Publicado el Deja un comentario

Resumen semanal: del 26 al 30 de noviembre. : Resumen semanal: última semana de noviembre.

resumen

Resumen semanal: del 26 al 30 de noviembre.

resumen

Lunes.

En el post de esta semana te hago un resumen de cómo y por qué todas mis novelas están relacionas. ¿Te interesa?

 

Martes.

Sigo pensando…

 

Miércoles.

¡Segundo capítulo de Jack T.R.!

El detective Andrews sigue una pista que le llevara a un lugar muy peculiar y a conocer a alguien que va a influir mucho en su vida.

 

Jueves.

¡Atención!

¡Concurso para ganar un Dagas de venganza en PDF!

No te lo pierdas y contesta a la pregunta que hago en el post.

¡Corre!

 

Viernes.

¡Y por fin se acabó la semana!

¡Feliz fin de semana a todos!

 

 

Publicado el Deja un comentario

¡Nuevo capítulo! Dioses y demonios. : Relato: Dioses y demonios. Capítulo 10

dioses demonios

Relato: Dioses y demonios. Capítulo 10.

dioses demonios

–  ¡Finn! ¿Podemos hablar?

Finn maldijo por lo bajo, observando molesto como Zeus se acercaba a él a grandes zancadas.

Sabía que estaba siendo ridículo pero tras lo ocurrido en los últimos días y después de la reveladora conversación que tuvo con su abuelo no quería tener a nadie cerca.

Su abuelo le contó toda la leyenda. Renuente, al principio, pero acabó revelándole todo sobre la maldición de su familia. De cómo, siglos atrás y para salvar a su gente, un antepasado suyo hizo un pacto con un demonio milenario. A cambio de evitar que un ejercito invasor devastara su pueblo, el guerrero concedió al demonio el uso de su cuerpo y el de toda su estirpe.

Y, por loco que sonara, él creía la historia. Sabía que esa voz en su cabeza era real. El demonio era real.

Y muy peligroso.

Al demonio no le gustaba Zeus y Finn temía que fuera a herirle si se acercaba demasiado.

–  Lo siento… no tengo tiempo. Estoy ocupado. — se excusó, intentando huir. Pero Zeus fue más rápido y le agarró de la muñeca.

–  ¡Y una mierda! ¡Vamos a hablar! – gruñó, arrastrándole hasta un armario y metiéndoles dentro. Finn casi rio.

–  ¿En un armario? ¿En serio? — pero Zeus no lo encontraba tan gracioso.

–  ¿Por qué me estas evitando? ¡Y no te atrevas a decir que no lo estas haciendo porque ambos sabemos que sería una mentira! — añadió al ver que el chico iba a replicar.

–  Está bien… estaba evitándote. ¡Es lo mejor para los dos! No quiero que te haga daño.

–  ¿Quién? — preguntó Zeus, confundido.

–  Es complicado.

– ¿Hice algo para molestarte?

–  No. — el chico negó rápidamente. No podía permitir que Zeus pensara que era su culpa. — No eres tú. Sé como suena, pero no eres tú, de verdad. Hay algo mal conmigo y podría hacerte daño. Eso no puedo permitirlo.

–  No vas a hacerme daño, créeme. — Zeus le cogió de las manos, acercándole un poco más hasta juntar sus frentes. — Te prometo que no vas a hacerme daño. Ni yo a ti.

– No puedes prometerme eso…

«Los dioses prepotentes suelen hacer esa clase de promesas vacías.»

Finn se estremeció al oír la voz del demonio en su cabeza aunque su tono no era el de siempre. Parecía más bien molesto que furioso.

¡Un momento! ¿Había dicho dioses?

–  ¿Dios? ¿Quién es un dios? — preguntó sin darse cuenta de que lo había hecho en voz alta.

–  ¿Qué?

«Él es un dios. Hasta te dijo su nombre real, el muy arrogante. Es el padre de los dioses, el dios del rayo y el dios que hace cualquier cosa por llevarse a la cama a quien llama su atención. Te hará daño, chico. Eso no lo dudes.»

–  ¿Eres un dios?

Zeus le miró, sorprendido, soltándole las manos. Sus ojos reflejaban culpa y sorpresa.

–  Yo… ¿Quién te ha dicho…?

–  ¿Lo eres? ¿Eres el verdadero Zeus?

–  Es complicado.

–  ¿Qué tiene de complicado? ¿Lo eres o no? – volvió a preguntar, empezando a molestarse. Había estado tan preocupado con herir accidentalmente a Zeus con su demonio que el hecho de que le hubiera mentido le pilló completamente por sorpresa.

–  Lo soy. Estoy en la Tierra porque Atenea creyó más sensato mandarme aquí sin poderes a que me quedara en el Olimpo, intentando recuperar la vieja gloria y tratando de conquistar de nuevo el mundo de los mortales. No esperaba encontrar a alguien como tu aquí.

–  No soy un entretenimiento. – respondió Finn con tono amargo. Había sido demasiadas veces usado en su vida como para permitir ni una más. Hacía mucho que se prometió que no volverían a usarlo. – Ni una muesca más en tu lista de conquistas.

–  No lo he pensado nunca. Créeme.

–  No puedo creerte. Él tenia razón. Vas a hacerme daño.

Finn salió del armario, dejando atrás a un aturdido Zeus. El dios le vio marcharse sin poder evitarlo y sin reaccionar.

Mientras, en la entrada trasera del local, Kevin se acercaba al callejón dispuesto a regresar con los recados de D y listo para empezar a trabajar. Pero, antes de llegar a la puerta, vio a Finn salir del local, agitado y luciendo confuso.

Kevin estaba a punto de llamarle, ya que le veía muy nervioso y se preocupó por su amigo pero una furgoneta negra apareció en el otro extremo del callejón, derrapando y frenando a pocos metros del irlandés. Tres tipos enmascarados se bajaron del vehículo y atraparon a Finn, arrastrándole al interior de la furgoneta a pesar de los esfuerzos del muchacho por liberarse.

Antes de que pudiera hacer nada, ni siquiera gritar por ayuda, la furgoneta con su amigo dentro arrancó de nuevo y desapareció en la noche neoyorkina.

–  ¡Mierda!

 

Ir al capítulo anterior. 

 

 

Publicado el Deja un comentario

Dagas de venganza: personajes: Alec, el último poli bueno.

dagas

Alec: el último poli bueno y prota de Dagas de venganza.

dagas

Alec Patterson es uno de los últimos polis buenos en su comisaria de Nueva Orleans.

Es policía por vocación. Su padre lo fue también y fue de él de dónde sacó Alec la idea de convertirse en policía.

El padre de Alec era un simple policía de tráfico que participó en las labores de rescate tras el Katrina y murió ayudando a sacar a una familia atrapada en un coche.

Su muerte afectó mucho a un joven Alec, aun un adolescente, que decidió honrar a su padre preparándose para seguir sus pasos aunque con algo más de ambición, ya que Alec aspiraba a ser detective en un futuro no muy lejano.

Sin embargo, la comisaria a la que es destinado no es la mejor para progresar. La mayoría de los que trabajan allí son antiguos y no ven con buenos ojos la sangre nueva. Son como una hermandad cerrada a cal y canto y no aceptan novatos, a los que tratan fatal, dándoles todo el trabajo sucio que ellos no quieren hacer.

Alec sabe esto y debe aguantarlo aunque no le guste nada. En algún momento podrá presentarse a los exámenes y saldrá de esa comisaria rumbo a un nuevo destino bien lejos de ahí. Mientras, tiene que aguantarse a pesar de saber que ese ambiente no es bueno ni legal.

Muchas veces, ve cosas que no deberían verse en una comisaría.

Así es como lo encuentra Astrid, debatiéndose entre hacer lo que él sabe que es correcto o lo que le mandan hacer.

¿Quieres saber más? ¡Pronto en Amazon y en este blog!

¡Dagas de venganza!

 

Publicado el 1 comentario

¡Nuevo capítulo! Dioses y demonios. : Relato: Dioses y demonios. Capítulo 7.

dioses demonios

Relato: Dioses y demonios. Capítulo 7.

dioses demonios

–  ¿Cómo se te ocurre no decirme que el chico es el recipiente de un demonio?

Dioniso resopló, frustrado.

–  ¡Pero si no me hablabas! ¿Cómo iba a decirte nada así? — Zeus le dirigió una mirada torcida. — Mira, padre… sinceramente, no pensé que te importaría.

–  Me importa cuando dicho demonio intenta matarme. A mí y a todos alrededor. Tu amigo puede que pida explicaciones por el destrozo de su local.

–  Ya me he hecho cargo de hacer desaparecer todo eso… recuerdos del personal incluidos. — cómo su padre no parecía muy convencido, añadió. — Es la primera vez que se manifiesta el demonio. Su familia lleva siendo su recipiente desde hace milenios y nunca los ha usado antes.

Zeus suspiró, cansado.

Tras desmayarse Finn, tuvo que cargar con el chico hasta el local de su hijo y sufrir un interrogatorio por parte de los amigos de Finn, en el que tuvo que inventarse una historia sobre un exceso de cansancio del chico para justificar que llegara inconsciente.

Sus amigos no le creyeron demasiado pero como Finn estaba bien y no recordaba nada desde el postre pues acabaron por aceptar la historia.

–  ¿Cómo es posible que no sepa nada del asunto?

–  Su familia lo habrá olvidado, supongo. ¿Quién va a creer algo así? Seguramente, la historia se convirtió en cuento y la dejaron en el olvido.

–  ¿Y no has pensado decírselo?

–  No es asunto mío. — respondió Dioniso, encogiéndose de hombros. — Y no tengo ganas de enfrentarme a ese demonio. Tiene pinta de ser muy antiguo.

–  Eso parece.

–  ¿Qué vas a hacer?

He ahí la pregunta del millón.

¿Qué iba a hacer con todo eso?

La respuesta era bastante simple. O fingía que había perdido interés en el chico y dejaba de verlo para evitar al demonio o…

–  Supongo que tendré que acostumbrarme a la amenaza del demonio.

–  ¿Vas a seguir viéndolo?

–  ¡Por supuesto! ¿Cuándo algo así me ha impedido ver a alguien? — Dioniso rio.

–  Te recuerdo que no tienes poderes. No le provoques innecesariamente.

Mientras, en otra parte del edificio, un todavía aturdido Finn se miraba en el espejo, inseguro de lo que veía.

Había despertado en su habitación, en su cama, vestido y solo. Eso le asustó porque no recordaba cómo había llegado ahí ni que ocurrió después de cenar.

¿Le había drogado Zeus? ¿Y por qué estaba vestido?

Su amigo Kevin apareció un minuto después y le contó lo que había ocurrido, versión Zeus. Que perdió el conocimiento por cansancio. Como llevaba más de veinticuatro horas sin dormir, no era una idea absurda, la verdad. Pero no le había pasado nunca.

Después de marcharse Kevin, Finn decidió tomar una ducha y relajarse. Fue ahí, al cerrar los ojos bajo el agua, cuando le vinieron imágenes de sí mismo en el restaurante. Como si fuera una película, se vio destrozar el local, intentar atacar a Zeus mientras sus ojos se volvían rojos y una especie de aura oscura le rodeaba.

Fue muy extraño. Pero no más que la voz que resonó perfectamente clara en su cabeza.

«¡Nadie volverá a encerrarme jamás!»

El chico se estremeció. Había oído esa voz antes. Mucho tiempo atrás, cuando era un niño. Era una voz que le hablaba y contaba historias y a la que él respondía como si fuera un amigo imaginario.

La olvidó al crecer, pensando que no era más que una fantasía infantil.

Asustado, cerró los ojos.

–  No eres real… no eres real… no eres real… — murmuró, estremeciéndose. Pero al abrir los ojos y mirar a su reflejo, se vio con los ojos rojo sangre.

«¡Oh! ¡Si que lo soy!»

 

Ir al capítulo anterior. 

 

 

Publicado el 1 comentario

Criaturas mitológicas: Los lobos en la fantasía moderna

lobos

Los lobos en la fantasía moderna.

lobos

Siempre que se ha escrito una historia de fantasía o terror, se han usado cierto número de criaturas básicas.

Dragones, hadas, vampiros y lobos.

En la fantasía y terror más actuales usamos más variedad, pero ese cuarteto se repite más veces de las que nos damos cuenta.

¿Cuántas novelas sobre vampiros existen?

Vale, dragones y hadas han quedado algo más atrás. Estamos trabajando para que recuperarlos XD

Pero los lobos siguen ahí también. Aunque, en un plano más secundario, lamentablemente.

Gracias a autoras como Sherrilyn Kenyon, los were vuelven a estar de moda. No son los principales, pero si los protagonistas de algunas de sus novelas de la saga Dark Hunter.

Me encantan los lobos.

Los reales y los de fantasía.

En mi saga estoy intentando que esos lobos sean parte importante de la historia. Espero estar consiguiéndolo, porque deben compartir escenario con más criaturas y, a veces, no hay espacio suficiente para todas.

Pero son unas criaturas tan fascinantes y útiles si las usas bien y decides bien sus normas y limites.

Por ejemplo, antiguamente se creía que solo podía aparecer el lobo en luna llena, que era una maldición o enfermedad contagiosa y que no tenían control en su forma animal.

Bien, eso era antes. Ahora la leyenda ha mutado en algo más manejable para el escritor.

Eso es lo bueno de las leyendas, que pueden cambiarse y modificarse a algo más conveniente. Ya no están influenciados por la luna (no del todo), no se convierten por contagio, nacen así y controlan lo que hacen en su forma animal.

Los lobos son muy divertidos de escribir.

Y de leer. ¿Quieres leer algo con ellos?

Puedes leer el relato 3 hermanos o algunas de mis novelas.

¿A qué esperas?

Publicado el Deja un comentario

Dagas de venganza: personajes: Astrid: descendiente de Medusa y prota de Dagas de venganza

dagas

Astrid: descendiente de Medusa y protagonista de Dagas de venganza.

dagas

Astrid Samaras es la protagonista de mi siguiente novela, Dagas de venganza.

Como ya te conté Astrid es una Gorgona, descendiente directa de Medusa, la gorgona castigada por Atenea y asesinada por Perseo.

Pero Astrid también es medio humana. Su padre era un humano, irlandés con una preciosa casa en mitad de ninguna parte, donde se criaron Astrid y sus hermanas.

Ese hombre se casó con una gorgona sabiéndolo y amándola hasta el final de sus días, con todas sus consecuencias y que educó a sus hijas conociendo el peligro que corrían por ser hijas de su madre. Él les enseñó a defenderse, a usar cualquier arma y a pelear cuerpo a cuerpo para que no tuvieran que vivir con miedo.

La infancia de Astrid no fue nada común, eso está claro. Y ella misma no iba a resultar alguien común.

Cuando la dejaban ser ella y no tenía que entrenar o esconder su apariencia y poderes, Astrid resultaba ser muy friki. Fan de comics, series y películas de ciencia ficción. Tan fan que suelta frases o citas de sus personajes favoritos sin venir a cuento en cualquier situación que le parezca bien.

Pero Astrid es alguien a quien han arrebatado a su familia. La Orden, usando a un asesino de la Legión de Iscariote, ha atacado su hogar y asesinado a sus padres y hermanas. Suceso que ha roto algo en la gorgona. Obviamente, un trauma así no pasa sin dejar huella y en mi protagonista ha dejado una muy marcada.

Hasta que llega a Nueva Orleans, persiguiendo al asesino, y se tropieza con Alec y su caso de desapariciones, Astrid solo vive y respira para matar a Dolph. No hace nada más en el día que seguir su pista y prepararse para su venganza.

Es lo que la mantiene con vida y, más o menos, cuerda. Que no es mucho decir, ya que esa actitud no es muy sana que digamos. Su estado mental no es el ideal, lo que hace que su carácter, ya de por si peculiar, sea más extravagante.

Cuando Alec y Astrid se encuentran ella esta centrada solo en eliminar a todo el que se interponga en su camino hacia Dolph.

Pero sus planes van a cambiar… ¿Para peor o mejor?

Tendrás que averiguarlo el 20 de diciembre en Dagas de venganza.

Publicado el 1 comentario

¡Nuevo capítulo! Dioses y demonios. : Relato: Dioses y demonios. Capítulo 6.

dioses demonios

Relato: Dioses y demonios. Capítulo 6.

dioses demonios

–  Bueno… de todas las situaciones que podía imaginar para acabar esta noche, esta no se me pasó por la cabeza, la verdad. — murmuró Zeus, escondido bajo la mesa del restaurante.

La mañana había empezado tan bien…

Recogió a Finn cuando acabó su turno y lo llevó a dar un paseo por Central Park, viendo amanecer desde el parque.

Luego se dirigieron a un restaurante propiedad de un amigo de Dioniso. Su hijo se encargó de que el local estuviera abierto y a su disposición para que Zeus pudiera agasajar a su cita como debía ser.

¡Y la cena/desayuno fue deliciosa!

Todo iba perfecto.

Hasta que intentó besar al chico. En ese punto todo se fue a la mierda.

A su hijo no se le ocurrió comentarle que el chico era el recipiente de un demonio, el cual, al creerse amenazado por la presencia excesivamente cercana de un dios, había decidido salir, tomar el control de su recipiente e intentar destruir todo a su alrededor.

Por eso, en ese instante, se encontraba escondido debajo de una mesa del restaurante mientras su cita, cuyos ojos habían pasado de azul cielo a rojo sangre, hacia volar los muebles del local.

–  ¡Ningún dios o humano va a volver a controlarme jamás! — gritaba el chico/demonio.

–  Esto es ridículo. — gruñó Zeus, esquivando por poco una botella. — ¡Ey! — el dios salió con cautela de su escondite, levantando las manos en son de paz. — ¿Podemos hablar un segundo?

Sorprendentemente, el demonio se detuvo, mirándole fijamente con sus ojos rojos y una silla a medio romper en sus manos. Zeus pudo comprobar que solo había tomado control del cuerpo del chico. No se había transformado en nada monstruoso aunque la ropa del muchacho estaba rota por los movimientos bruscos que había realizado mientras destrozaba el local.

–  ¿Con cual nombre debo llamarte, demonio?

–  Los nombres son poder. No voy a darte ese poder sobre mí. — rugió el demonio. — Y menos a un dios. — añadió con desprecio.

Zeus arqueó una ceja, intrigado y sorprendido. No escuchaba sobre el poder de los nombres desde la antigüedad. Era una creencia milenaria, mucho más vieja que cualquier religión humana existente, de cuando se creía en que si poseías el nombre escrito de alguien podías controlar su alma.

Eso significaba que ese demonio era muy antiguo. Probablemente.

–  Esta bien. Comprendo. Nada de nombres. — concedió, acercándose un paso. — Pero estaba pasando un rato muy divertido con Finn y me gustaría que regresara para que siguiéramos nuestra cita. Él no sabe de tu existencia, ¿verdad? — el demonio ladeó la cabeza, el movimiento y la mirada en sus ojos dándole un aire animal y salvaje al chico.

–  Yo tampoco sabía de ti, demonio. Y, sinceramente, no me importa. Solo me interesa Finn. — el demonio rio.

–  No voy a dejar que me encierres, dios. Conozco tu historia. Ya encerraste a otros como yo en el pasado. — eso era, en parte, cierto. Zeus encerró a varios demonios y titanes en su juventud. Entre otros que le molestaban para tomar el poder, en aquel momento.

Pero hacía ya mucho tiempo que el poder y todo lo que conllevaba había dejado de interesarle. Cierto que aun pensaba en los días dorados como dios de dioses pero… su hija tenia razón. Los humanos hacía mucho que dejaron de necesitarles y creer en ellos.

Era hora de vivir y punto.

–  Como has dicho, eso fue en el pasado. Ya no tengo ese poder. No desde hace siglos. Y no me interesas. Me interesa el chico.

Su declaración sacó una carcajada seca del demonio.

–  También conozco tu fama en ese tema… Zeus.

«¡Como no!» pensó amargo el dios. Su pasado le había traído siempre más problemas y sinsabores que satisfacciones y se arrepentía de muchas cosas que hizo por un calentón.

–  Eso también hace siglos que deje de hacerlo. No sale muy a cuenta ser infiel. Demasiados problemas. Y Hera hace mil años que me mandó a paseo por mis estupideces. Te puedo asegurar que no pretendo hacer daño al chico. Solo quiero conocerlo. Y con eso no te digo que vaya a salir bien, porque no lo sé pero me gustaría intentarlo.

El demonio le miró con sorna pero bajó la silla que aun tenia en sus manos.

–  Si le haces daño, volveré. Si le dices la verdad sobre esto, volveré. Si tratas de deshacerte de mí, volveré y acabaré contigo. Sé que ya no tienes poderes, dios.

Y con esas palabras finales, los ojos de Finn volvieron a ser azules y toda presencia del demonio desapareció del lugar. El chico miró a su alrededor, confundido y desorientado un segundo antes de caer al suelo inconsciente.

–  Bueno… para ser una primera cita no ha ido tan mal. — ironizó Zeus.

Ir a capítulo anterior. 

 

Publicado el Deja un comentario

Resumen semanal: del 1 al 5 de octubre. : Resumen semanal: primera semana de octubre

resumen

Resumen semanal: del 1 al 5 de octubre.

resumen

Lunes.

En el post de esta semana te cuento sobre La Orden. ¿Son realmente los salvadores de la humanidad, como proclaman? ¿O son, simplemente, asesinos implacables?

También te explico algo de su historia (inventada, obviamente) y su sitio en mi universo.

¡Disfruta!

 

Martes.

En serio que tengo que encontrar algo para este día…

 

Miércoles.

¡Nuevo capitulo del relato Dioses y demonios!

En este nos enteramos de algo muy interesante sobre Finn que Zeus no sabe. Y otras cositas.

 

Jueves.

Esta semana te enseño un mini relato que iba a ser prólogo de mi nueva novela, Dagas de venganza, pero al final se quedó fuera. No recuerdo por qué, la verdad XD

¡Espero que te guste!

 

Viernes.

¡Por fin es viernes!

¡Feliz finde a todos!

 

 

Publicado el Deja un comentario

Resumen semanal: del 24 al 28 de septiembre.: Resumen semanal: tercera semana de septiembre

resumen

Resumen semanal: del 24 al 28 de septiembre.

resumen

Lunes.

En el post de esta semana te hablo de Nueva Orleans, de sus beignets y del maravilloso escenario que ha sido y es para mí última novela.

 

Martes.

Sigo buscando que poner los martes… a ver si me aclaro de una vez y planeo algo chulo.

 

Miércoles.

¡Nuevo capitulo del relato Dioses y demonios! Zeus y Finn van a dar una vuelta. ¡A ver cómo se lo pasan!

 

Jueves.

Y en el post semanal sobre curiosidades de mi nueva novela te cuento sobre Nueva Orleans (si, otra vez) y de las razones por las que escogí esa ciudad como escenario para la historia.

 

Viernes.

¡Por fin es viernes! ¡Feliz finde!

Publicado el 2 comentarios

Dagas de venganza: ¿De qué va mi novela? : Nueva Orleans: un escenario perfecto

dagas

Dagas de venganza: Nueva Orleans, un escenario perfecto.

dagas

¿Por qué Nueva Orleans era perfecta como escenario de esta novela?

¿Por qué escogerla?

Nueva Orleans es una ciudad muy especial. Siempre he querido visitarla y aun espero hacerlo algún día.

Quería antes del Katrina y todavía sigo queriendo verla porque sigue siendo preciosa.

dagas

Colorida, mágica, llena de leyendas, de música, de belleza.

Como escenario para una historia de magia, seres mitológicos y venganzas era simplemente perfecto.

dagas

¿Dónde vas a encontrar más magia que en la ciudad en la que vivió Lestat o pasean los Dark Hunters?

¿En que otra pasarían más desapercibidos los miembros de la Comunidad Mágica?

¿Y qué mejor momento del año que en Mardi Gras?

dagas

La fiesta grande de Nueva Orleans, su desfile de carrozas, disfraces, fiestas, música y desenfreno. Con semejante alboroto desapariciones, peleas y muertes pasarían a convertirse en meras estadísticas de sucesos.

dagas

¡Y la música! ¡La música es maravillosa!

dagas

Por eso he creado una lista de reproducción en Youtube con mis canciones favoritas para esta historia. Muchísimo Eric Clapton, Mark Knopfler, B.B. King, Aretha Franklin y mucho Blues Brothers.

Estoy segura de que va a gustarte mucho esa selección de canciones.

Y, por cierto, si quieres ver mucho de Nueva Orleans y sus preciosas calles sin salir de casa echa un ojo a la serie NCIS: Nueva Orleans. Si lo haces en versión original también podrás disfrutar del acentazo de los personajes.

Recuerda que Dagas de venganza saldrá a la venta en Amazon el día 20 de diciembre.

¡Ya queda poco!

Mientras, puedes leer mis otras novelas aquí.