Publicado el

¡Conóceles un poquito mejor! : Los personajes de El juego de Schrödinger

juego

Los personajes de El juego de Schrödinger.

juego

He dicho y diré mil veces que una historia sin unos buenos personajes no vale nada.

Ya puedes tener la trama más original del mundo, que sin unos personajes que le den vida, no tienes nada.

Yo no seré la mejor escritora del mundo (ni de cerca) pero si puedo presumir de crear buenos personajes.

Y hoy te voy a hablar de los personajes de El juego de Schrödinger, mi tercera novela.

El juego de Schrödinger nos lleva a Detroit, donde un asesino en serie acaba de entregarse con la condición de que hablar únicamente con el detective Moore, al cual tienen que traer desde Nueva York para cerrar el caso.

Así, tan mal explicado (XD) es una trama sosa. Pero quiero que conozcáis a William Moore.

Will es sobrino del Alpha de Chicago. Su primo Zack y él optaban por el liderazgo de la manada cuando el Alpha se retirará, pero Will decidió apartarse en favor a su primo.

También decidió mudarse a otra manada donde no hay futuro reemplazo para el Alpha actual.

La primera vez que vemos a Will en la novela está en su desordenado apartamento, después de una noche movidita.

Con eso y lo que te he contado antes, ya puedes hacerte una idea del carácter de Will. No es nada egoísta, no piensa demasiado en si mismo. Él realmente cree que su primo es mejor opción para ser Alpha. Y no duda en acudir a Detroit (tampoco le dan mucha más opción, pero bueno…) para ayudar con el caso.

Will es un buen lobo.

Y, por otro lado, tenemos al asesino que acaba de entregarse.

¿Quién es? ¿Por qué ha matado a gente de la manera que lo ha hecho? ¿Es un loco? ¿Un sádico? ¿Un malnacido, simplemente?

O, quizás, algo más complicado.

Si te interesa, El juego de Schrödinger puedes encontrarlo aquí y en Amazon.

También puedes leer el relato El juego de La Orden, que protagoniza Will y algunos más que salen en la novela.

¡No te los pierdas!

 

Publicado el

Todo está conectado: DC y las series de la CW

DC

DC y las series de la CW: todo está conectado.

DC

Si eres fan de los comics, da igual si son DC o Marvel, habrás comprobado el auge de series y películas de superhéroes que llevan años poniéndonos en cines y televisión.

Hace 10 años, Marvel empezó a triunfar con Iron Man y las demás que vinieron detrás, conectando una por una hasta llegar a Infinity War, donde acabarán la mayoría de los actores de grabar. Robert Downey Jr y Chris Evans ya han avisado que no volverán a representar los roles que les hicieron más famosos después de la segunda parte de Infinity War, en 2019.

Algo lógico y normal ya que llevan años y sus personajes deben dejar paso a otros nuevos. Aunque yo voy a echarlos un montón de menos.

También en la televisión, hemos vivido los comics de Marvel, con Shield, Daredevil, Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist, The punisher, por ejemplo y su conexión con el resto de las películas.

Pero no solo Marvel ha estado ocupado con ese tema. También lo ha estado DC.

Aunque DC no ha tenido mucho éxito ni suerte con sus películas, ya que los cambios de directores y guiones a medio rodaje no suelen traer nada bueno. Batman V Superman fue un fiasco enorme. La película estaba mal montada y mal cortada y el final era ridículo. Además, la elección de Jesse Eisenberg como Lex Luthor me pareció poco acertada. Es un buen actor, pero no entiende (ni le gustaba) el personaje. Así no hay manera.

Suicide Squad fue otro desastre que sufrió cambios de guion y directores a medio camino. Intentaron hacer algo serio y luego divertido, tipo Marvel, y acabó siendo un sin sentido mal montado.

La liga de la justicia tiene partes salvables. Y, la única para mi que se salva prácticamente entera, es Wonder Woman. Veremos que pasa con las siguientes en un futuro.

Donde si triunfa DC y bastante, es en televisión.

En la cadena CW es donde se producen y ruedan la mayoría. Arrow, Supergirl, Flash, The legends of tomorrow, Black Lightning son algunos de los ejemplos más actuales.

Lo divertido de esas series es que están todas conectadas. Personajes de Arrow aparecen en Flash o en TLOT o viceversa. E, incluso, compartieron episodios completos en tres o cuatro al mismo tiempo, por lo que para ver que ocurría en una final de temporada de Arrow, tenias que tragarte Flash y Supergirl porque terminaba ahí.

Todo muy a propósito para obligarte a ver las series, aunque no te llamaran mucho la atención.

Lo cual es una idea genial y puede que encuentres tu próxima serie favorita dándole una oportunidad a una que podrías no haber visto si no estuviera conectada a otra que te gustaba.

Por ejemplo, yo le di una oportunidad a TLOT porque parte de sus personajes salieron en Arrow y Flash y me pareció bastante divertida. No tan buena como las otras dos, pero un divertido placer culpable, como se diría.

Pero esa conexión es lo mejor que tienen esas series. Muchos de esos personajes, por no decir todos, llegan a estar juntos en algún momento en La liga de la justicia, versión comic, así que verlos trabajar juntos en las series es genial, como ver un comic en acción real.

¿Te gustan los comics? Debes ver esas series. Aunque no salga Batman, que es el mejor. XD

¡Uy, olvidé Gotham!

Publicado el

¿De qué va mi nueva novela? Personajes.: Dagas de venganza: personajes.

dagas

Dagas de venganza: Personajes.

dagas

Como ya te avisé mi nueva novela saldrá a la venta en Amazon el 20 de diciembre.

O sea, dentro de nada.

¡Nervios!

Mientras, te estoy contando y poniendo al día en modo maruja on sobre su trama y demás cotilleos interesantes.

Esta semana toca hablarte algo de los personajes principales.

Tenemos tres: Astrid, Alec y Dolph.

dagas

Astrid Samaras es una gorgona. Desciende de la misma Medusa. Pero ella, al contrario que su antepasada, no nació en Grecia. Astrid nació en Irlanda, adonde su madre se mudó cuando se casó con un irlandés del que se enamoró a primera vista.

Su aspecto real es el de una criatura con forma humana, piel verdosa y con escamas, ojos rasgados y la cabeza cubierta de serpientes. Sus ojos pueden convertir en piedra lo que quieran, ya que funciona a voluntad. Aun así, habitualmente suele llevar gafas oscuras especiales que bloquean su poder, por si un día se le descontrola.

Ha vivido siempre en Irlanda, criada junto a sus dos hermanas pequeñas entre la campiña irlandesa, los caballos de su padre y el mal clima del país. Ha salido de su país de nacimiento en dos ocasiones: la primera para comprobar que unos amigos de su madre se encontraban bien, ya que no daban señales de vida. La segunda, persiguiendo al asesino que La Orden envió para eliminar a su familia y a ella.

Ahora se encuentra en Nueva Orleans, tras la pista de ese asesino buscando venganza para su familia y algo de paz para ella misma.

Astrid es una chica muy peculiar. Es muy fan del cine, sobre todo del ciencia ficción y la animación, así que es muy normal escucharla usar referencias cinéfilas en sus conversaciones. También es alguien muy impulsivo y tiene una fuerte moral que le obliga a ayudar a los demás, a pesar de que preferiría no hacerlo.

Y, por eso, acaba metida en este lio.

Por otro lado, tenemos a Alec Patterson. Alec es policía en Nueva Orleans. Patrullero raso que acaba de empezar en esa comisaria, para más señas. Pero está estudiando y practicando para detective, a lo que aspira en un futuro no muy lejano.

dagas

Alec se hizo policía después de ver como su padre (también policía) y los servicios de emergencia se mataban intentando rescatar a la gente durante y después del Katrina. Aquello lo dejó tan marcado que no podía imaginarse siendo algo distinto.

Su padre también le influyó a la hora de creer en la justicia y en hacer lo correcto.

Es un chico majo pero, a veces, algo inseguro. Es algo cuadriculado y trata siempre de seguir las reglas. Y no cree para nada en cosas extrañas como magia, lo sobrenatural o los extraterrestres. Lo considera absolutamente ridículo.

Y acaba juntándose con la persona más inesperada.

Y, luego, tenemos a Dolph Bauman.

dagas

Dolph es un asesino a sueldo que lleva años en la Legión de Iscariote. La Legión es una rama oculta perteneciente al Vaticano y se encargan de eliminar lo que molesta. Sea lo que sea.

La Legión de Iscariote hizo un pacto con La Orden (el Tratado escoces) un par de siglos atrás y ahora trabajan juntos. A veces, incluso, se prestan personal.

Y ese es el caso de Dolph en ese momento. Está llevando a cabo un problemático trabajo para La Orden cedido por la Legión.

Dolph es un sociópata bastante peligroso y con una adicción malsana por matar y hacer daño, sobre todo si es sobrenatural.

Y es muy inestable. Puede pasar de estar tranquilo y relajado a colérico en una decima de segundo. Y esos arranques de furia suelen acabar con la muerte de alguien. Sin importar si es amigo o enemigo.

Sus armas favoritas son unos grandes cuchillos que lleva en la cintura, pero es capaz de usar casi cualquier arma que exista.

Y estos son los personajes principales. Hay más, por supuesto. Y un par de cameos que no he podido resistir incluir y que espero que te gusten.

La semana que viene te enseñaré mi otra ciudad fetiche y escenario principal de esta historia, Nueva Orleans.

¡Y recuerda que Dagas de venganza se estrenará el 20 de diciembre de este año!

Mientras, puedes disfrutar de mis otras novelas aquí.

 

Publicado el

¡Novedades fresquitas! : Los personajes de Kamelot 2.0 y ¡novedades!

kamelot

Los personajes de Kamelot 2.0 y ¡novedades!

kamelot

¡Es bueno estar de vuelta!

Necesitaba esas vacaciones, las cosas como son, pero ya estoy de vuelta ¡y con más ganas que nunca!

Ahora, vamos al post.

Podría (y lo haré) escribirte un post completo y más con razones para que leas Kamelot 2.0. Podría y lo haré.

Pero eso será otro día.

Hoy voy a darte una de las mejores razones para leer Kamelot 2.0.

Sus personajes.

Kamelot 2.0 es, de mis novelas, la que más personajes importantes tiene. Y todos tienen una misión en la novela. No solo de relleno, si no con sus frases y sus razones para estar ahí.

Empezamos con Arthur, hijo de Uther P. Drake, heredero legítimo de Kamelot, la empresa de su padre… y el que no quiere saber nada de todo eso.

Arthur es un amor, pero un irresponsable que culpa de todo sus errores a su padre y demás pero nunca a sí mismo. Su padre quiso protegerlo y lo apartó de todo lo que ocurría a su alrededor, dejándole en la ignorancia y creyéndose no querido. Eso lo convirtió en un desastre de persona que sigue sin saber que ocurre con todo y al que hay que espabilar de una colleja.

Y para eso están Merlin y Lance.

Esos dos juntos son los encargados de asegurarse de que Arthur no permite que Kamelot se venda y caiga en las manos incorrectas. La empresa es demasiado importante para dejarla a cualquiera.

Son dos personajes que hacen un tándem importante y lo descubrirás poco a poco en la novela, ya que les veras trabajando casi siempre uno al lado del otro.

Otros dos importantes son Lidia Lake y Alexander Gawain, ambos vigilantes y cuidadores de la empresa y, sobre todo, de quienes toman decisiones sobre dicha empresa.

Importantes son también Galahad, Tristan y Percy. También son imprescindibles para la trama.

Y, como no, Mordred y Morgan, los villanos, los malos de esta historia. No puede haber historia sin malos.

Nunca.

Todos ellos hacen de esta historia algo merecedor de ser leído. No una, si no varias veces.

Ellos y la mezcla de pasado y presente, historia y leyenda, ciencia y magia…. ¡Adoro esa mezcla!

¿Vienes a leerla conmigo?

 

Por cierto, tengo novedades interesantes para muy prontito. El día 20 de diciembre saldrá a la venta en Amazon y aquí en el blog mi nueva novela y nueva parte del universo Comunidad Mágica Vs La Orden, Dagas de venganza.

¡Este jueves te cuento más!

¡Un saludo!

 

Publicado el

¡Capítulo final! : Relato: El juego de La Orden. Capítulo 7.

juego

Relato: El juego de La Orden.

Capítulo 7. Final.

juego

–  ¡Tenemos que volver a por Patrice!

–  ¿Por qué?

Para Will  eso no tenía mucho sentido. Si los asesinos habían decidido fijar su mira en él, debía mantenerse lo más alejado que pudiera de la chica. Tenía que evitar ponerla en peligro hasta que pudiera quitarse el problema de encima.

Charles parecía pensar de manera diferente.

–  ¡Porque van a ir a por ella! Ese disparo ha sido un aviso.

El lobo le detuvo, cogiéndole del brazo. No podían ir hasta Patrice. Tal vez el disparo fue una trampa para asustarles y llevarles hacia la chica.

–  Razón de más para no guiarles a ella. – el ex policía negó con la cabeza.

–  Estos tíos son peligrosos porque no dejan nada al azar. Lo estudian todo al milímetro. Lo que significa que ya saben todo, absolutamente todo de ti. No van a conformarse con matarte, Will. Primero eliminaran todo lo que quieres y ahí entra mi hermana.

–  ¡Mierda!

A pesar de lo rápido que se desplazaron hacia el apartamento de Will, donde seguía escondida Patrice, no la encontraron allí. Lo que si encontraron fue que alguien había reventado la puerta y revuelto todo. Presumiblemente, los asesinos tenían a la chica.

Charles revisó el apartamento, frenético, buscando alguna pista. En la pantalla del televisor encontró un postit pegado con un corto mensaje a Will.

Tenían a Patrice y quería a que el lobo y él se reunieran con ellos en el mismo parque donde habían matado a Jordan. Tenían una hora.

–  Tenías razón… – cuando Charles le miró interrogante, Will suspiró y continuó. – La pongo en peligro innecesariamente.

–  Ya… pero tú también tenías razón en una cosa. Es su decisión, por mucho que me joda. Ahora, vamos a centrarnos en rescatarla antes de que esos dos desgraciados le hagan algo.

Will olfateó el aire, nervioso cuando llegaron al parque, casi a la hora acordaba. No olía a sangre, lo cual era buena señal. Pero tampoco podía oler a Patrice.

El parque olía a demasiadas cosas. Flores, animales, personas, comida, contaminación… Intentar localizar un solo olor en un espacio abierto de esa clase era muy complicado, pero no imposible. Seguiría atento.

A su lado, Charles también escrutaba el lugar, buscando alguna señal de los asesinos. No estaban a campo abierto, para no convertirse en blancos perfectos para el francotirador. Miró su reloj y comprobó que la hora acordaba estaba a punto de pasarse.

Esperaba un ataque, por eso se habían colocado semi ocultos en  una arboleda, pero… estaban tardando.

–  No es que tenga ganas de morir ni nada por el estilo, pero… ¿no se están retrasando?

–  ¿Vamos a pedirle puntualidad a unos asesinos?

–  Sinceramente, sí. – asintió Will. – Esperaba que fueran puntuales, si son tan minuciosos y profesionales como decías.

En ese momento, una enorme sombra paso por encima de su cabeza y una llamarada cayó del cielo varios metros delante de ellos, donde había un cenador de madera verde. La pequeña estructura estalló en llamas y los dos pudieron ver como un par de figuras corrían despavoridas por el jardín.

–  ¿Qué cojones…? ¿Eso era un dragón?

El ex policía estaba tan sorprendido como el lobo. No quedaban muchos dragones en el mundo y temía conocer al que había hecho semejante escena. Solo esperaba que hubiera hecho uso de su magia igual que de su fuego.

–  ¡Mierda! – siseó. – Esto va a ser complicado de cubrir…

Patrice apareció en la arboleda, aparentemente sana y salva y acompañada por un hombre grande y de cabello rubio. Charles le reconoció en seguida. Era Jerrad, el dragón de Destruction Bay, como se temía.

¿Qué hacía ahí?

–  Dime que has usado magia. – pidió, mientras veía como el lobo abrazaba a su hermana y comprobaba que estuviera bien. El dragón rio.

–  ¿Acaso lo dudas? Los humanos han visto un cenador salir ardiendo de la nada, pero no han visto ningún dragón.

–  ¿Y los asesinos?

–  Han huido, me temo. Ser preciso con una llamarada desde el cielo y a esa distancia es complicado, lobo. Pero puedo asegurarte de que van tostaditos.

Charles se encogió de hombros. Habría preferido que estuvieran muertos, pero la presencia del dragón intimidaría a La Orden y, con suerte, dejarían cualquier asunto en la ciudad para reagruparse y seguir con sus fechorías en otra parte.

Eso les daría tiempo a reagruparse a ellos y averiguar dónde atacarían la próxima vez. Además, seguía pendiente ese rumor de un arma definitiva para destruir a la comunidad. Tenía que descubrir cuál era.

–  Me conformaré con eso, por ahora. – Jerrad sonrió.

–  Bien, porque tenemos problemas más urgentes en este momento.


¡Y hasta aquí el relato!

La semana próxima no sé si publicare algo en su lugar o no. Probablemente, no porque no he tenido la ocasión de acabar nada. Pero si por un milagro termino algo, ya avisaré.

Mientras, puedes leer El juego de Schrödinger y disfrutar de su historia.

Publicado el

Otra razón para leerla. : Los personajes de Jack T.R.

personajes

Los personajes de Jack T.R.: Otra razón para leerla.

personajes

No hace mucho (un par de post o así) te contaba por qué Jack T.R. sería siempre mi novela favorita. Te di razones de sobra para eso y para justificar el spam de memes que llevo haciendo desde hace unas semanas XD

Aun creo que puedo darte más razones para eso y para que te animes a leerla.

Sus personajes, por ejemplo.

En varios post te puse entrevistas a esos personajes protagonistas de Jack T.R. y otras novelas para que supieras un poco más de las tramas.

Ahora te voy a contar algo más de ellos.

Los protagonistas son Aidan Kelly  y Charles  Andrews.

Aidan es un librero. Nació y se crio en Nueva Orleans, pero el infame Katrina se llevó por delante su casa y a sus padres, así que tuvo que irse a vivir a Chicago con su abuelo, verdadero dueño de la librería El Pergamino, hasta que este enfermó de Alzheimer.

Cuando eso ocurrió, Aidan heredó la librería, el apartamento que hay sobre ella y las responsabilidades de su abuelo, quien hasta ese momento era el guardián de la zona neutral de Chicago.

La zona neutral es un lugar donde cualquier criatura de la Comunidad Mágica puede estar sin peligro de ataque por parte de enemigos. Está prohibida la magia, los poderes y las rivalidades. Cualquiera es bienvenido ahí.

También es un lugar donde conseguir información sobre cualquier cosa de la Comunidad y donde un forastero puede ir a preguntar sobre costumbres o fronteras.

Aidan cumple con sus obligaciones pero no está nada contento con tenerlas. Él solo quería una vida normal y esas obligaciones le han hecho perder más de lo que hubiera querido. Como su relación con Zack, el hijo del Alpha de Chicago.

Así que no, no está muy contento con el tema. Pero sigue haciendo su trabajo porque sabe que es importante.

Luego está Charles, detective de la policía de Chicago, del departamento de homicidios. Charles acaba de descubrir que los asesinatos de varias mujeres por la zona que investigaba, están relacionados y son producto del mismo asesino.

Sabe bastante de esos asesinatos, de hecho. Los ha visto en el momento de producirse. Lo ha presenciado todo… menos la cara del asesino. E, igualmente, no serviría de nada porque lo ha visto todo en un sueño.

Charles tiene sueños premonitorios. Su padre, su abuelo, su bisabuelo… toda la rama paterna sufría de premoniciones, pero Charles considera las suyas bastante frustrantes. Como las sufre en el momento de producirse, no tiene tiempo de impedir nada de lo que ocurre.

Lleva semanas soñando con esos asesinatos y el asesino lo sabe y le envía mensajes, jugando con él.

Charles y Aidan son dos personajes que tienen mucho en común. Los dos son infelices con lo que hacen pero siguen haciéndolo igualmente por el bien de los demás. Ambos sacrifican su felicidad por el bienestar general y ambos odian su destino y sus poderes.

Y por eso acaban uniendo sus destinos en esta historia.

¿Quieres conocerlos?

¡Vente a leerlos en Jack T.R.! ¡No te vas a arrepentir!

Publicado el

Relato: Relato: El juego de la Orden. Capítulo 2

juego

Relato: El juego de la Orden.

juego

Capítulo 2.

–  ¿Dónde estamos?

Nadie respondió a su pregunta. No tenía ni idea de donde estaba, pero en comisaria seguro que no.

Después de esposarle y meterle en el coche, uno de los tipos que acompañaban a Jordan le colocó una bolsa sobre la cabeza y no se la quitó hasta media hora después, cuando ya habían llegado a su destino.

Fue la experiencia más agobiante de su vida. La incertidumbre, el miedo de no saber qué iba a pasar y la maldita bolsa casi le asfixia. La tela era demasiado gruesa y le hizo sudar, acentuando la sensación de agobio.

Lo poco que consiguió ver al bajar del coche fue una casa vieja y en ruinas rodeada por árboles y nada de civilización. Dado que solo habían estado conduciendo poco más de media hora, no podían estar muy lejos de la ciudad. Sabía que en la zona norte, en las afueras, existían varios bosques. Iba a ser complicado regresar a la ciudad cuando consiguiera escaparse.

Si conseguía escaparse, claro.

Lo habían metido en una habitación y atado a una silla. Jordan se tomó la molestia de colocarle una cadena con plata en el cuello, para neutralizar su fuerza de lobo.

Lo tenían todo bien planeado. Presentarse en su piso con acusaciones falsas y una orden de arresto aún más falsa… había sido una idea muy inteligente. Will no tenía razones para desconfiar de sus compañeros hasta ese momento. Sabían que no se resistiría a un arresto legal por muy equivocado que fuera.

¡Ah, había sido tan estúpido!

Y ahora lo tenían a su merced, en su escondite. Atado e incapacitado.

Hacía mucho tiempo que Will no sentía tanto miedo. Muchísimo tiempo.

–  No importa dónde estamos, lobo. – contestó finalmente Jordan. – Lo importante es que te hemos descubierto. – el hombre rio por lo bajo. – Sabía que había algo raro contigo. Ahora todo tiene más sentido.

–  ¿Trabajas para La Orden? Son los únicos que han podido decirte que soy.

–  No es asunto tuyo. De lo único que deberías preocuparte ahora mismo es de que va a pasarte, lobito.

–  Está bien… ¿Qué vas a hacer conmigo? ¿Cómo vas a explicar en comisaria que has venido a mi casa, me has secuestrado y…? ¿Qué? ¿Luego qué, Jordan? ¿Vas a matarme? ¿Para eso te ficharon en La Orden? ¿De asesino?

El detective se acercó a él, dando grandes zancadas y golpeando con el puño la mesita que había cerca de donde se encontraba atado Will, quien dio un respingo involuntario.

–  ¡No soy ningún asesino! – gritó, claramente molesto. – Pero no voy a dudar en eliminar a un monstruo como tú.

Patrice tampoco lo estaba pasando muy bien. Había cogido un taxi para presentarse en la comisaria, no antes de mandar un mensaje a su hermano, como le había pedido Will. No tenía idea de porque el chico había pedido por Charles en vez de un abogado pero imaginaba que tenía sus razones.

Razones que empezaron a ser más claras cuando llegó a la comisaria y le dijeron que ni Jordan estaba de servicio ni Will había sido fichado ni detenido. Tampoco había ninguna orden a su nombre.

Regresó al apartamento de Will más preocupada que antes. Solo le quedaba esperar a que su hermano contestara su mensaje o tendría que usar el número de emergencia que el lobo le diera para un caso extremo. Y, sinceramente, no deseaba usarlo. No tenía ningunas ganas de explicar a un montón de lobos como había sido secuestrado Will y por qué era ella la que llamaba.

Charles estaba oficialmente prófugo y buscado por la justicia, así que encontrarle y hacerle venir era toda una odisea, incluso para ella. Sin embargo, le envió el mensaje y cruzó los dedos.

Solo le quedaba esperar.

Al llegar a la puerta del apartamento y sacar la llave para abrir, se dio cuenta de que esta ya estaba abierta.

Mientras sacaba su Beretta y la amartillaba, pensó en que podía ser Will. Lo veía improbable, pero…

Sentado en el sofá, como si estuviera de visita, se encontraba su hermano. Su abrigo estaba colgado en una silla e incluso había cogido una cerveza de la nevera. Cuando todo eso acabara iba a tener unas palabras con él y explicarle que matarla de un infarto no era buena idea.

–  ¡Charles! ¡Has venido! – sintiéndose un poco más tranquila, soltó la pistola y se acercó a su hermano. – No estaba segura de sí podrías.

Charles la abrazó, estrechándola fuerte entre sus brazos. Fue ahí, mirándolo más de cerca que Patrice notó lo cambiado que estaba el ex policía. Había envejecido bastante y tenía más canas que la última vez que lo viera. Su traje negro también estaba más arrugado y olía a pólvora y wiski.

Su rostro era una máscara que no dejaba ver más que una expresión seria. Nada de emociones. ¿Qué había ocurrido con su querido y dulce hermano?

–  Has tenido suerte de que me has pillado cerca de la ciudad. – Charles se separó de ella y la llevó hasta el sofá, obligándola a sentarse. – ¿Qué ha pasado? ¿Qué es eso de que han detenido a Will?

–  ¡Es aun peor! Creía que lo habían detenido, porque han venido unos compañeros suyos y se lo han llevado esposado, acusándolo de aceptar sobornos y de robo de drogas y no sé qué más… – farfulló, nerviosa. Se detuvo un segundo y respiró profundamente para calmarse. Nerviosa no le serviría de nada a Will. – Cuando he ido a comisaria me han dicho que allí no está y que no hay ninguna orden de arresto. Tampoco estaba el policía que lo detuvo. – Charles frunció el ceño.

Le había resultado extraño que su hermana le enviara un mensaje solo porque a su… su amigo estaba detenido. Cuando le dio el número de su móvil a Patrice, le explicó claramente su situación y el peligro que corría cada vez que se acercara a ella.

Eso fue cuando le llevó a Lauren y, hasta ese día, Patrice nunca lo llamó.

Y debía reconocer que estaba más que justificado.

–  Eso no pinta bien, Patrice…

–  No… – acordó ella. – Fue Will quien me pidió que te llamara. Sabía que pasaba algo raro. ¿Qué vamos a hacer?

Charles miró a su hermana y vio el miedo en sus ojos, algo que había deseado no volver a ver. Todavía seguía soñando con ella en aquella fabrica, aterrada e indefensa y a punto de ser atacada por un hellhound.

Esa era la razón por la que no era muy partidario de que Will y ella tuvieran una relación. Él era un lobo. Por mucho que quisiera evitar los problemas, estos le iban a perseguir de por vida, a causa de La Orden. Y eso afectaría a todo aquel que estuviera cerca.

O, lo que era lo mismo, a su hermana.

Pero eso debía dejarlo para más tarde. En ese momento, la cosa no pintaba nada bien. Will estaba retenido por un número indeterminado de personas, en un lugar desconocido y sin saber exactamente por qué. Las posibilidades de que siguiera vivo tres horas después eran muy remotas.

–  Voy a hacer un par de llamadas. – era lo menos que podía hacer. Además, alguien debía avisar a la manada. – Voy a ver que averiguo. Tú espera aquí. Te llamaré cuando sepa algo. Lo que sea. Te lo prometo. ¿Dónde está Lauren?

–  Con mi vecina. He llamado hace un rato y estaba dormida y bien en casa.

–  Vuelve a llamar dentro de una hora. Espérame aquí hasta que te llame.

Media hora más tarde y cuatro llamadas después, Charles se reunía en una cafetería con uno de los miembros de la manada de Detroit. El Consejo no estuvo nada complacido de que un humano tuviera su número y les hubiera llamado, pero menos les gustó enterarse de que uno de los suyos había desaparecido y se estuvieran enterando por alguien de fuera.

Por eso, cuando Charles les dio lo poco que sabía sobre el asunto y dejó clara su intención de averiguar dónde estaba el policía, la manada se puso manos a la obra. Y concertó una cita con él.

Charles esperaba que la reunión resultara fructífera porque tenía una promesa que cumplir a su hermana, pensó mientras se terminaba su café sentado en la barra.

–  ¿Detective Andrews? – Charles hizo una mueca y se giró para encontrarse con un lobo joven, de poco más de veinte años con chaqueta gris oscura, camisa blanca y vaqueros.

Con solo mirarlo, el ex policía supo que no iba a recibir mucha ayuda de él. Ese lobo era de los que se encargaba de papeleos y relaciones, no un luchador.

–  Solo Andrews. – respondió seco, dándole de nuevo la espalda e ignorando la mano que el otro le tendía. – Deje de ser detective cuando me echaron de la policía.

–  No deberían haber hecho eso. Era inocente.

–  Cuéntaselo al juez. ¿Qué han averiguado? – el chico se sentó a su lado en la barra.

–  El policía que se llevó a Moore, Jordan, no está en su casa ni en la comisaria. Hemos revisado los sitios que suele frecuentar, pero no ha aparecido por ninguno hoy. – la camarera del local se acercó a la barra y rellenó la taza de Charles con más café. – La manada ha realizado una investigación a fondo sobre el tipo. Hasta ahora no existía ningún indicio de que trabajara para La Orden. Incluso de que conociera su existencia. Está a punto de jubilarse, con una hoja de servicios impecable y varias menciones por su trabajo.

–  ¿Creen que trabaja para La Orden?

–  Es la única explicación que encontramos.

–  No tiene sentido. Acabas de decir que no había señales ni de que les conociera. Le hubieran usado antes, cuando lo del hellhound, por ejemplo. ¿Por qué ahora? ¿Por qué así?

El lobo pareció considerar sus palabras. Charles se dio cuenta de que ni le había preguntado su nombre y no le importaba. Tenía asuntos más importantes en ese momento que ser educado.

–  Hemos descubierto que lleva un par de meses pagando el alquiler de una casa en las afueras, al norte. Por lo que hemos podido ver, el lugar está completamente abandonado y en ruinas. Y tan alejado de todo que es perfecto para ocultar a alguien.

Charles asintió. Era un buen sitio para lo que tuvieran planeado. Nadie vería ni oiría nada. Pero noto que el lobo se callaba algo. Tenía más información sobre el policía y no lo estaba contando. ¿Por qué?

–  ¿Qué vais a hacer? – preguntó en su lugar. Primero, Will, luego averiguar que ocultaba la manada.

Prioridades.

–  Esperar que lo rescates tú. Si necesitas nuestra ayuda, te la brindaremos pero preferiríamos no involucrarnos en nada que pueda poner a la manada en el punto de mira público. – el chico le entregó un papel con algo escrito. Una dirección.

–  Como no… – refunfuñó Charles guardándose la dirección de la casa en un bolsillo de la chaqueta. Típico el no mover un dedo para salvar a uno de los suyos si eso implicaba que pudieran exponerse. – Mantened a mi hermana a salvo. No quiero que le pueda afectar ninguna represalia.

–  Tu hermana esta en nuestra lista de protegidos.

–  Creo que preferiría no saber eso… – gruñó, levantándose y dejando un billete de diez sobre la barra. El lobo lo miró, sorprendido.

–  ¿Por qué?

–  Porque sé lo que implica.

 

¿Te va gustando? Pues si quieres saber más sobre los personajes, puedes leer Jack T.R. o El juego de Schrödinger.

Publicado el

Entrevistas a mis personajes de ficción.: Entrevista a… Alger, de El Guardián.

entrevista

Entrevista a Alger:

entrevista

Di tu nombre completo:

Alger. Si, solo Alger. ¿A cuántos espíritus conoces que tengan apellido? Eso es cosa de los humanos.

¿Edad?

Perdí la cuenta después de los primeros dos mil años.

¿A qué te dedicas?

Antes de que me atrapara ese loco, protegía la reliquia, aquella que me dejaron los espíritus de la naturaleza. Debía protegerla de los humanos, ya que ellos son incapaces de manejar tanto poder.

¿Y qué es lo que realmente te gustaría hacer?

Viajar… hay mucho mundo que no he podido ver a causa de mi misión y, luego, de mi cautiverio.

Cuéntame… ¿Qué hobbies tienes?

Avergonzar a Paul, sobre todo cuando está con Rose. ¡Es demasiado divertido!

¿Tienes a alguien especial en tu vida ahora mismo? ¿Familia?

Tuve a alguien especial… milenios atrás. Desapareció, como el resto de los míos.

¿Qué es lo que pasa en tu vida en este momento?

Ahora estamos completos. Podemos ir a buscar nuestra reliquia.

Y para terminar… ¿Qué planes tienes para el futuro?

Descansar y ver a Paul rehacer su vida. Eso sería bonito. Se lo merece. Pero, primero, tenemos que encontrar la reliquia.

Esta será la última entrevista a mis personajes. Al menos por ahora. Espero tener pronto más para poner. La semana que viene, los miércoles estarán ocupados con un relato.

No olvides que, si te ha gustado la entrevista y el personaje, quizás te guste leer la novela. ¡Ven a por El Guardián!

Publicado el

Resumen Semanal: del 23 al 27 de Abril: Resumen semanal: cuarta semana de Abril

resumen

Resumen Semanal: del 23 al 27 de Abril.

resumen

Lunes.

El post de esta semana va sobre otra de mis ciudades fetiche, Detroit. Detroit fue el escenario elegido para mi novela El juego de Schrödinger y no podría haber escogido mejor. Es una ciudad con un gran pasado histórico y encajaba perfectamente.

En otras noticias, hay un nuevo proyecto en camino, uniéndose a los varios que andan aun en cola. Me estoy dividiendo para estudiar las oposiciones, postear aquí todas las semanas, hacer los hilos, buscar temas interesantes, corregir la nueva novela, hacer el próximo relato y ahora… ahora ando con algo que, creo, te va a gustar si te gusta este blog.

¡Próximamente habrá más noticias al respecto!

Martes.

El hilo de Tuit-curiosidad semanal es algo que estoy disfrutando mucho de hacer. Acabadas ya las curiosidades sobre mis novelas y su creación, he pasado a contarte sobre los hechos o leyendas que me inspiraron sobre ellas. La semana anterior te explicaba sobre los terribles asesinatos de Jack el Destripador y, hoy, te cuento sobre mi leyenda de fantasía favorita, Merlin.

Siempre he sido muy fanática de Camelot y Merlin, aunque la fantasía épica nunca me ha gustado. Soy rara hasta para eso. Hacer este hilo sobre mi mago favorito ha sido algo muy divertido y espero que lo hayas disfrutado tanto como yo.

Miércoles.

En la entrevista de esta semana, la penúltima por ahora, Paul Nichols, personaje principal de El Guardián, ha respondido mi cuestionario.

El chico es muy joven pero majo. Aunque le ha caído un marrón al pobre…

Aun así lo está llevando bastante bien, ¿no te parece?

Jueves.

¡Y llega el Tuit-Relato!

En el capítulo de esta semana, el penúltimo, Will y Charles siguen a los asesinos con la intención de detenerlos y atraparlos.

¿Lo conseguirán?

Y el post de David Orell de esta semana es un precioso relato corto titulado Huir de la ciudad. ¡Ve y échale un vistazo!

Viernes.

Otra semana más que se acaba y hoy es un día genial porque voy a ver la nueva de Los vengadores.

¡Avengers! ¡Assemble!

La semana que viene más y mejor.

¡Un besazo!

Libre de virus. www.avast.com
Publicado el

Entrevista a… Paul Nichols de El Guardián.

entrevista

Entrevista a  Paul Nichols:

Di tu nombre completo:

Paul Brian Nichols.

¿Edad?

Diecinueve, cumplidos este enero.

¿A qué te dedicas?

Ayudo en un rancho en Demolition Bay, en el Yukón. Y soy la parte humana de un berserker.

¿Y qué es lo que realmente te gustaría hacer?

No estoy seguro. Estaba terminando mis estudios de Derecho, hacia mis prácticas en el despacho de mi padre… pero no era feliz. No voy a decir que mi situación actual me vuelva loco, pero me hace sentir mejor que la anterior. Prefiero estar en este pueblo perdido antes que en California, viviendo una vida que no me pertenecía.

Cuéntame… ¿Qué hobbies tienes?

Molestar a Alger y a Jerome. Me estoy haciendo un experto en eso.

¿Tienes a alguien especial en tu vida ahora mismo? ¿Familia?

Tengo a Rose, la chica más especial y valiente que jamás he conocido. Es simplemente perfecta. Y, como diría Alger, huele genial. ¿Familia? Mi padre sigue vivo pero dejamos de hablarnos cuando empezó a vivir con su nueva novia.

¿Qué es lo que pasa en tu vida en este momento?

La unión con Alger se ha completado. Hemos conseguido eliminar de una vez y por todas al loco de Mengele. Ahora, la comunidad vive un momento muy crítico pero nosotros debemos salir a buscar nuestra reliquia. Ahora, juntos, será más fácil encontrarla.

Y para terminar… ¿Qué planes tienes para el futuro?

Cuando todo esto acabe pienso regresar a Destruction Bay y quedarme tranquilo allí, con Rose. Todo lo que ella me deje.

El Guardián está disponible en el blog y en Amazon.