Pecho, piernas… pero no más escayolas, por suerte.

Se sentía como si le hubiera pasado por encima un camión.

¿Qué había ocurrido?

  •  ¿Señor Page?

  •  ¿Uh? – Charles observó a la enfermera que acababa de entrar llamándole por uno de sus alias. Vale… era obvio que estaba en un hospital… pero… ¿Cómo había llegado ahí?

  •  ¿Cómo se encuentra, señor Page?

  •  Dolorido. – la chica rió. Era una mujer joven, no más de treinta, con el cabello oscuro recogido en una pequeña coleta y ojos cálidos.

  •  Lógico. Con esa cantidad de heridas lo raro sería que no le doliera. ¿Puede decirme que ocurrió?

El ex policía intentó recordad. No iba a contar la verdad pero tampoco era que lo recordara muy claramente.

Había salido a escondidas de la fábrica, dispuesto a largarse de ahí y dejar La Orden de una vez por todas. Ya tenía toda la información que podía conseguir a salvo bien lejos de ahí. Solo debía irse sin que le descubrieran.

Simple… no lo fue tanto.

No sabía que había hecho mal para llamar la atención o si ya sospechaban de antes pero cuando iba a abandonar el lugar, Rhodes le interceptó y le hizo acompañar al extraño muchacho que venía con él.

En teoría solo tenían que entregar un paquete en la ciudad.

Colby, que así se llamaba el muchacho, esperó a estar en las afueras para atacar. Como había imaginado Charles, el chico tenía algo raro. Animal.

Su fuerza era sobrehumana. Sus dientes y garras, también.

Era un lobo.

El descubrimiento le dejó totalmente descolocado. ¿Por qué un lobo trabajaría con La Orden, los mismos que se dedicaban a eliminarles? ¿Y por que La Orden usaba a una de esas criaturas, que tanto decían detestar, para sus fines?

Claro que en ese momento no tuvo mucho tiempo para pensar en todo eso. Era más importante salvar su vida. Luchó con uñas y dientes pero no fue suficiente.

  •  Tuve un accidente… – la enfermera le arqueó una ceja. – Digamos que me tropecé repetidamente con los puños de alguien.
  •  Se tropezó… – repitió la mujer, aguantando la risa. – Espero que se le ocurra algo mejor para contar a la policía.

  •  ¿Es necesario?

  •  Me temo que sí. No hay heridas de arma blanca ni de fuego, pero semejante paliza llama la atención. Si denuncia o no, ya es decisión suya. Ahora voy a llamar a su médico para que le revise y le explique qué es lo que tiene.

Charles vio a la enfermera dirigirse hacia la puerta.

  •  ¡Oiga! – la llamó. – ¿Cómo llegué aquí? – la mujer le miró confundida.
  •  ¿No lo recuerda? Su amigo le trajo.

  •  Mi amigo…

  •  Un chico alto, con el pelo negro largo y barba. Parecía magullado también pero no quiso quedarse a que le miráramos.

Eso si era una sorpresa. El lobo lo había traído al hospital.

¿Por qué?

Lo tuvo a su merced y le perdonó la vida cuando era obvio que le habían ordenado matarle.

Y entonces el final de la pelea regresó a su memoria. Como, después de darle la paliza de su vida, lo cargó sobre su hombro y le llevó hasta ahí.

También recordó al chico inclinarse sobre él y susurrarle algo al oído.

“Demolition Bay. Alaska. Encuentra a mis hermanos.”

Charles se acomodó en la cama mientras su médico entraba sonriendo y empezaba a enumerarle un sinfín de heridas y demás. Pero no le estaba escuchando.

Estaba planeando como iba a salir de ahí sin que le vieran y cuanto tardaría en poder volar a Canadá.

Tenía una nueva misión.


 

Recordad que podéis conseguir Jack T.R. completamente gratis solo por suscribirte al blog. ¡Regálame un poco de tu tiempo y yo te regalo una novela!

Publicado el

El diario de Charles. Capítulo 13.

¡Vamos a por otro mini capítulo del relato!

¡Esto se pone interesante!


diario13
El diario de Charles Capítulo 13

Le habían descubierto.

Estaba seguro de ello.

Lamentablemente, dudaba de que estuviera siendo paranoico.

Hacía días que le mandaban a hacer las tareas más absurdas, manteniéndole durante largos periodos de tiempo lejos de su habitación.

Estaba seguro de que usaban ese tiempo para registrarle a fondo pero no iban a encontrar nada. No era estúpido e iban a lamentar subestimarle de esa manera.

Pero en ese momento le preocupaba más el averiguar cómo salir de ahí sin que acabaran con él.

Había usado sabiamente el tiempo en sacar y poner a salvo una gran cantidad de información. Estaba toda bien oculta en varias taquillas y apartados de correos de una decena de ciudades diferentes. Aprovechó las misiones para conseguirlo.

La información se encontraba a salvo.

Él, no tanto.

  •  ¡Ey, Andrews!

Charles se volvió, preocupado al reconocer la voz. Era Rhodes acompañado por otro hombre, mucho más joven. No lo reconoció del centro. Seguramente era algún novato o alguien enviado para llevar algún recado.

  •  ¿Si?

  •  Necesito que me hagas un favor. – Oh… eso no sonaba bien. – Quisiera que acompañaras al joven Colby a la ciudad. Es la primera vez que viene y tiene que entregar un paquete a un aliado. Es algo muy importante y delicado. No quisiera que se perdiera…

El ex policía observó al chico detenidamente. No aparentaba más de veinticinco, con el cabello castaño largo hasta los hombros, los ojos marrones y barba oscura. Era casi tan alto como él, pero más delgado y de musculatura muy marcada. Estaba muy en forma.

Su físico y su expresión, prácticamente vacía, no le decían mucho. Sin embargo si notaba un aire animal y peligroso en él. Era demasiado silencioso, sus andares eran demasiado suaves y agiles.

Había algo no humano en ese muchacho.

Era obvio que se trataba de una trampa. Había llegado el momento de librarse de él. Pero no contaban con un pequeño detalle.

No pensaba ponérselo fácil.

  •  Por supuesto. Lo acompañare encantado.

¡Feliz San Valentín!

¡Hasta la semana que viene!

 

 

Publicado el

El diario de Charles. Capítulo 12.

¡Vamos a por otro capítulo de El diario de Charles!

¡Espero que os guste!


diario-12
El diario de Charles

Las Reliquias…

Nunca antes de ese día había oído sobre ellas pero pasaba las horas buscando todo lo que pudiera encontrar sobre ellas.

En los últimos días había aprendido mucho sobre el tema.

Las reliquias estaban formadas por tres objetos sagrados de la religión cristiana.

La Lanza del destino, esa que los romanos usaron para matar a Jesús en la cruz y que acabó bañada con su sangre.

El cáliz usado en la última cena y que Jesús compartió con sus discípulos.

Y las 30 monedas de plata que Judas recibió por vender a Jesús.

A cada objeto se le otorgaba unos poderes mágicos especiales.

De la Lanza se creía que daba la victoria a quien la llevara en una batalla. Se decía que Hitler la robó de un museo en Austria, pero que después fue robada de nuevo por no se sabía quién.

Del cáliz, que otorgaba la vida eterna a quien bebía de él.

Y las monedas protegían de todo mal a su poseedor.

Pero como todo objeto mágico, tenían trampa. Ninguna de ellas dura para siempre en poder de nadie. Siempre acababan “perdiéndose” misteriosamente, atrayendo solo desgracia y mala suerte a sus antiguos dueños.

Sus investigaciones le habían llevado también a descubrir que la Lanza ya no se encontraba completa.

Alguien o algo la había dividido y una mitad se acabó usando para crear Excalibur (si tenía en cuenta su sueño, podía averiguar dónde estaba) y la otra fue entregada a un berserker y desapareció del mapa por siglos.

Charles ni siquiera sabía qué demonios era un berserker. Tenía que ponerse a investigar sobre eso también más tarde.

Otra cosa más, que parecía haber pasado desapercibida por todos era esa pequeña facción que operaba a escondidas de todos y para su propio beneficio.

Y esto resultó ser el descubrimiento más preocupante. Ese pequeño grupo se extendía como una enfermedad silenciosa entre los miembros y había llegado a un punto en que no estaba seguro de quien era o no parte de ellos.

Ese grupo era aun más peligroso que la misma Orden. No solo querían acabar con todo lo sobrenatural y mágico de la Tierra.

Querían conquistarla.

Casi creyó que era un chiste… sonaba demasiado a malo de película antigua. Pero resultó ser terriblemente real.

Ya tenían gente en según qué posiciones de poder… esperando…

Se dio cuenta, mientras escondía toda la información que llevaba semanas robando, que ya no se trataba de mantener solo a sus seres queridos a salvo.

Ya se trataba de mantener a salvo al mundo entero.

Necesitaba ayuda.


¡Recuerda que ya viene San Valentín!

¡Así que, para celebrarlo y para que tengas fácil que regalar, mis novelas están todas a 0’99€ durante toda la semana!

¡Ya estás tardando!