Publicado el

Fichas sobre personajes: ¿Cuanta información necesitas?

El otro día andaba repasando mis post sobre personajes y me he dado cuenta de que no hemos hablado mucho sobre la importancia de hacer fichas para ellos cuando escribes y, más importante aún, qué información vas a usar y cómo vas a colarla en la historia.

Hacer una ficha sobre un personaje cuando lo estas creando es fundamental. Pero… ¿Qué información debe contener esa ficha?

A parte de lo habitual (nombre, edad, descripción física…) debe tener mucha más como descripción sicológica, manías, taras/enfermedades/cicatrices/tatuajes, información sobre su familia, su pasado, anécdotas, miedos, esperanzas, planes para el futuro… Si, suena como que vas a escribir su biografía… y casi que sí.

Para escribir ese personaje luego en la historia, necesitas conocerlo como si fueras tú mismo, sobre todo si es uno de los protagonistas. Debes saber cómo es para saber cómo reaccionara en las situaciones en que lo pondrás en tu historia. Esto es muy importante. Necesitas saber cómo va a reaccionar a todo, por eso es tan imprescindible saber todo lo que puedas.

Por poner un ejemplo… si sabes que tu personaje tiene miedo a las alturas, sabrás que si sube a un avión, no va a pasarlo muy bien. Si por ejemplo, es alguien que perdió a una hija pequeña, es posible que reaccione siendo especialmente protector con niñas que le recuerden a su hija perdida.

Todo lo que hacemos a lo largo de nuestra vida, nuestro pasado, nuestras experiencias… todo influye luego en cómo hacemos las cosas en el futuro. A nuestros personajes les pasaría igual.

Así que… ¿ficha? Aquí tenéis un ejemplo de cómo hago las mías.

Ejemplo de ficha.

Luego, ten en cuenta, puede ser que no uses la mayoría de lo que has puesto ahí. ¿Por qué? Porque no es necesario. El 75% de esa información no saldrá a la luz, directamente. Indirectamente, saldrá bastante más del 60%, reflejado en las acciones del personaje.

Pasando a los retos personales… ¡Aun tenemos preguntas de Rosa!

¿Has pensado alguna vez hacer que la protagonista de tu novela sea una mujer?

Rosa juega con ventaja porque sabe que en la siguiente vuelven a ser protagonistas los hombres. Eso no es nada personal contra mi genero, ni mucho menos. Es que, en mi época de fanficquera, me acostumbre a escribir con personajes masculinos. Los de Saint Seiya eran mayoritariamente chicos, los de Supernatural, también. Y, salvo un par de dignas excepciones, yo no introducía ningún personaje original.

Así que me es más fácil usar personajes masculinos. Manías que tiene una a la vejez. ¿Haré alguna historia donde la protagonista sea chica? Por supuesto que sí. No lo pongo en duda. Por ahora va a tardar porque tendría que maquinar una trama y un personaje muy bueno para ello.

Y en el reto de “Kamelot 2.0” por ahora hay poca novedad. Seguimos corrigiendo y reescribiendo y andamos por el capitulo 6. Pasaremos pronto de ahí, pero la semana santa ha sido un poco… ocupada.

¡No olvidéis pasaros por el blog de mi amiga Diana y chincharla un poco! ¡Merece la pena!

¡Y tampoco olvidéis que “Jack T.R.” sigue a la venta y a un precio especial hasta que me acuerde de cambiarlo! XD

¡Hasta la semana que viene!

 

Publicado el

Tus personajes y sus nombres.

Para mí una de las tareas más, no voy a decir engorrosa pero se le acerca, es el nombrar a los personajes de una historia.

Con los protagonistas es muy simple. Tú ya tienes su nombre, su aspecto, su vida entera en tu cabeza. Pero… ¿y los secundarios? ¡Ah, querido!

Normalmente, para escoger los nombres de los protagonistas recurro a nombres de actores o cantantes o gente que conozca. Gente a la que puedo identificar psicológica o físicamente con mis personajes. Si, por ejemplo, tengo a un personaje que es moreno, con aires de Casanova y un pelín misterioso, a lo mejor lo llamo Pierce. Es un ejemplo muy malo, pero es el primero que me ha venido a la cabeza.

Y, luego, con los apellidos, pues ya me lo curro un poco más. Si va a ser de un país en específico, busco apellidos de ese país, usando Google. Bendito Google…

Esa es mi (nada recomendable y poco efectiva) manera.

Curioseando por los blogs e internet, vi que hay post para ayudarte con ese tema:

En el blog de Literautas también hay otros post interesantes sobre personajes como el de Cómo dar a conocer a nuestros personajes  y el de Cómo crear fichas de personajes que son muy útiles e interesantes.

Una de mis mejores amigas, muy aficionada a escribir también, solía decirme que de tus personajes hay que saberlo absolutamente todo. Desde que pie calzan, al tipo de sangre que tienen a cuál fue su peluche favorito de niños.

Que tú dices… ¿si nada de eso va a salir en la historia, para qué me sirve?

Bueno… primero, nunca vas a saber al 100% seguro que va a salir en tu historia. Porque no se el resto, pero yo suelo cambiar y añadir muchas cosas que pensaba que no añadiría durante los repasos y correcciones.  Segundo, porque siempre es bueno tener esa información para saber cómo es tu personaje. Y conste que siempre he discutido con esa amiga sobre ese tema. Yo soy de las que piensa que no es necesario saber tanto. O pensaba, claro. Ahora, después de haberme metido con mi primera historia, si soy más partidaria de saberlo todo.

Así que echad un ojo a esos post, que de verdad, ayudan bastante.