Construyendo al malo

Construyendo al malo.

malo

La semana pasada te contaba que, después de releer el borrador, me di cuenta de que no tenía un malo definido.

Necesito un malo y que sea un buen malo. También necesito colarlo en la trama mucho antes de lo que había pensado en un principio.

Le di cara al malo, usando la imagen de un antiguo luchador que me encanta y que casi siempre hacía de personaje malvado en sus rivalidades.

Ahora me falta crearle su personalidad.

Haciendo repaso de los malos que he usado anteriormente en las otras novelas teníamos a Jack, demonio asesino sanguinario y retorcido en Jack T.R., Mordred, manipulador nato en Kamelot 2.0. En El juego de Schrödinger estaban Peter, el lobo renegado, el Hellhound y quien manejaba los hilos, James Stan y en El Guardián teníamos a Mengele, el doctor loco.

Y no olvidemos a Dolph Bauman, de Dagas de venganza. Este ha sido el más divertido de escribir por su carácter explosivo.

El que menos me gustó, Mengele. Al basarlo en la persona real, tuve que imaginar su personalidad y, sinceramente, me daba bastante miedo lo que era capaz de hacer.

¿Cómo va a ser el malo para la siguiente historia? ¿Cómo será su personalidad?

Tiene que ser encantador.

Eso es fundamental, ya que debe embaucar a Colby. Liarlo y engañarlo para hacerle creer que no tiene más salida que traicionar a los suyos.

Debe ser inteligente. Terroríficamente inteligente.

Y paciente. Va a pasar años tramando un plan y realizándolo.

Pero, sobre todo, debe ser un asesino a sangre fría al que no le tiemble la mano para deshacerse de aquel que no le sirva para sus fines.

Así que encantador, inteligente, paciente y sanguinario.

Si, creo que va a dar el tipo bastante bien.

¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

 

Necesito un malo.

Necesito un malo.

malo

Cuando acabé con la primera fase del borrador me di cuenta de dos cosas: lo que había conseguido se parecía poco a lo que había ideado en un principio y no tenía malo.

Verídico. Tengo una historia sin malo.

Eso es absolutamente imperdonable.

La cosa es que si hay un malo. Pero un malo indefinido, sin nombre ni cara ni pasado ni presente.

Y sale muy tarde.

En el repaso me encargaré de corregir todo eso, porque necesito un malo bien hecho si quiero que esta historia funcione.

Y creo que he encontrado la imagen de mi malo.

Mientras escribo estas líneas estoy con un viejo combate puesto en la pantalla grande. No es ningún secreto que el wrestling de la WWE es mi vicio favorito. Tristemente uno de mis favoritos se va de la compañía en unas semanas (no es que lo culpe, vamos) y estoy comenzando el luto viendo combates antiguos suyos.

En uno durante sus comienzos en la compañía lucha contra un veterano que llevaba la división de la FCW (Florida Championship Wrestling) durante el año 2011. Se trata de William Regal, luchador ingles ya retirado y ahora gerente de la NXT.

Regal y Ambrose tuvieron una rivalidad maravillosa durante ese año y unos combates salvajes muy entretenidos de ver. Trabajaban genial juntos antes de que Ambrose fuera enviado a NXT y luego al roster principal de la WWE junto con sus compañeros Seth Rollins y Roman Reigns formando el equipo The Shield.

Pero volviendo a Regal… ingles, con clase y atractivo. En este combate ya estaba mayor y a punto de retirarse (lo hizo un par de años después) pero aún sigue siendo atractivo y carismático a tope. De joven estaba muy bien también XD

Así que ya tenemos imagen para el malo de esta historia. Nos falta su personalidad.

¿Le ponemos la del típico desquiciado explosivo que aparenta calma y modales y luego estalla? ¿O la del frio calculador que da miedo por que no se estremece ni cuando mata a su madre?

Eso lo vamos a discutir la semana que viene… ¡que me pierdo el combate!

¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

 

El malo de la historia.

Iba a hacer el post de otra cosa, pero siempre he tenido debilidad con esos personajes a los que usualmente odiamos, pero a veces… a veces inexplicablemente acabas cogiéndole el mismo afecto que al héroe.

Hablo de “los malos”. Esos personajes imprescindibles en la trama de casi cualquier libro, película o serie.

No puedes tener a un héroe, si no hay villano. ¿Con quién iba a luchar si no?

El tópico más antiguo sobre los malos es que deben ser feos, retorcidos, sin corazón… Algunas de esas cosas se están perdiendo, por suerte.

Hoy en día se lleva más un malo atractivo, incluso más guapo que el héroe, inteligente… y, la mayor parte de las veces, un poco loco.

A mí me encanta esta clase de malo. Estoy deseando poder hacer uno así para mi siguiente historia porque en esa quedaría genial. Me encantaría poder crear un malo de esa clase.

En libros mis villanos favoritos siempre fueron el cardenal Richelieu y Milady. ¡Es que eran perfectos! XD

En las series y películas están creando ahora a unos villanos geniales. Con grandes diálogos, personalidades bien escritas…

El ejemplo más universal seria el Loki de “Thor” y “Los vengadores”. Si no habéis visto las películas… no os culpo. A mí me encantan, pero no a todo el mundo le gustan las películas de comics. Sin embargo, estas están bien. Son divertidas.

Pues Loki, que solo iba a ser el malo de “Thor”, acabo convirtiéndose en el malo de “Los vengadores” también y de la secuela de la primera. Incluso se rodaron a última hora más escenas suyas porque a la gente le encanta Loki.

¿Por qué, si es el malo? Porque, a pesar de saber que va a traicionar, dar la puñalada trapera y que trata de conseguir conquistar y dominar el mundo… es encantador…

Tom Hiddleston acabó muy sorprendido cuando le hicieron salir vestido del personaje para presentar el tráiler de “Thor 2” y se encontró con que el público coreaba su nombre.

 

Otro malo (esta vez de serie) que me encanta es el Moriarty de “Sherlock” de la BBC. Muy buena adaptación moderna del clásico de Doyle, aunque me de dolor de todo cuando se saltan cosas importantes.

Aun así, su Moriarty es genial. Loco, desquiciado, malísimo a más no poder… y que te ríes con él quieras o no.

 

Y acabo mi ranking de villanos geniales con dos de mis favoritos de mi serie preferida. Los dejo los últimos porque esta no la conoce tanta gente (mal hecho. ¡Hay que verla! XD). De “Sobrenatural” (Supernatural en EEUU) destaco, por geniales, a Lucifer y a Crowley.

Lucifer porque lo han escrito justo como yo lo imaginaba (consentido, loco, infantil) y porque Mark Pellegrino lo bordó.

 

Crowley porque el rey del Infierno es capaz de cambiar de bando tres veces en un solo capitulo si con eso saca beneficio y lleva apareciendo casi cuatro temporadas. Un antiguo demonio del cruce, avaricioso, inteligente, manipulador y con unos diálogos geniales. Además… tiene un hellhound…

 

Esos son la clase de malo que me encantaría tener el talento de escribir un día. A lo mejor para la siguiente o para la siguiente de la siguiente… vete a saber.

¿Y a vosotros? ¿Qué clase de malo os gusta?

PD. Hoy es que estaba muy cansada para escribir algo más serio y menos fangirl, la verdad. Espero que no os haya molestado demasiado.

PD2. Recomiendo altamente ver Sherlock y Supernatural. He dicho. XD