Resumen semanal: segunda semana de junio.

Resumen semanal: del 10 al 14 de junio.

resumen

Lunes.

Esta semana te hablo de una de mis novelas favoritas: El club de la buena estrella, de Amy Tan. Una preciosa historia de madres e hijas y sus diferencia y similitudes.

Jueves.

No hay novedades en la nueva novela así que te traigo un nuevo relato: Luna llena en Memphis. Situada tras Dagas de venganza, vamos a averiguar que ha sido de Astrid y Alec.

Viernes.

¡Por fin es viernes!

¡Buen finde a todos y a descansar!

Resumen semanal: tercera semana de mayo.

Resumen semanal: del 13 al 17 de mayo.

resumen

Lunes.

Esta semana comenzamos hablando de Supernatural, la mítica serie de los hermanos Winchester que acabará el año próximo después de quince temporadas.

Jueves.

Y en el post semanal sobre mi nueva historia te lloriqueo un poco porque tengo que volver a reescribir el borrador desde el principio por tercera vez.

Viernes.

¡Y por fin es viernes! Toca descansar así que buen finde a todos y a disfrutar.

¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazony en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

Y vuelta a cambiar el borrador…

Y vuelta a cambiar el borrador…

borrador

Si, otra vez.

Ya van tres versiones con esta y espero que sea la última.

Sinceramente, no esperaba que me costara tanto esta historia. Tenía muy claro lo que quería escribir.

Un romance paranormal. O, al menos, que eso fuera parte primordial del argumento.

Pero resulta que lo que estaba escribiendo no me gustaba. Nada. Nada de nada.

Era tan soso que ni toda la sal del mundo podría hacer que tuviera una chispita de gracia.

En serio, horriblemente aburrido. La historia en si no era mala, pero no tenia chicha. No había incentivo alguno para seguir leyéndola. Y lo digo yo, que era la quien la escribía.

Así que la aparqué, busqué que fallaba más e intenté hacer otra versión cambiando el principio, el punto de vista, añadiendo más información y escenas para el malo…

Tampoco funcionó.

Aquí tardé menos en darme cuenta. En la primera versión fue con el borrador acabado (primera versión del borrador, vamos) y trece capítulos. En la segunda solo llegué al tercer capitulo antes de ver que iba por el mismo camino.

Seguía sin chicha.

Total, un chasco.

Antes se me daba muy bien escribir romance, en serio XD

Ahora parece que soy incapaz, así que he decidido coger las ideas que tenia para una de las partes de mi saga y mezclarla con otras nuevas para que mis lobos estén ahí de protas, escribiéndola como las otras cinco.

Más acción, más revoltijo de cosas, más malos intentando matar a todo el mundo y, en medio de todo eso, algo de romance para darme el gusto.

Por ahora llevo cinco capítulos y me está gustando mucho más que las otras dos versiones. A ver si dura.

La pena que tengo es que de verdad quería escribir una bonita historia de romance con Jon y Colby. Me da rabia que no haya podido ser.

Al menos por ahora.

Eso sí, la otra versión que ha quedado descartada a lo mejor la convierto en un relato corto para contar su infancia y la estoy usando como información y dar detalles en sus conversaciones.

Incluso puede que lo ofrezca como extra cuando la publique.

La otra pena es que yo quería presentar esta para el concurso de Amazon y ya no hay manera de que llegue. Estamos en mayo y la historia está aun en borrador primera parte. Le queda un montón de trabajo por delante.

Vamos, que si llega a final de año va a ser de chiripa.

Aish…

¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

 

Personajes secundarios.

Personajes secundarios.

personajes

Mientras sigo reescribiendo el borrador y añadiendo detalles por todas partes (aunque estoy atascadísima. Como no espabile, esto no va a avanzar.) estoy empezando a tener preferidos entre los personajes.

Ya adoraba a mis 3 Hermanos lobo. Ahora estoy enamorada de la adorable que es Colby (en la historia lo seguimos desde los trece a los treinta y tres). Es muy muy adorable. Una pena que acabe como acaba pero, oye, lo cortés no quita lo valiente.

Otro personaje que ha resultado ser una revelación ha sido la madre adoptiva de los lobos. Mary Hunter, esposa del Alfa de la manada y Alfa ella misma.

Mary fue la que, viendo la situación y la relación de los tres pequeños, sugirió que se criaran en su casa.

Despues de sufrir dos abortos naturales, su medico le recomendó no volver a intentarlo, ya que su salud se había resentido con cada aborto y corría peligro si volvía a suceder. Ella y su marido, Paul, se resignaron a no tener descendencia. Todo eso sucedió seis meses antes de que aparecieran los cachorros y no fueran capaces de encontrar quien pudiera hacerse cargo de ellos.

«Traelos» dijo a su marido. «Nosotros si podemos permitirnos tenerlos.»

Escribiendola me he reído bastante, porque he tenido que hacer diálogos de madre como decirles a alguno de sus niños que debe cortarse el pelo, preocuparse porque salen de noche y regresan tarde o poner paz cuando uno de los cachorros decide pelear con su hermano.

Diálogos tan de madre que me han resultado de lo más gracioso.

–  Colby, tesoro… — el pequeño dejó de comer sus cereales para mirar a su madre. — Quizás deberíamos ir al barbero pronto.

–  Me gusta mi pelo así. — repuso el chico, tocándose el cabello. Cierto que lo tenía ya por los hombros, pero a él le gustaba. Su madre insistió.

– Eso está bien, pero el verano se acerca y vas a pasar calor.

–  Pues me lo recojo en una cola y ya. Joe también lo tiene largo y no le dices nada. — refunfuñó. Mary bufó, molesta.

–  Si lo hago. Pero tampoco me escucha. Jon, ¿tú también piensas dejarte el pelo largo? — bromeó, dirigiéndose a su otro hijo. Este sonrió, divertido.

–  Pero tampoco tengo intención de peinarme muy a menudo. – Paul soltó una carcajada, rellenando su taza de café.

–  Debimos adoptar niñas. Dan menos problemas con el pelo. — se burló.

Si. Definitivamente está siendo muy divertida de escribir y tiene mucho más peso en la trama de lo que pensé en un principio que tendría.

¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

Relato: Conversaciones.

Seguimos trabajando en el nuevo proyecto. Y, mientras, para irme poniendo en situación de como va la cosa, ahí va otro relatito.

Este está ambientado en el principio de la novela, dónde mis tres hermanos están esperando a que el Consejo de lobos decida cómo va a castigarles.

Durante esa espera, reciben una visita.

Relato: Conversaciones.

conversaciones

–  Hic sunt dracones, hermanos. – bromeó Joseph un segundo antes de que Jerrad apareciera por la puerta.

Los otros dos lobos sonrieron. Ya habían percibido el peculiar olor a azufre que seguía a la mítica criatura hacía un rato.

Igualmente, era una agradable sorpresa ver a su amigo de Demolition Bay ahí en Chicago, aunque las circunstancias no resultaban ser las mejores.

Los tres lobos estaban recluidos en esa habitación mientras esperaban pacientemente a que el Consejo decidiera como iba a castigarles por su desobediencia.

–  ¡Muy divertido, Joe! – repuso con sarcasmo el dragón, entrando a la habitación donde les tenían retenidos. – ¡Menudo lio habéis armado! Espero que mereciera la pena. – añadió, dirigiendo sus ojos violeta hacia donde estaban sentados Jonathan y Colby.

El pequeño de los lobos se estremeció bajo la fría mirada del dragón, pero su pareja lo abrazó con más fuerza, como protegiéndolo.

– Merece la pena. – gruñó. El dragón rio, levantando las manos en son de paz.

– Está bien, está bien. ¿Cómo lo lleváis? Estaba preocupado por vosotros.

– Regular. – respondió Joe. – Esperar no es lo nuestro, la verdad.

– ¿Alguna idea de lo que decidirá el Consejo?

– No, ninguna. Tal como está el asunto, me atrevería a decir que dejaran las decisiones incomodas para cuando todo se solucione.

Jerrad observó a los dos lobos más jovenes e hizo un gesto al mayor para que pudieran hablar sin que los otros los escucharan. Joseph le siguió hasta la esquina más alejada de la habitación.

Ya lejos, Jerrad lo encaró, con aire serio.

– ¿Qué crees que decidirá el Consejo? – preguntó sin dar rodeos. El otro consideró su respuesta un par de minutos, mirando pensativo a sus hermanos.

– No lo sé. Nuestros padres han llegado hace un rato y como Alfas de nuestra manada podrían interferir por nosotros, pero…

– ¿Pero?

– Colby cometió alta traición. Robó información y se la entregó a La Orden. Información importante. Eso se penaliza con la muerte o el destierro, como poco.

– ¿Y qué vais a hacer si es eso lo que deciden? – quiso saber el dragón. No deseaba meterse en asuntos de la manada pero su amistad le impedía desentenderse si los dos lobos necesitaban ayuda.

Los dragones eran leales a sus amigos.

– No te voy a mentir. Mi prometida está esperándome en la casa que construí para ella, para nuestra futura familia. Estoy deseando volver a su lado. – el lobo volvió la vista hacia sus hermanos, con semblante triste. – Sé que sea cual sea la condena para Colby, Jon no va a permitirlo. Y es lo suficientemente poderoso como para hacerlo, créeme. Le defenderá y huirá con él. No deseo que mis hermanos estén lejos de mí. Tengo el corazón dividido en estos momentos.

– No debe ser fácil. – acordó Jerrad.

Un gruñido les interrumpió. El causante, Jonathan les observaba desde su asiento, con el ceño fruncido.

– No vas a tener que decidir nada, Joe. No voy a permitir que sacrifiques tu futuro por nosotros y tampoco permitiré que me quiten el mío. – Jerrad le miró sorprendido.

– ¿Cómo has hecho para escucharnos? – Joseph suspiró, divertido a pesar de la situación.

– Olvidé advertirte que tiene un oído muy fino… incluso para un lobo.

– ¡Joder! ¡Eso se avisa antes! Menos mal que no le he insultado…

Los cuatro rieron, el ambiente aligerándose bastante algo que Joseph agradeció mentalmente. Su conflicto interno ya le tenia suficientemente agobiado y no quería preocupar a sus hermanos. Ya tenían de sobra con lo suyo.

– Te habrías ido con un mordisco dado, eso dalo por seguro.

– Aun así, sigo creyendo que dejarán el castigo para después de arreglar todo este lio. – comentó Joe, regresando al tema original. – Ahora mismo, La Orden tiene la sartén por el mango y si no hacemos algo pronto nos van a destruir. ¿Qué se sabe?

– Nada concreto. Pero va a ser gordo. Están hablando de hechizos o virus o las dos cosas a la vez.

Colby refunfuñó algo pero al tener la cara escondida en el pecho del otro no se le entendió nada. Jon rio y le cogió del rostro, obligándole a separarse de su cuerpo.

– Col, vas a tener que decirlo más fuerte para que lo podamos escuchar. – le animó, acariciándole la mejilla.

– Digo que van a ser los dos. Si los rumores que corrían entre los cazadores y la búsqueda del libro de hechizos celta eran ciertos La Orden tiene intención de mezclar ciencia y magia para un ataque a la Comunidad.

– El daño que puede causar algo así…

– Podría destruir la Comunidad entera, sí. Esa es la idea.

Jerrad suspiró. Un ataque de ese calibre era algo difícil de concebir, pero no imposible. Aun así, una organización como La Orden no iba a lanzar algo tan grande sin hacer pruebas primero.

– ¿Y si ya las hubieran hecho? – Jerrad se sorprendió al oír la pregunta de Colby. Al parecer, había estado pensando en voz alta sin darse cuenta.

– ¿Qué quieres decir? – Colby se sentó derecho pero sin separarse demasiado del abrazo de su pareja.

– Tienes razón. La Orden no se arriesgaría a hacer un ataque de ese tamaño sin hacer pruebas primero. Y creo que ya las hicieron. En Davenport en el ochenta y ocho.

– ¿La epidemia de sarampión? – preguntaron Joseph y Jonathan al mismo tiempo.

– La misma que nos dejó huérfanos a los tres, sí. ¿Por qué solo mató a lobos y no a humanos? Ninguno de nuestros médicos pudo averiguarlo. ¿Y si hubieran lanzado una modificación del virus en nuestra ciudad para hacer la prueba?

– Pero la epidemia afectó también a los humanos…

– Sin causar ninguna baja. Y han podido pulir fallos desde ese día. Han tenido años. Ahora imagina algo más potente y más controlado que ese experimento que hicieron. A nivel mundial.

Los cuatro se quedaron en silencio durante unos minutos, pensando. Algo como lo que había planteado Colby era terrible. Una masacre. Un genocidio que acabaría con las vidas de millones de criaturas mágicas.

Con las vidas de la Comunidad completa.

Un mundo sin magia, tal como querían en La Orden.

– Tenemos que detenerles.

– Lo haremos. Ya tenemos gente buscando. No vamos a permitir que nos aniquilen.


¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

Relato: Peripecias escritoriles. Capítulo 7 y final.

Relato: Peripecias escritoriles. Capítulo 7.

peripecias escritoriles

Esta historia que empezó aquí y ahora, porque aquí y ahora eran un buen sitio y un buen momento para empezarla, debe acabar.

Más que nada porque la escritora que no cobra por ello también gasta tiempo en escribir esta historia y ya casi no tiene.

Ni tiempo ni historia.

Y porque ese borrador que nunca se acaba por falta de tiempo está a punto de acabarse al fin y ya mismo la escritora que no cobra por ello empezará con el tedioso y nada divertido proceso de corregir y rellenar y borrar.

Así que la escritora que no cobra por ello y tiene un chucho saltarín y escandaloso se va a ir despidiendo de su audiencia.

Mientras la escritora que no cobra por ello seguirá escribiendo, trabajando y actualizando el blog, buscando mil y una maneras de vender mis novelitas.

Y hablando del blog… la escritora que no cobra por ello no se decide en que emplear el tiempo que le quedaba ese último día… ¿borrador o blog?

Ah, no… ninguno.

El chucho saltarín acaba de avisar que es su hora de salir y hay que hacerle caso y salir si o si o no dejará que escriba nada de nada.

No queda más remedio.


¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

Relato: Peripecias escritoriles. Capítulo 6.

Peripecias escritoriles. Capítulo 6.

peripecias escritoriles

Un día largo de una semana muy larga de un mes más largo aún.

La escritora que no cobra por ello y que tiene que trabajar está ese día para recogerse y tirarse a sí misma a la basura.

Como diría su madre, más molida que la canela.

Si miraras en el diccionario la palabra cansada estaría ilustrada con una foto de la escritora que no cobra por ello.

Le ha costado hasta sacar al chucho saltarín y de la cena ni hablamos. Hoy se pide a domicilio que no hay fuerzas casi ni para comer, mucho menos para cocinar.

Después de que venga el repartidor y el chucho saltarín ladre hasta quedarse ronco porque ha sonado el portero electrónico y el timbre en menos de cinco minutos, la escritora que no cobra por ello se ha sentado a comer con el portátil abierto y dispuesta a escribir sus dos páginas.

Pero está muy cansada.

Tanto que se queda dormida y no se da ni cuenta.

Cuando despierta, varias horas después, es pasada la madrugada. El chucho saltarín se ha debido comer la hamburguesa porque no hay ni rastro de ella. Y tampoco rastro de él, lo que significa que estará en su cama dormido.

El portátil está apagado y frio porque lo tenía desenchufado y ella se ha quedado helada por quedarse dormida en el sofá sin una triste manta.

Se va a la cama crujiéndose la espalda, que también se resiente del sofá, sitio no apto para dormir más de media hora.

Después de poner a cargar el portátil y el móvil y tapar con su mantita al traidor chucho saltarín ladrón de hamburguesas, la escritora que no cobra por ello se va a dormir.

Porque para ir al trabajo donde si cobra hay que madrugar y ya se ha hecho tarde.

Y no ha vuelto a cumplir con la cuota de escritura.

Otra vez.


¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

Relato: Peripecias escritoriles. Capítulo 5.

Relato Peripecias escritoriles. Capítulo 5.

peripecias escritoriles

 

Un día entre semana cualquiera.

Porque puede ser un día entre semana cualquiera. Así es más fácil ubicarse, ¿a que sí?

Pues eso, un día entre semana cualquiera después de trabajar y con todo ya arreglado. La escritora que no cobra por ello y que ya ha trabajado, sacado al chucho saltarín, hecho la cena, duchado y puesto el pijama tiene una hora y pico libre antes de tener que ir a dormir.

¡Una hora y pico para escribir!

Pero mira tú por donde que en ese momento llega un mensaje del grupo de WhatsApp de sus amigas, «Vamos a dominar el mundo».

Sus amigas están avisando y comentando ya un programa en el canal DiscoveryMaximax sobre aduanas y gente intentando pasar de todo por ella sin declararlo.

El programa es muy divertido (siempre es hilarante ver a la gente haciendo el tonto de la manera más absurda por algo que ni merece tanto esfuerzo) y había olvidado que era ese día.

La escritora que no cobra por ello está muy tentada a encender la tele y verlo. El chucho saltarín ya está dormido (este no perdona ni la hora de dormir, ni la de la siesta, ni la de comer y tampoco la de salir) así que decide coger el portátil y salir al salón para encender la tele y ver el programa mientras escribe.

Se pueden hacer las dos cosas, ¿verdad?

Media hora después y un par de descacharrantes escenas de unos que intentaban pasar jamones de contrabando escondidos en el motor del coche la escritora que no cobra por ello descubre que no, no se pueden hacer las dos cosas.

Si estas pendiente a la tele, no escribes. Y si escribes, no te enteras de nada de la tele. O eso o te quedas bizca.

Y ya casi es hora de dormir.

El chucho saltarín ha salido al salón arrastrando las patas, medio dormido y con su manta aun puesta en el lomo porque su hora de dormir será sagrada, pero dejar a su humana sola en el salón no es de buenos perros.

La escritora que no cobra por ello suspira, cansada, cierra el portátil y apaga la tele. Esa noche no va a escribir nada, estaba claro.

Eso sí, pensó mientras cogía al chucho saltarín para llevarlo de vuelta a su cama, al menos había apuntado un par de ideas sacadas del programa chorra de aduanas.

Siempre hay algo bueno.

 


 

¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

Personajes rebeldes

Personajes rebeldes.  personajes

 

Lo mucho que me gusta escribir solo puede compararse a lo que adoro crear personajes y sus historias.

Por eso, escribir esta nueva historia está resultando tan divertido.

Si, la nueva esa que va a ser un romance paranormal mezclado con algo más, probablemente thriller que es lo que más me gusta.

Pues esa historia tiene dos personajes que me encantan.

Jon y Colby.

Y los muy puñeteros se han pasado ocho capis y un prólogo peleándose.

Hasta ahí bien. Lamentablemente, parece ser que no sé escribirlos cuando se llevan bien.

Cosas que pasan.

Así que estoy un poco atascada con la historia ahora mismo. Pero bueno, mientras estos deciden o no ayudarme, estoy enfrascada en una de las subtrama de la historia.

Esa subtrama que (espero) convierta a la historia en algo menos soso y que la enlace al universo al que pertenece.

Y al final del relato también.

Si no has leído el relato, te aconsejo que lo hagas. Está muy relacionado con todas las novelas y explica algunas cosas que no han salido en ellas.

De hecho, dos de los personajes de 3 Hermanos salen haciendo un cameo en El Guardián. Y el tercero hace una aparición especial en el relato El diario de Charles.

Y los tres tendrán un protagonismo especial en otra novela.

¿Te he dicho que ya casi tengo planeadas las siguientes?

¡Que ya sé cómo acaba esto!

Bueno, más o menos.

Tengo tantas ganas de llegar ahí, que me frustra ir tan despacio. Pero las cosas hay que hacerlas bien, no rápido.

Por otro lado, no quiero acabar porque les tengo mucho cariño a todos los personajes.

No tengo idea de que escribiré cuando termine esta saga. No lo he pensado aún.

Tengo tiempo para meditarlo con calma pero la verdad es que me gustaría empezar lo que fuera antes de acabar. No sé…

¿De qué podría hacerla?

¿Más thriller? ¿Fantasía menos urbana y más épica?

¿Más personajes femeninos?

¿Más romance? ¿Más humor?

Conste que siempre intento poner puntillos de humor en mis novelas, aunque traten del asesino más horrible.

Con Dagas de venganza me lo pasé en grande escribiendo a Astrid y sus salidas de tono raras y las referencias a películas.

Aunque creo que solo las pillaba yo.

En fin, voy a ver si sigo con estos dos y consigo escribirles sin pelear.

Por cierto… ¿Quieres ver cómo son?

Te dejo aquí una fotito de los chicos que inspiraron 3 Hermanos, a ver que te parecen.personajes

De izquierda a derecha: Jon (Dean Ambrose), Joe (Roman Reigns) y Colby (Seth Rollins).

¿A qué son majos?

 

Resumen semanal: última semana de enero.

Resumen semanal: del 21 al 25 de enero.

Lunes.

El post de esta semana va dedicado a los libros Elige tu propia aventura y a lo mucho que me gustaban.

¿Y a ti?

Miércoles.

¡Nuevo capítulo de Jack T.R.!

La historia está llegando a su fin. ¿Conseguirá Charles detener a Jack y salvar a sus amigos?

¡Averígualo!

Jueves.

Y seguimos con el nuevo proyecto.

Esta semana te enseño cómo creo mi universo y como encajo a mis personajes y sus historias en el.

¿Preparado?

Viernes.

¡Por fin es viernes!

Llega el finde y esta vez lo vamos a celebrar a lo grande.

¡El domingo es mi cumple!

Voy a celebrarlo a lo hobbit regalándote Jack T.R. y Kamelot 2.0 en Amazon.

Durante los días 27 y 28 los tendrás gratis en esa plataforma.

¡No te los pierdas!