Publicado el

Maquetar… escribir… ¡aún no me lo creo!

IMG_5291[1]

Hoy está siendo un día muy especial.

Aunque mi novelita ya lleva dos semanas en línea, hoy he recibido mi copia (la burra la última XD) y estoy con esa sensación rara de no creerme que eso es mio.

Ha sido un poquito un mixto de orgullo de madre y amor a primera vista XD

No había sentido algo así en mucho tiempo, la verdad.

¡Ha sido una pasada!

Aunque no lo parezca, esa novelita ha sido el resultado de un año de cambiar mucho de idea y reescribir lo que inimaginable y el poder tocarla y verla es… indescriptible.

Imagino que quien haya hecho lo mismo, si me entenderá.

Y da igual que sea publicada por editorial o autopublicada como en mi caso. ¡Sigue siendo una pasada!

Pero para volver al redil de la normalidad en este blog, voy a compartir con vosotros los tutoriales que seguí para poder maquetar la novela en Amazon y CreateSpace que me ayudaron un montón. Y, de camino, el blog del chico que los hizo que es muy “apañao”, como decimos por aquí abajo.

En caso de emergencia, de querer arreglar bien un PDF para regalar o si estás sin un “perra” para poder pagar una maquetación profesional, estos tutoriales pueden ayudarte bastante.

¡Ojo! Sigo defendiendo el trabajo profesional ante todo. Siempre y cuando puedas permitírtelo, claro.

Blog Lectura Alternativa. Tutoriales de publicación. 

También quiero compartir un maravilloso post de Literautas sobre Cómo escribir una novela paso a paso, que me ha parecido genial.

¡Un saludo a Felipe Santa Cruz y mil gracias por sus post!

¡Al resto, no olvidéis que ya está “Jack T.R.” disponible!

¡Un beso!

Publicado el

Los servicios editoriales… ¿imprescindibles?

Y mucho.

Un corrector, un editor… son más que imprescindibles en la vida de un escritor.

¿Por qué?

Pues porque cuando tu estas escribiendo (y corrigiendo) tu historia llegas a un punto que ya no ves. Así de simple. No ves los fallos que puedas tener tanto ortograficos como de trama. Errores que pueden ser minúsculos o tontos y eres incapaz de detectarlos porque no puedes alejarte lo suficiente de tu historia.

Aun no he trabajado con nadie de esa rama así que no tengo mucha idea de como lo hacen. Pero incluso para los fics teníamos “betas” que leían y te hacían ver esos errores y te ayudaban a corregirlos.

Hoy en día hay muchos servicios editoriales muy competentes y a buen precio en la red. ¿Por qué? Porque cada vez hay más gente que decide autopublicar por su cuenta y riesgo y quiere hacerlo bien.

Os pongo unos links de varios para que les echéis un ojo y los consideréis antes de tomar la decisión de autopublicar sin ayuda.

  • El oficio de Escritor. La web de Alejandro Quintana que os ofrece informes de lectura, asesorías y consultas. Su blog, además, tiene consejos muy útiles. ¡Echad un ojo!
  • Editopia.  Especial para autores indies. También ofrece maquetación, marketing, diseño… vamos, de todo un poco.
  • Correcciones y Editores. Corrección y edición de tu novelas además de informes literarios. Su blog también cuenta con un montón de consejos de escritura.

Hay muchos más, por supuesto. No solo editores o correctores, también los que se especializan en portadas, marketing y mucho más. Pero de esos ya hablaremos más adelante.

Ahora voy a intentar cenar, que aun tengo mucho que hacer esta noche aprovechando que el ordenador ya funciona como debe.

 

Publicado el

Cuando la impaciencia ataca.

Hoy voy a hablar de una de mis peores enemigas.

Es tan mala como la hoja en blanco y la inspiración que se va de paseo y no regresa.

¿A quién no le ha podido la impaciencia?

Pues a todos.

Dependiendo de si eres una persona más o menos tranquila, te afectara en mayor o menor medida. Pero a todo el mundo, en alguna ocasión, le ha ganado la batalla el deseo de hacer/conseguir algo y que sea ya.

En este mundillo que hemos elegido, igual que en cualquier otro ámbito de la vida, es un enemigo al que debes aprender a manejar.

¿Cuántas historias se han estropeado por las prisas al corregir, al terminarlas? ¿Cuántas veces has pensado al leer algo… “esto tiene un final apresurado”? ¿O te has encontrado con alguna falta ortográfica por que se revisó con prisas? ¿O un fallo en la trama?

Cuando dicen que las prisas son malas consejeras, por algo será. Y esas prisas que te hacen cometer esos errores, vienen por la impaciencia.

Cuando empiezas una historia estas emocionadísima. ¿Verdad? Y te da esa impresión de que tus dedos no van lo suficientemente rápidos. Tu cerebro corre más. El va cuatro o cinco capítulos por delante, lo cual es bueno. Y malo.

Bueno, porque sabes cómo va a seguir la historia. Malo, porque te está haciendo sentir como que no vas a poder plasmarlo todo lo suficientemente rápido, que la idea que tienes en ese instante la vas a olvidar por ir tan despacio.

En los borradores eso no importa realmente. Es un borrador. Todos sabemos los mil cambios que acabara sufriendo, así que… no, realmente no importa mucho. Además, recuerda, para eso están las notas. Si sigues pensando tres capítulos por delante, para, escribe esa idea en papel y luego sigue con lo tuyo. Metete en la cabeza (y de camino se lo comentas a tu cerebro) que lo que nos sobra es tiempo. Normalmente, claro.

Aplícalo al corregir y revisar también. Porque… tu lees… y relees… y vuelves a releer… y quieres acabar. Reescribir puede ser muy divertido. No sabes que vas a cambiar o que nuevo giro surgirá de repente transformando tu borrador en algo mucho más bonito. Pero también puede ser tedioso releer tanto. Mi voto esta en hacerlo poquito a poco, por mucho que desespere. Dos, tres capítulos máximo y luego un largo descanso o empezaras a saltarte párrafos con la excusa de que en el primer repaso ya estaba bien.

Para los que tienen la suerte de saber maquetación y diseño y se autopublican (os envidio terriblemente. Tarde tres horas en aprender a usar un solo botón de un programa de maquetación. Tenéis mucho merito.) ojito también con esa impaciencia. Que por mucho correr, no hagáis una chapuza. Todos estamos deseando ver publicado nuestro libro. Los autopublicados siempre lo conseguirán antes, pero que ese deseo de verlo en el escaparate on line no os haga cometer el error de ir con prisas. Que luego esos errores no se olvidan.

A mí la impaciencia me puede como a la que más. Siendo como soy una “Mari Nervios”, llega a frustrarme mucho. No solo en esto, en todo. Treinta y cinco años peleando con eso me ha enseñado a domarlos un poco. A obligarme a decir… Ahora no… todavía no…

Ahora me repito a mi misma mientras escribo… todavía no… repásalo otra vez… aun no ha reposado lo suficiente… déjalo un par de días más… se más paciente…

Obviamente, no me funciona siempre, como a cualquiera. Pero también trato de recordar eso que aquí se dice muchísimo… escribir no es un sprint, es una maratón. Y en las maratones no se corre especialmente rápido hasta que ves la línea de meta. Se trata de aguantar hasta ese momento, no de agotarte antes.

Así que cuando te pueda, para. Deja lo que estés escribiendo y haz otra cosa hasta que te calmes. Si, es lo contrario que se dice, ¿verdad? Lo normal sería no parar, no distraerte. Pero en este caso, debes. Si acabas frustrado por esa impaciencia, tu historia podría ni terminarse. Así que si, para. Mira algo… la tele, escucha música, mira por la ventana (yo tengo un bar muy divertido enfrente. Cuando me frustro, les miro. A ellos y a los policías que vienen día si y día no a llamarles la atención.) Lo que sea que te calme y luego, sigue escribiendo.

Otra cosa que a mí me gusta hacer para evitar eso es centrarme solo en lo que me toca escribir ese día. Como cualquiera, yo tengo mi esquemita. Bueno,  hago mini resúmenes por capítulos. Unos pocos párrafos para el capítulo entero, a escena por párrafo. Me lo leo varias veces antes de escribirlo, meditando como van a ir y me centro en cada escena como si no hubiera algo más que escribir. Solo una escena cada vez. Así evito distraerme con lo que vendrá después. No me permito ni pensar ni leer la siguiente escena que toca hasta haber acabado la anterior.

Obviamente, esto trabaja para mí. A lo mejor a otro no le vale. O no tiene mi problema. Normalmente, la gente escribe con silencio absoluto para no distraerse o usa música. Yo lo hago con series en versión original puestas como ruido de fondo. Todos tenemos nuestras manías que nos funcionan.

Pero si tienes ese problema, ya sea al empezar o al corregir, antes de apresurarte, para… respira… cuenta hasta diez… y no dejes que la impaciencia te gane.

PD. Este no es la clase de post que he estado publicando últimamente, pero me gustaría mucho saber, de quien lea por aquí, si también les ocurre algo parecido y como hacen para evitar que les distraiga. Sería interesante saber vuestra opinión.