Mi aventura de escribir. Podcast: Los weres o cambia formas

Mi aventura de escribir. Podcast: Los weres o cambia formas.

podcast

Hola, ¿qué tal, queridos aventureros? Bienvenidos una semana más al podcast de Mi aventura de escribir, el podcast para despotricar de mis novelas y mis chorradas a gusto.

Esta semana te quiero hablar sobre los weres o cambia formas, una clase de criatura que uso mucho muchísimo en mis novelas.

Los weres o cambia formas son criaturas sobrenaturales con base animal pero que pueden tomar forma humana. Estas criaturas tienen, no solo una forma humana, sino también su inteligencia y forma de comunicarse.

Existen varias clases de cambia formas en la Comunidad Mágica. Los más numerosos y conocidos son los lobos.

Los lobos viven en manadas, casi siempre reunidos en un mismo vecindario que formará parte de su territorio. No tienen problema con relacionarse y trabajar con humanos, pero si mantienen una firme y estricta política de ser discretos y no dejarse ver en su forma original ante humanos ajenos a la Comunidad. Cualquiera que lo haga será juzgado y condenado a duras penas.

Lamentablemente, lobos rebeldes o enfermos han cometido esos deslices, creando las leyendas sobre hombres lobos que llevan existiendo durante siglos en la mitología humana.

Los lobos son seres muy sociables, con un orden jerárquico muy claro basado en un Alfa o jefe de manada y un Consejo formado por varios miembros destacables que tomaran las decisiones sobre leyes o castigos. Todo gira alrededor del Alfa y su Consejo.

Otros miembros weres de la Comunidad son los leones. Estos son mucho menos sociables y más escasos que los lobos, pero igualmente importantes y poderosos. Los leones también viven en manadas o familias pero tienen costumbres anticuadas muy arraigadas que mantienen en la actualidad. La más conocida es la excursión. Cuando un león macho cumple los dieciocho es enviado a viajar solo sin el apoyo o la protección de los suyos para buscar a su futura pareja y formar su propia familia, lejos del hogar.

Otra costumbre que existe y que se ha erradicado de casi todas las manadas pero aun sobrevive en unas pocas es la marca de omega. La marca es el peor castigo que un león puede recibir y se ejecuta por crímenes muy graves.

La marca de omega convierte a un alfa en un ciudadano de segunda para su raza. Le despoja de sus derechos y su nombre, su familia le repudia y es desterrado de la manada y de su ciudad. También se le impone una marca a fuego en el cuello. Un pequeño circulo del tamaño de una moneda con el símbolo omega en su interior.

Otros weres son también los coyotes, una raza muy escasa y de la que ya solo quedan unos pocos miembros al norte de Estados Unidos. Siglos atrás eran muy numerosos, pero fueron masacrados por los ejércitos extranjeros al colonizar el país. Antiguamente también vivían en manadas, pero ahora suelen ser vistos solos o en parejas, manteniéndose alejados de otras criaturas, sean humanas o sobrenaturales.

Los tigres también forman parte del grupo were. Estos no viven en manadas, si no en parejas cuando las encuentran. Son gente muy desconfiada y no suelen mirar con buenos ojos a los humanos, a los que esquivan como a la peste. Tampoco son muy fans de la Comunidad, de los que se mantienen alejados. Ellos solo quieren hacerse cargo de sus problemas y no de los demás.

Existen otros muchos pero eso necesitaría un libro más que un post o un podcast, la verdad. Y adoro estas criaturas. ¡Dan tanto juego! Puedes ser todo lo creativo con ellas como quieras porque no hay nada escrito en piedra sobre sus orígenes.

Todo eso que has escuchado, me lo he inventado. Es la historia y los orígenes que he creado para mis personajes, tanto presentes como futuros.

Por ejemplo, de los lobos ya conoces a los hermanos. Joseph, Jonathan y Colby, quienes ya conociste en el relato 3 hermanos y a los que volverás a ver en mi nueva novela Lobos. Conoces a la manada de Chicago, a la de Nueva York de la que forma parte Will o a la de Davenport, a la que pertenecen los hermanos.

Por cierto que ya que el relato 3 hermanos va a ser parte de la novela, lo he reescrito y cambiado un par de cosas para que esté mejor y encaje bien con la historia que le sigue.

¡Te va a encantar!

También tengo unos leones. Son tres. Si, tengo algo con ese número, por lo visto.

Mis leones son Kenny, Max y Nicky y tienen una historia muy interesante que contarte. Pronto. Aun no les toca, pero el borrador ya está creado y tengo un montoncito estupendo de relatos cortos con ellos porque son adorables y no puedo dejar de escribir sobre sus aventuras.

En serio, adorables.

También voy a tener un tigre. Eso está en proceso. Se va a llamar Tyson y es un mal bicho que va a necesitar cambiar sí o sí. No te digo más porque aún solo es una idea y va a cambiar todo en unos meses, fijo. Que ya me conozco.

Y ya conoces a un coyote, pero no sé si lo habrás notado. En El Guardián había un coyote cambia formas llamado Jerome, quien también es un chaman y parte importante de Destruction Bay. Lo recuperaré para la historia de los leones. Ya verás.

Como te digo, son personajes con los que puedes jugar una barbaridad en tus historias y son muy divertidos de usar.

Para mi estas criaturas viven entre nosotros sin ser detectados, ya que suelen estar casi siempre en su forma humana, pero toman su forma original si pierden el control de alguna manera, lo necesitan o cuando están muy heridos. Y no suelen tener magia aunque si los sentidos hiper desarrollados de los animales cuyas formas poseen. El oído, la vista, el olfato… suelen ser cientos de veces mucho mejores que los de un humano, algunos de ellos incluso pueden oler la magia.

No soy la única ni la primera que los ha usado, obviamente. Pero siguen siendo unos personajes muy atractivos y si te atreves a salir de lo típico, como los lobos, y usas otros animales más exóticos, darás un toque muy original a tus historias.

Tengo en reserva sacar un día hienas. Son unos bichos fascinantes.

Y hasta aquí vamos a llegar esta semana. En la próxima ocasión hablaremos sobre dragones y por qué mi dragón mola más que el tuyo.

Recuerda que el día 28 de febrero saldrá a la venta mi próxima novela, Lobos. Una nueva parte de la Comunidad Mágica vs La Orden.

Recuerda que puedes encontrar mis otras novelas en Amazon, buscando por mi nombre, Eva Tejedor, y en mi blog, miaventuradeescribir.com

También que tengo un Patreon en el que puedes colaborar, en Patreon.com/EvaTejedor, y también un Ko-fi, con relatos de regalo en ko-fi.com/evatejedorescritora.

Y dicho esto, me despido hasta dentro de quince días.

¡Hasta la próxima, queridos aventureros!

Escucha “Mi Aventura De Escribir. El Podcast. Weres o cambia formas” en Spreaker.

https://widget.spreaker.com/widgets.js

 

Lobos: relato y sinopsis

Lobos: relato y sinopsis.

relatos sinopsis

¡Feliz lunes!

Si, lo sé… es lunes.

¡Un día horrendo!

Y para animarlo te voy a dejar aquí un nuevo relato basado en los personajes de mi próxima novela, Lobos. En este te enseño lo ocurrido con uno de sus personajes y la razón de sus futuras acciones.

También te dejo la sinopsis de Lobos.

¡Estoy tan emocionada con la historia! ¡Tengo tantas ganas de que la veas!

Pero primero, el relato.

¡Que lo disfrutes!


Nueva York siempre le resultaba intimidante.

La ciudad era tan enorme, tan repleta de gente, ruidos, olores… era abrumadora.

Y las reuniones del Consejo no ayudaban a mitigar esa sensación. Más bien lo contrario.

Ver tantos Alfas importantes, a su padre ejerciendo su cargo, sus hermanos ocupando el lugar que les pertenecería en un futuro… Si, era muy consciente de la posición que un día ocuparían sus hermanos. Joseph sería el Alfa cuando su padre acabara su mandato y Jonathan su segundo, como lo era hoy en día su madre.

Y él… Colby no sabía cuál sería su lugar cuando llegara el momento, pero sí que sería al lado de sus hermanos.

De eso no tenía duda.

Siempre que visitaban Nueva York, a Colby le gustaba escaparse un par de horas para pasear por Central Park. Era el único lugar que no le agobiaba de toda la ciudad. Así que, mientras su padre tomaba algo con sus amigos, Joe iba a comprar un regalo a Gale y Jon se perdía paseando por calles que nadie conocía, él se dedicaba a recorrer el parque, solo.

Y mientras andaba y disfrutaba de un momento de tranquilidad y soledad, meditaba sobre su lugar en la manada y su relación con Jon.

Su relación, a pesar de que llevaban años juntos, aun resultaba nueva. Ambos estaban todavía adaptándose a la nueva situación. Pasar de hermanos y amigos a pareja no les estaba resultando fácil. Demasiados años de familiaridad y costumbres que debían mutar en algo nuevo.

Pero estaban trabajando en ello.

También estaba Jon y su negación a avanzar. A veces le costaba horrores que su pareja dejara de ser su hermano y se comportara como una pareja debía hacerlo. Colby quería a su hermano y le necesitaba, en ocasiones. Pero amaba más a su pareja y le necesitaba mucho más. Eso era algo que Jon tenía que aprender pronto. Antes de desesperarle.

– Bonito día, ¿verdad? – para fastidio infinito de Colby, un tipo vestido con traje oscuro se había colocado a su lado, apoyándose en la misma barandilla que él.

Era un hombre grande, con cabello rubio y ojos claros. Aparentaba ser mucho mayor que él, tal vez veinte años mayor o más.

Había mucho espacio para disfrutar de las vistas. ¿Por qué se había puesto ahí?

Molesto, el chico se limitó a asentir, desviando la mirada del hombre a su lado. Lo olfateó disimuladamente. Un humano. Ni rastro de magia en su olor. Solo cuero, gasolina y algo más que no terminaba de distinguir.

El tipo, obviando su molestia, siguió.

– Siempre que vengo de visita a la ciudad me gusta pasear por aquí. ¿Sabes? Da mucha paz. – su acento no era americano. ¿Ingles, tal vez? Europeo, con seguridad.

– Aja…

– Veo que a ti te gusta hacer lo mismo, Colby. – el joven lobo se tensó, volviéndose despacio para encarar al hombre. Este le sonrió y su sonrisa le puso los vellos de punta.

– ¿Quién eres? ¿Cómo sabes mi nombre? – la sonrisa del hombre se volvió socarrona.

– Sabemos mucho sobre ti. Y sobre tu familia. Sé que has venido aquí acompañando a tu padre y tus hermanos, para una reunión, ¿verdad? – el lobo gruñó. El tipo se abrió la chaqueta y mostró la culata de una pistola asomando de la cintura del pantalón. – Quieto ahí, chucho. Si me haces algo, te pego un tiro.

– Eso es un farol. No te atreverás a disparar en un sitio tan público.

El hombre rio. Una de esas risas que escuchabas al psicópata de las películas de miedo y te ponían los pelos de punta. Colby miró a su alrededor buscando una manera de salir de ahí. Calculó sus posibilidades y comprobó que no tenia demasiadas.

– ¿Eso crees? La Orden puede hacer lo que quiera.

– ¿La Orden?

– Exactamente, chico. Ahora presta atención. Si no quieres que te pase algo a ti o a tu familia, vas a hacer lo que te digamos.

– Ni de broma.

– Creo que no me has entendido. Esto no era una sugerencia. Es un hecho. – el lobo volvió a gruñir, enseñando los dientes. – ¿No crees que pueda obligarte? Tu hermano Jon está ahora paseando por el Bronx. – soltó de repente, confundiéndole. – Tiene la mala costumbre de meterse en malos barrios, ¿sabes?

El hombre sacó una Tablet de su chaqueta y la encendió. A los pocos minutos le enseñó la pantalla a Colby. En ella se podía ver a Jon andando, con las manos metidas en los bolsillos de su chaqueta de cuero, mientras contemplaba escaparates.

Al lobo se le heló la sangre en las venas. Alguien estaba siguiendo a su hermano.

– Tengo entendido que este es tu pareja. – ¿Cómo sabía eso? Solo su familia conocía su relación. – Llámalo. Comprobaras que esto no es grabado. – Colby cogió su teléfono y llamó a su hermano.

En la Tablet, Jon se detenía y sacaba su móvil, sonriendo al contestar.

– ¡Ey, J! ¿Qué estás haciendo? – preguntó con la voz más normal que pudo reunir.

– Paseando por el Bronx. Deberías haber venido. Este sitio es genial. – en la imagen, Colby vio como su hermano se detenía en un puesto callejero y compraba un colgante plateado con la forma de la cabeza de un lobo. – ¿Voy a buscarte y comemos? Te llevo un regalo.

– Cla… claro que sí. ¿En veinte minutos frente al hotel?

– ¡Hecho!

Colby colgó después de despedirse, aun con el corazón en un puño. ¿Quién era ese tipo? ¿Cómo era posible que les estuvieran siguiendo sin que lo hubieran notado hasta ese momento? ¿Cómo sabían tanto de ellos?

Alguien les estaba espiando en su propia casa.

– ¿No es tierno? ¡Hasta te ha comprado un regalo! – se burló el humano. – Los lobos sois adorables a la hora de aparearos.

– ¿Qué quieres? – siseó.

– Por ahora, nada. Pero pronto volveré a aparecer y harás lo que te diga. Me traerás lo que te pida, sea lo que sea, o él muere. Avisa a los tuyos, y morirá igualmente. Puede que no podamos acercarnos a tu padre, siendo el Alfa, pero si a tus dos queridos hermanos, Colby. Recuérdalo.


Lobos.

Chicago. La Orden sigue imparable en su cruzada por acabar con la Comunidad Mágica.

Colby, quien traicionó en el pasado a su manada, está dispuesto a todo para redimirse ante los suyos y para eso tratará de interferir en los planes de la malvada organización.

Con la ayuda de Jon, su pareja, quien no permitirá que nadie los separe de nuevo y de Joseph, su hermano, intentarán salvar su mundo de la crueldad humana.

Sígueles en su aventura para mantener a salvo al mundo mágico.

¿Lo conseguirán?

Lobos es una nueva parte en la saga Comunidad Mágica vs La Orden de la autora Eva Tejedor, ya compuesta por los títulos Jack T.R., Kamelot 2.0, El juego de Schrödinger, El Guardián y Dagas de venganza.

¡No te pierdas la continuación de esta aventura!


¿Qué tal suena?

Bien, ¿verdad?

¡Pues vigila el blog porque habrá cositas más interesantes dentro de poco!

Y recuerda… ¡puedes encontrar mis otras novelas en Amazon y en el blog y no olvides invitarme a un Kofi o ser mi mecenas en Patreon!

Become a Patron!https://c6.patreon.com/becomePatronButton.bundle.js

Recopilatorio de relatos cortos sobre la novela Lobos

Recopilatorio de relatos cortos sobre la novela Lobos.

relatos

Si, el título es muy clarito. Es un post de relatos ambientados e inspirados y protagonizados por los personajes de mi próxima novela, Lobos.

Así que disfrútalos. Pronto subiré alguno más.

Dos lobos y un bebe

Conversaciones

Espectador involuntario

Lobos de Davenport

Pronto prometo subir alguno más para que puedas ver mejor como son los personajes en esta novela.

Recuerda también que tienes otras novelas para leer, si no lo has hecho antes y que puedes participar echándome una manita con mi Patreon, donde tienes contenido exclusivo e invitándome a un Ko-Fi.

Become a Patron!https://c6.patreon.com/becomePatronButton.bundle.js

 

Mi aventura de escribir. Podcast: Lobos

Mi aventura de escribir. Podcast: Lobos.

podcast

¡Hola! ¿Qué tal, queridos aventureros?

Soy Eva Tejedor y os doy la bienvenida al podcast de Mi aventura de escribir, el podcast de mi blog, mis novelas y mis chorradas.

Hoy quiero hablarte sobre mi próxima novela, Lobos. Sobre de qué va, sus personajes, sus antecedentes y su inspiración.

Porque su inspiración es algo que te va a resultar curioso, como poco.

La gente tiende a creer que los escritores estamos un día tan tranquilos y nos viene de repente la inspiración y empezamos a escribir como locos.

No es así… siempre. La inspiración puede darte una idea, no una novela entera.

Y tampoco viene de repente y sin hacer nada.

Unas veces, se te ocurre algo y empiezas a darle vueltas y vueltas y ahí aparece. Otras, estas leyendo algo o viendo algo y se te ocurre una tontería y ahí aparece. O estas escuchando algo. O estas durmiendo, que es cuando más fastidia.

O, lo más normal, estás escribiendo cualquier cosa y trabajando y se te ocurre algo y ahí aparece.

Eso es así, queridos aventureros. La inspiración no es más que el reflejo de trabajar y trabajar, como todo.

Otras veces, aparece por una chorrada.

He dicho mil veces y si no entra en mi Twitter y lo verás, que soy muy fan de la lucha libre. Prowrestling for the win para mí. Empecé volviendo a engancharme a WWE después de mil años sin verla y luego pasé a NJPW y AEW y hasta ahora.

Pero todo pasó con el Summer Slam de 2015 cuando el actor Stephen Amell, protagonista de Arrow participó en un combate por parejas junto con Neville contra Stardust y Barret.

Fue ese combate, por salir el actor ya que entonces era muy fan de Arrow, lo que me hizo regresar a la lucha.

¿Qué tiene que ver esto con la novela? Espera, que ya voy llegando.

En ese mismo programa hubo otro combate que me llamó la atención. Roman Reings y Dean Ambrose contra The Wyatt Family. Y ahí, a mi Ambrose me hizo mucha gracia. Tanta, que me hice fan y empecé a rebuscar.

Cuando yo me hago fan de algo, lo veo todo. Y quiero decir todo. Me hice fan de Ambrose y eso significó que busqué hasta la pelea más antigua que tuviera, cuando aún era Moxley en las indies hasta llegar a sus peleas en FCW y NXT. Y de ahí, a WWE con Roman y Seth haciendo el trio The shield.

Que voy llegando, en serio.

Pues viendo combates de estos tres, me tropiezo con una vez que intervinieron para impedir que la Autoridad, en esos años eran Triple H, Kane, Randy Orton o Batista, no recuerdo, dieran una paliza a Daniel Bryan, que acababa de ganarle un combate a Triple H. En un instante del lio que se formó ahí con tanta gente por medio, los tres arrinconaron a Triple H en el ring, rodeándole y dando vueltas a su alrededor amenazantes como una jauría de perros y uno de los comentaristas los llamo los sabuesos de la justicia, que era su sobrenombre.

Y ahí, justo ahí, se me hizo una lucecita en la cabeza.

Los tres iban siempre de negro, actuaban como un solo y atacaban en grupo. A mí no me parecían perros, me parecían lobos.

Y ¡hola, idea!

Si, los tres hermanos lobos del relato 3 hermanos y de la futura novela están inspirados en un grupo de tres luchadores.

¡Bienvenidos a mi cabeza!

Quitando que me inspiré en su físico un poco y usé sus nombres reales para nombrarles, no tienen nada que ver con las personas. Estos personajes son ficticios y nada parecidos a los reales. Están inspirados y ya.

Volviendo a la idea.

Ya la tenía, ahora había que trabajarla. Y creé el relato.

Pero después de escribirlo y hacer otras cosas más, sentía que le faltaba algo. Faltaba historia que contar. Pero no sabía como hacerlo.

La prueba de que no tenía ni idea de cómo hacerla está en que ha salido al tercer borrador. He cambiado la historia tres veces, desde puntos de vista a momento y trama.

Al principio tenia pensado contar su infancia. Era una idea muy bonita pero aburrida. A lo mejor un día lo hago, tal vez en un futuro relato. Pero no era para la novela.

Luego pensé en contarlo a medio camino. Aun juventud y antes del relato. Pero tampoco me convenció.

Y, entonces, decidí seguirlo a partir del relato, usando lo que había escrito en los otros borradores como información para cuando hablaran de momentos compartidos en el pasado. Eso es algo que luego usaría más tarde para ayudarme a escribir otro borrador, pero eso es ya otra historia.

Así que la novela parte desde lo ocurrido en el relato, el cual he revisado todo lo posible para incluirlo en la novela, como una especie de introducción.

Y a partir de ahí, la historia se va desgranando en lo ocurrido antes de todo eso, en las consecuencias de las acciones de los protagonistas y en detener por todos los medios a La Orden, que sigue avanzando en sus planes de destruirles.

Y, a pesar de que los tres salen en esta historia, la trama se centra más en los dos pequeños, que son también pareja. Aclaro que cuando digo que son hermanos, no lo son de sangre, muchas gracias. No están realmente emparentados. Se criaron juntos y eso, pero ya. Y estos dos siempre han tenido una relación distinta entre ellos a la que tenían con el tercer hermano.

Pues siguiendo a esos dos es como va a avanzar la historia, ya que uno de ellos, Colby trabajó con La Orden y su pareja le va a ayudar a fastidiar uno de los planes de la organización. Solo que cuando van a hacerlo, se encuentran metidos en otro lio y van a necesitar ayuda. Ahí volverá a aparecer Aidan, ya que es al único que conocen y que no intenta matarlos.

Luego la cosa se lía mucho más y espero no liarme yo tanto cuando me ponga a hacer la sinopsis… que mal las hago.

Esta novela y su relato anterior van justo después de Dagas de venganza. De hecho, si has leído el relato verás que, cuando aparecen los de Kamelot haciendo su cameo maravilloso, hablan sobre el incidente de Nueva Orleans y lo que han descubierto allí. Así que lo sucedido en el relato y en la novela viene un mes o dos escasos después del fin de Dagas de venganza.

Ha sido bonito recuperar a Aidan. Había olvidado lo muy cabezota que es, el chiquillo. Va a matarme a disgustos a mi y al resto. A ver si consigo que acabe la saga vivo…

Y eso es todo lo que puedo contarte por ahora de la novela. Esto y que la sacaré a la venta en Amazon el día 28 de febrero. Ya no queda nada.

En el próximo podcast te hablaré un poco más de los personajes, para que los conozcas y adores como yo lo hago.

Recuerda que puedes encontrar mis otras novelas en Amazon, buscando por mi nombre, Eva Tejedor, y en mi blog, miaventuradeescribir.com

También que tengo un Patreon en el que puedes colaborar, y también un Ko-fi.

Become a Patron!https://c6.patreon.com/becomePatronButton.bundle.js
Y dicho esto, me despido hasta dentro de quince días.

¡Hasta la próxima, queridos aventureros!

Escucha “Mi aventura de escribir: Lobos. inspiración.” en Spreaker.

https://widget.spreaker.com/widgets.js

Recopilatorio de posts sobre la nueva novela, Lobos.

Recopilatorio de post sobre la nueva novela, Lobos.

lobos

Primero, ¡Feliz año nuevo! Espero que hayas tenido una buena salida y entrada de año y lo hayas pasado bien.

Segundo, avisarte de que, tras pensarlo detenidamente, mi próxima novela pasará de llamarse Lobos de Davenport a Lobos. No sé, me suena mejor de esta manera.

También avisarte de que ya tiene fecha de salida fijada.

El 28 de febrero.

¿Por qué ese día?

Por nada en particular y por todo. Me daba buenas sensaciones la fecha.

Y dicho todo esto, avisarte también de que los próximos dos meses serán solo de promoción de la novela en el blog. Habrá un sorteo para conseguir la versión digital y enseñaré la portada y todo lo demás. Espero que me de tiempo a todo.

Ahora, el post.

He aquí el recopilatorio de post sobre la novela y sobre el proceso de crearla durante estos meses. Espero que te gusten.

Empezamos con las notas

Creando personajes

Creando mundos

Personajes rebeldes

Fanfiction y la inspiración

Reescribir el borrador

Necesito un malo

Construyendo al malo

Personajes secundarios

Personajes con alma

El pasado nos persigue: Colby

Joe, el corazón del lobo

Y vuelta a cambiar el borrador

¿A la tercera va la vencida?

Por qué he descartado otros borradores

Progreso de la nueva novela

Lobos de Davenport

Esto es todo lo que necesitas para ponerte al día con el progreso de la novela, que está a puntito de salir.

¡Estoy deseando enseñártela!

Recuerda también que tengo otras que puedes leer si no lo has hecho ya y que puedes participar echándome una manita con mi Patreon, donde tienes contenido exclusivo e invitándome a un Ko-Fi.

Dos lobos y un bebé. (Escena en Lobos)

En poco tiempo estaré sacando al mundo mi próxima novela, Lobos. Es una nueva parte de la Saga Comunidad Mágica vs La Orde, que ya sabes, se puede leer también independientemente.

Pero mientras viene o no viene, quiero que veas un poquito de que va y cómo son los personajes. Estoy segura de que te van a caer bien.

Así que aquí te dejo una escena de la novela. ¡Disfrútala!

Dos lobos y un bebé (escena de Lobos)

lobos

– ¿Tienes alguna idea de cómo cuidar a una niña?

Colby miró a su pareja como si fuera un extraterrestre.

¿Qué demonios iba a saber él de niños? Había sido el pequeño de sus hermanos y nunca tuvo tratos con críos.

No, no tenía ni idea de que iban a hacer con la pequeña. Estaba improvisando sobre la marcha.

– Estoy tan perdido como tú. ¿Cómo lo hacía mamá? – Jon se encogió de hombros.

– Ni idea.

La razón de esa conversación era que la pequeña Carol en ese momento lloraba desconsolada sin motivo aparente. Colby pasó lista mentalmente. Le habían dado de comer, cambiado el pañal, bañado y puesto una camiseta prestada de Aidan como camisón.

¿Por qué lloraba?

El joven lobo miró a la pequeña en sus brazos, angustiado, y dio un par de paseos por la habitación, intentando calmarla.

Su pareja le observaba con aire burlón, lo que le molestó y le puso más nervioso. Como si no lo estuviera bastante.

– ¿De qué te ríes? – le siseó. El otro le sonrió, claramente divertido.

– De nada. Solo pensaba que estas adorable con un niño en brazos.

– Pues no te emociones. Viendo lo mal que se me da, es una suerte que no podamos tener cachorros. – eso arrancó una carcajada a su pareja.

– Primero, no se te da tan mal. Demasiado bien lo estás haciendo, la verdad. Segundo, podemos hacer como nuestros padres y adoptar, ¿sabes? Pero ya hablaremos de eso cuando pase la tormenta con La Orden.

– Y la de la niña. Carol, pequeña… ¿Por qué lloras? ¿Qué tienes? ¿Qué quieres?

La pequeña sollozó más fuerte haciendo que el lobo se estremeciera de angustia. Su pareja soltó una risita y alargó los brazos, pidiendo al bebe.

– Dámela un segundo.

– ¿Estás seguro?

– Puedo oler tu estrés desde aquí. Y estoy seguro de que ella también. ¿Por qué no vas a calentar un poco de leche, para ver si así la calmamos un poco?

– Buena idea.

Jon casi rio de nuevo ante el alivio del otro cuando le pasó a la pequeña. Esta no dejó de llorar a pesar del cambio, pero el lobo no se amedrentó. La sujetó con cuidado, apretándola contra su pecho y empezó a pasear por la habitación cantando bajito una canción que su madre adoptiva usaba cuando las pesadillas le quitaban el sueño y la tranquilidad.

De los tres, Jon fue el que peor se adaptó a su nueva casa, una vez fueron adoptados por los alfas. Casi todas las noches tenía pesadillas, no hablaba y se mostraba arisco con cualquiera que no fueran sus hermanos.

Su madre tuvo que ser tremendamente paciente con él para conseguir ayudarle. Tras varias semanas sin dormir, una noche de tormenta Jon no pudo más con sus demonios y salió de su habitación aterrado. En el pasillo se tropezó con su madre, quien iba a comprobar que sus niños estuvieran bien.

Asustado, agotado y lleno de pena, se abrazó a ella buscando consuelo y algo de paz. Fue la primera noche que Mary le cantó aquella canción y la primera en la que pudo dormir más de dos horas seguidas.

Así que, irradiando toda la paz que pudo, empezó a cantar bajito al oído de la niña que fue dejando de llorar poco a poco hasta adormilarse en sus brazos.

– ¿Cómo lo has hecho? – susurró Colby, acercándose con la leche. No tenían biberón así que la traía en un vaso pequeño.

– ¿Qué quieres? ¡Las chicas me adoran! – el otro soltó un bufido, divertido.

– ¿Esa era la canción que te cantaba mamá?

– Siempre funcionó conmigo así que tenía que funcionar con ella también.

Colby se acercó y le dio un beso suave en los labios.

– ¿Sabes? A lo mejor no es tan mala idea que discutamos lo de la adopción cuando todo esto acabe.


¿Te ha gustado? ¿Quieres más?

¡Pronto estará la novela completa!

Mientras, puedes disfrutar de otros relatos en el blog.

¡Y en mi Patreon!

¿Leíste el último?

¡Lee el nuevo relato para el Patreon! ¡Descubriendo el destino!

Nanowrimo 2019: último día.

Nanowrimo 2019. Último día.

nanowrimo

Pues este día acabo el Nanowrimo. He escrito las palabras que harán las numero cincuenta mil y, aunque no he terminado la historia, si puedo dar por terminado el reto.

He acabado muy satisfecha y feliz de haberlo acabado y mucho más de haber escrito esta historia. No puedo dejar de decir lo mucho que me gusta y lo muchísimo que adoro a los personajes.

Estoy deseando que conozcas a Kenny, un león que ha sido desterrado de su grupo y anda por el país buscando al humano que causó su desgracia.

Y durante esa búsqueda se tropezará con otros dos leones algo más jóvenes que están de «excursión»

La excursión es una tradición de los leones. Cuando los cachorros tienen dieciocho años, deben abandonar la familia para buscar a su pareja y crear su propia familia. Pueden tardar días, meses o años y no tiene permitido regresar a su antigua casa.

Kenny se encuentra con Max y Nicky, dos hermanos que están en su excursión y que deciden unirse para ayudarse mutuamente. Kenny les cuida y ellos le acompañan en su búsqueda de venganza.

Lo que no esperan es tropezarse también con otro personaje más que les hará cambiar sus planes.

Y, como decían en el Un, dos, tres, hasta aquí puedo leer. Porque si te digo más, me cargo el final de Lobos de Davenport, que va justo antes de esta.

Pero te van a encantar. Y Lobos de Davenport también te va a encantar. Son un dulce.

También estoy deseando enseñarte los relatos cortos que he ido haciendo para presentarlos.

Todo eso será prontito, pero no aun.

Ahora se acaba este reto y ya estoy escribiendo cosas nuevas para seguir, gracias a la rutina tan buena que me he creado por el reto.

Pronto habrá cositas nuevas para leer en el blog y en el Patreon.

El año que viene repito, sin duda.

Podcast: Mi aventura de escribir. Nanowrimo 3.

Nanowrimo 2019: semana final.

progreso

¡Hola! ¿Qué tal, queridos aventureros? Soy Eva Tejedor y te doy la bienvenida al podcast de Mi aventura de escribir, siguiendo el reto del año de escritura, el Nanowrimo.

¡Y entramos en la última semana de este reto!

Se acaba el mes de noviembre, se acaba el reto y vamos a llegar muy bien y casi de sobra, de hecho.

A día de hoy, miércoles 27, ya tenemos algo más de 49 mil palabras, así que mañana jueves llego sin problemas a las 50 mil y aun me quedan dos capítulos más que escribir.

Este año el reto me ha resultado muy divertido y fácil. Otros años me he venido abajo y me he rendido mucho antes de la mitad, no acabando ninguno de los borradores durante el reto. Los acababa mucho después.

La vida, que se te cruza y no hay manera de que te deje hacer algo útil.

Este año he contado con mucha ayuda para acabar. Con el apoyo de mi querido David y el grupo de Telegram ha sido muy fácil sacar fuerzas e ideas cuando no las había.

David, en especial, me ha dado muchas ideas, me ha aguantado un montón de chorradas y leído todas las paridas que iba escribiendo diciéndome su opinión de todo.

Estoy encantada de haberlo casi acabado. Mi historia ha crecido y evolucionado un montón y la amo.

Amodorro a los personajes. Tengo a mis tres leoncitos, Kenny, Max y Nicky donde los quería y no quiero despedirme de ellos. Lamentablemente, no creo que tengan más que contarme por ahora. Pero lo mismo me equivoco.

Me encantaría seguir escribiendo sobre ellos. Se escriben solos, de verdad. ¡Y son tan monos!

Pero, por ahora no va a ser. Ahora tengo en mente un par de relatos para acompañar las siguientes novelas y para poner en el blog, con dos personajes de Kamelot 2.0, Arthur y Gawain, que siempre pensé que harían una pareja adorable.

Otro sería con los protas de Dagas de venganza, Astrid y Alec a los que dejé regular en Memphis, después de un relato en que ya les incluí. E irán acompañados por el prota del relato Dioses y demonios, Zeus. Van a hacer una mezcla divertida.

Todo eso irá tras acabar definitivamente la historia del Nanowrimo, claro.

Y hay que corregir y terminar también mis Lobos de Davenport, que quiero sacarlos a primeros de año. Estoy deseando enseñártelos. ¡Vas a amar a Colby y Jon!

Bueno, mañana acabaré oficialmente el Nanowrimo y ya no habrá más podcast sobre el tema. En el siguiente episodio hablaremos de Dagas de venganza, mi ultima novela.

Mientras, recuerda que puedes encontrar todas mis novelas en Amazon, buscando por mi nombre, Eva Tejedor, y en mi blog, miaventuradeescribir.com. También te recuerdo que tengo un Patreon en el que puedes inscribirte y recibir cositas guays, como relatos y más. Puedes encontrarme en Patreon.com/EvaTejedor.

¡Nos vemos en dos semanas!

Escucha “Episodio 8 – Mi Aventura De Escribir. Nanowrimo 3” en Spreaker.

https://widget.spreaker.com/widgets.js

Resumen semanal: tercera semana de noviembre

Resumen semanal: tercera semana de noviembre

resumen

Lunes.

Esta semana te dejo un cortito sobre mi próxima novela, Lobos de Davenport.

¡El año que viene en Amazon y el blog!

 

Jueves.

¡Y entramos en la recta final del Nanowrimo!

Ya solo quedan diez días, mal contados y vamos muy muy bien.

¿Acabaré?

Lo averiguaremos la próxima semana.

 

Viernes.

¡Y por fin es viernes!

Se acaba la semana, así que toca descansar, los que podáis.

¡Feliz viernes y buen finde a todos!

 

Lobos de Davenport

Lobos de Davenport.

lobos

En unos pocos meses, espero que para principios de año, estaré publicando mi próxima novela, Lobos de Davenport, una parte más de la saga Comunidad Mágica vs La Orden que se podrá leer tanto sola como en conjunto.

La novela seguirá la trama de la saga, buscando y tratando de detener el plan de La Orden, pero también contará la historia de redención de Colby y el intento de salvarle de si mismo de Jon, los lobos que protagonizaron el relato 3 Hermanos, disponible en Patreon y en Dagas de venganza.

Cuando hice ese relato acabé tan enamorada de esos dos que no podía no hacerles protagonistas de la siguiente novela.

Ahora mismo el borrador está en manos de mi queridísimo David Orell, que le está sacando fallos hasta a las comas (XD) y al que tendré que corregir cuando me lo devuelva.

Eso será, claro está, después de que pase el Nanowrimo, que no estamos ninguno para otra cosa.

Con suerte la novela saldrá para finales de enero o febrero.

Mientras, ya te he puesto algunos relatos, pero te voy a poner otro más porque si y porque me apetece.

¡Disfrútalo!


El sol de la mañana le despertó, cuando sus rayos le dieron directamente en la cara. Notó el peso y el calor de otro cuerpo junto al suyo y abrió los ojos para encontrarse con el cabello oscuro y alborotado de Colby.

El sueño les sorprendió la noche anterior mientras veían una película juntos sentados en la cama de Jon. El pequeño quería ver una de terror, Jon una de acción y acabaron con una comedia antigua que habían visto mil veces y se durmieron antes de la mitad.

Ambos estaban abrazados, el pequeño aun dormido, con la cabeza apoyada en su pecho. Jon sonrió sin darse cuenta, acariciando la cabeza del otro y pensando que su hermano necesitaba un corte de cabello pronto. O eso o haría como Joe, que ya tenía la melena a media espalda. Empezaba a parecer más un león que un lobo.

Pero Colby tenía el cabello por los hombros, ligeramente rizado y le hizo cosquillas en el pecho cuando se removió en sueños.

Colby hizo un ruidito, dormido, y el mayor sonrió más ampliamente. Con cuidado se apartó lo suficiente como para poder mirarle con más atención. Eran pocos los momentos que podía disfrutar con calma del otro. Cada vez más escasos y cortos.

Le acarició el rostro con las yemas de los dedos, disfrutando del momento. A la luz del día y con Colby despierto jamás intentaría algo así. No era su estilo demostrar afecto en público. Su pareja lo sabía y se lo permitía sin protestar pero Jon no era ciego. Sabía que le hería al comportarse así. Pero no podía evitarlo.

No era capaz de cambiar tan radicalmente. No todavía, al menos.

Ya puestos, tampoco iba a reconocer que estar ahí y así con el pequeño le hacía sentir seguro y feliz como nunca en su vida.

Verle así, dormido, relajado, tan confiado en sus brazos.

Sentir su cuerpo junto a él, su cálida piel bajo sus dedos.

Oír su respiración profunda, los suspiros cuando le acariciaba.

Todo en su pareja le llenaba de calidez y amor, sobre todo en esos momentos robados.

La casa empezó a cobrar vida, los sonidos de su otro hermano levantándose, su madre bajando las escaleras con sus tacones marcando sus pasos en el parqué… era hora de despertar al otro e ir a desayunar. Pronto sería hora de ir a clase. Colby empezaba su primer año en la universidad y Jon su segundo.

Con un suspiro resignado, volvió a centrar su atención en el rostro dormido del pequeño. Colby y él solo se llevaban seis meses pero era verdad que parecía más joven en comparación. Aun así, Jon pensaba que era adorable en muchos sentidos.

Colby abrió los ojos, despacio y sonrió adormilado al verle. Jon correspondió a su sonrisa, volviendo a acariciarle la mejilla e inclinándose hacia él, pegando sus narices sin dejar de mirarle a los ojos. Podía notar el sonrojo del pequeño y el calor que emanaba la piel bajo su mano.

Era como un imán, pensó Jon rozando su nariz con la del pequeño. No podía evitar sentirse atraído hacia él. Sus labios se rozaron imperceptiblemente, sacando un jadeo de Colby y Jon sintió un impulso casi irresistible de eliminar del todo la distancia que aún les separaba.

Casi irresistible…

La voz de su madre llamándoles para desayunar rompió la burbuja de intimidad en la que habían pasado la noche. Ambos intercambiaron una mirada y una sonrisa cómplice y salieron de la cama despacio y sin ganas.

Colby cogió su ropa para escabullirse a su habitación y así poder vestirse pero Jon le agarró del brazo en el ultimo minuto, tirando de él y haciéndole caer de vuelta a la cama.

El pequeño soltó una risita, sorprendido y Jon le silenció con un largo beso que les dejó a ambos temblando de ganas.

Jon rompió el beso y empujó a Colby fuera de la cama, riendo.

– ¡Venga, largo! ¡Nos van a pillar! – el pequeño le dirigió una mirada de fingido odio mientras tiraba de su camiseta para intentar ocultar su entrepierna.

– ¡Cabrón! ¡Ahora tendré que darme una ducha fría! ¡Esta me la pagas!

– Lo espero impaciente.