Publicado el 11 comentarios

Publicar tu historia : Dónde, cómo y qué hacer.

Hoy he tenido un día de descanso muy productivo. Como en la mayoría de ellos, no he escrito ni coma pero si he estado considerando varias cosas que llevo un tiempo pensando. También he tenido una muy agradable e interesante charla con Alejandro Quintana   que me ha dejado dándole vueltas a la pregunta del millón.

¿Quiero publicaro no?

Que tú dirás… pues no para tanto la pregunta. Tiene una respuesta muy simple. Si o no.

Pues no es tan simple.

En fin, yo acabo de terminar mi primera historia. Ahora la están revisando dos amigas y ando esperando a ver qué me dicen. Yo no creo que valga para mucho, pero como tengo en reserva varias ideas más que quiero escribir (una de ellas me encanta) pues… no voy a mentir diciendo que no considere lo de publicar en un futuro.

Una escribe para que la lean. Si, lo haces sobre todo para ti, pero hay una parte que desea que el resto del mundo conozca eso de lo que estás tan orgullosa.  Como le dije a una de las amigas que va a corregir mi historia cuando se la di. Sera una porquería de historia, pero es MI porquería. Y estoy orgullosa de ella.

Así que, dándole vueltas al asunto de publicar, recordé que había leído vario post sobre el tema. Pongo los que me parecieron más interesantes.

Este último lo pongo porque me pareció muy importante saber que derechos tenemos y que debemos revisar a la hora de dar nuestro libro a una editorial para que lo publiquen. Eso es algo que siempre hay que mirar con lupa, ya sea para esto, ya sea para cualquier clase de contrato. No sea que estés vendiendo tu alma sin enterarte XD.

Yo voy a seguir ahora con lo que estaba escribiendo y a seguir haciendo el planning que empecé ayer y hoy he continuado después de la charla. Y a seguir dándole vueltas al asunto…

 

Publicado el 6 comentarios

Tus personajes y sus nombres.

Para mí una de las tareas más, no voy a decir engorrosa pero se le acerca, es el nombrar a los personajes de una historia.

Con los protagonistas es muy simple. Tú ya tienes su nombre, su aspecto, su vida entera en tu cabeza. Pero… ¿y los secundarios? ¡Ah, querido!

Normalmente, para escoger los nombres de los protagonistas recurro a nombres de actores o cantantes o gente que conozca. Gente a la que puedo identificar psicológica o físicamente con mis personajes. Si, por ejemplo, tengo a un personaje que es moreno, con aires de Casanova y un pelín misterioso, a lo mejor lo llamo Pierce. Es un ejemplo muy malo, pero es el primero que me ha venido a la cabeza.

Y, luego, con los apellidos, pues ya me lo curro un poco más. Si va a ser de un país en específico, busco apellidos de ese país, usando Google. Bendito Google…

Esa es mi (nada recomendable y poco efectiva) manera.

Curioseando por los blogs e internet, vi que hay post para ayudarte con ese tema:

En el blog de Literautas también hay otros post interesantes sobre personajes como el de Cómo dar a conocer a nuestros personajes  y el de Cómo crear fichas de personajes que son muy útiles e interesantes.

Una de mis mejores amigas, muy aficionada a escribir también, solía decirme que de tus personajes hay que saberlo absolutamente todo. Desde que pie calzan, al tipo de sangre que tienen a cuál fue su peluche favorito de niños.

Que tú dices… ¿si nada de eso va a salir en la historia, para qué me sirve?

Bueno… primero, nunca vas a saber al 100% seguro que va a salir en tu historia. Porque no se el resto, pero yo suelo cambiar y añadir muchas cosas que pensaba que no añadiría durante los repasos y correcciones.  Segundo, porque siempre es bueno tener esa información para saber cómo es tu personaje. Y conste que siempre he discutido con esa amiga sobre ese tema. Yo soy de las que piensa que no es necesario saber tanto. O pensaba, claro. Ahora, después de haberme metido con mi primera historia, si soy más partidaria de saberlo todo.

Así que echad un ojo a esos post, que de verdad, ayudan bastante.

 

Publicado el 1 comentario

La plataforma de autor.

Esta semana, mientras seguía con mi repaso, me dio por buscar información sobre las plataformas de autor.

Como soy novata en esto de las publicaciones y promociones (vamos, que no me he estrenado aun) pues a mí el termino me sonaba a chino. Después de un día entero mirando páginas, ya tengo más idea de lo que es, pero… ¿cómo crear la tuya?

Básicamente, todos te dicen lo mismo. Debes crear tu marca personal. Hasta ahí, genial.

¿Cómo?

Dice Alejandro Quintana en su libro y su blog (El oficio del escritor) que todos somos especiales y todos tenemos ese algo especial que nos diferencia y nos hace únicos. La cosa esta en encontrarlo y usarlo como tu marca personal. Yo aun sigo buscando ese algo mío XD. ¡Alejandro, por cierto, muy fan de tu libro!

Imagino que para algunas personas es mucho más fácil encontrar ese algo que para mí, así que os dejo aquí los links que he estado mirando sobre el tema y que ayudan muchísimo.

Yo, mientras y siguiendo los consejos, he añadido algo más a mi bio, pero es que, sinceramente, lo de venderme se me da bastante mal. Así que no esperéis la gran cosa.

Ahora voy a seguir con mi repaso, que ya va quedando un poco menos.

 

 

Publicado el 2 comentarios

Corregir, corregir, corregir…

Y en ello estoy.

Ando corrigiendo mi historia y voy por el segundo repaso. Técnicamente me podrían quedar dos o tres más. Conociéndome, me quedaran unos seis o siete. Y si fuera para quedarme tranquila, unos mil.

Eso es lo que pasa cuando se corrige algo que tú has escrito. Que no te quedas contenta nunca. Ya me pasaba cuando escribía mis fanfics, pero ahí no importaba tanto, la verdad. Con que no tuvieras errores garrafales de ortografía, todo el mundo contento. Vale, tu no, pero era más una cuestión de cantidad que de calidad. Solían ser felices con que acabaras la historia así que hacían la vista gorda a los errores. Lo malo es que luego lo veías publicado y decías… Oh, dios mío… ¿cómo no he visto eso?

Así que para evitar repetir eso y porque esto no es un fanfic, lo estoy revisando con lupa. El problema es que llegara un momento que por mucho que revise, no voy a ver nada y tendré que pasárselo a alguien para los vea por mí. Estoy echando a suertes a cual de mis amigas le tocará la china de cargar con eso.

Pero mientras llega ese momento, y antes de hacer el primer y segundo repaso, me estuve informando como corregir bien la historia. Porque quería hacerlo perfecto. Y porque cuando me quedo en blanco y pillada escribiendo, me pongo a navegar por la red buscando algo que me lleve de vuelta a la historia. Cada uno tiene sus manías.

Pues en mis paseos por la red buscando ayuda para las correcciones, me encontré con estos, que fueron de muchísima ayuda:

Ahora que ya estoy por mi segundo repaso (he sacado mil errores, me queda corregirlos en el Word) ando con la preocupación de que encontrare en el tercero… y en el cuarto… y, ¡ay, que no he pensado en el titulo! ¿Y qué voy a hacer cuando lo acabe? ¿Cómo lo voy a promocionar? Y… y a estas alturas desconecto el cerebro un rato.

Cuando se es un manojo de nervios como yo, lo de forzarse a no pensar en el futuro y prestar más atención al presente, es complicado. Así que voy a cenar y luego sigo.

Espero que esos post os ayuden tanto como a mí.

 

 

Publicado el 3 comentarios

La página en blanco.

¿Quién no ha pasado por eso?

El bloqueo del escritor, pánico a la página en blanco, tu musa se ha ido a por tabaco y aun no ha regresado… Como quieras llamarlo. ¿Eso? Es un asco.

Cuando quieres escribir y no sale o no te gusta nada de lo que escribes puede llegar a frustrarte y hacer que abandones en un rincón lo que habías empezado con mucha ilusión.

La única manera que conozco de salir de algo así es no desistir. Al menos es la única que funciona conmigo. Pero como tener una medalla de oro a cabezota no siempre ayuda, viene bien saber por qué pasa y que puedes hacer o cambiar para salir de ese bloqueo.

Yo me leí (y hace poco volví a releer, porque nunca viene mal recordar que esto es algo normal y pasajero) algunos post que creo que pueden ayudar a cualquiera con ese problema.

En el blog Literautas tienen una App de ayuda. Un disparador de ideas y ejercicios literarios para tu móvil. No está de más comentar que su blog también tiene un taller de escritura y más consejos que ayudan bastante.

¿Y por qué me ha dado hoy por comentar esto? Porque estoy dándome de cabezazos con un capitulo, por eso. Y al releer esos artículos, buscando un poquito de zen para seguir, pensé que le podría venir bien a alguien más. ¿Quién sabe?

 

 

 

 

Publicado el 3 comentarios

Sobre escribir y las redes sociales.

Pues sigo enfrascada, corrigiendo (o recorrigiendo) un capitulo. Y como necesitaba un descanso, me he puesto a repasar unas entradas de los blogs que recomendé en la entrada anterior.

Me he puesto a repasar las que tratan sobre las redes sociales y cómo pueden ayudar para la publicidad de libros (o lo que sea).

Destaco, porque me han parecido más interesantes:

Ser escritor en la era digital implica cambios en el oficio de escritor.

Se profesional, tu novela te lo agradecerá.

Ocho errores que los escritores cometen en las redes sociales. 

También vi hace una semana o así este vídeo sobre el mismo tema. No hablan solo sobre escritores, si no sobre la sociedad en general y como afectan las redes sociales en ella, poniendo cuatro ejemplos. Esto fue en el seminario “Como vivir en las redes sociales”.

El tema de las redes sociales y como están cambiándolo todo en la sociedad lo veo muy interesante. Cualquier negocio hoy en día debe tener alguna presencia ahí o no existe. Así es como se piensa hoy en día.

Voy a seguir estudiándome el tema mientras me despejo y luego seguiré con el capitulo…