Observar siempre es un placer

Todos hemos jugado alguna vez a esto.

Estás en la calle, esperando a que lleguen tus amigos, tu pareja, el autobús… O tal vez en el súper o en tu trabajo o en el banco. Y decides escoger a alguien al azar. Alguien que te ha llamado la atención por algún motivo.

Y lo observas.

Estudias su ropa, su postura, su comportamiento, su aspecto físico. A lo mejor incluso puedes oír su voz y comprobar si tiene acento o si es de ahí.

Lo observas todo y tratas de imaginar cómo y quién es esa persona en realidad. ¿A qué se dedica? ¿Qué hace ahí? ¿A quien espera? ¿A dónde va?

Además de ser un juego muy entretenido e interesante (y un poco marujil, pero eso no es delito) también es un buen ejercicio para aprender a cómo y en que debes fijarte para crear y describir personajes.

Yo lo hago a veces en el trabajo. Paso muchas horas en las tiendas, tratando con mucha gente y me gusta observarlos. Incluso, en un par de ocasiones, darles un susto XD

Normalmente no hago esto porque conozco bien a los clientes y pocas veces tengo tiempo para hacer algo más que mirar. Pero una vez fue muy divertido.

Fue con un cliente de hace varios años. Un chico, treinta y tantos. Viene a veces a merendar en la pausa del trabajo o pasa a comprar agua cuando va al gimnasio. Su trabajo le obliga a mantenerse en forma y le gusta el deporte como a casi cualquier chico. Jugar al futbol con los amigos y eso. Es majo y tenemos un “pique” de broma en el que yo puedo meterme con él y él conmigo.

Aquel día dejó un sobre marrón y grande encima del mostrador y pidió una botella de agua. Cuando se la traje, le pregunté cómo tenia la rodilla. Él me miró sorprendido y me preguntó como sabia que se había hecho daño y le señalé el sobre. Se podía ver el nombre del hospital y de la sección de radiología.

–  Pero podría haber sido una radiografía de otra cosa.

–  No llevas ningún vendaje, ni cabestrillo, ni collarín. No vas con muletas, así que no es el tobillo pero has cojeado un poco al entrar. Y, normalmente, los tíos tenéis tendencia a no tener cuidado al jugar al futbol.

Reconozco que ahí fue pura suerte, pero la cara que se le quedó mereció la pena el riesgo XD

Por eso, observar es muy importante. ¿Cuántas veces has necesitado algo que te ayude a inventar un personaje? Cuando veas algo o alguien interesante, apuntalo. De la calle se sacan más ideas que de ningún otro sitio.

Y, cuando tengáis lo que necesitáis, aquí os dejo unos post sobre descripción de personajes que os ayudaran a rematar la faena.

Cómo escribir una novela: la descripción de personajes. Literautas. 

Descripciones en la novela. Escribe Romántica. 

Cómo describir personalidades a través de la ropa. Escribe Romántica. 

Cambiando de tercio, ya podéis ver en la página de FB de “Kamelot 2.0” la fecha de salida de la novela y también las dos nuevas portadas. ¿Habéis opinado ya?

 

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js

También avisar que habrá un sorteo cuando la fecha se acerque. ¡Estad atentos!

Ahora quisiera hablar un poquito sobre el libro que use para documentarme para “Jack T.R.”. Os comenté no hace mucho que use la novela “La maldición de Whitechapel” de Iván Rámila de la editorial Espejo de Tinta.

El libro es la investigación que realizó el autor sobre Jack el Destripador y contada como si fuera una novela, lo que hace muy amena y ligera la lectura. Y es muy completa. Además de lo habitual que puedes encontrar en la red, como algunas fotos de las víctimas o de las cartas de Jack, hay también otros documentos y testimonios recopilados además de descripciones detalladas de los lugares donde las víctimas fueron encontradas o de las pistas.

Me encantó el libro. Lo compré hace años en una feria del libro aquí en Málaga. Mucho antes de pensar en hacer mi historia. Siempre ha sido un tema que me ha fascinado, ya que nunca fue descubierta la identidad del asesino.

Lo recomiendo bastante.

Y nos vamos despidiendo hasta la próxima. Recordad que pronto habrá más novedades y extras para “Kamelot 2.0” en su blog y que “Jack T.R.” sigue a un precio especial.

¡No os lo perdáis!

 

Del Fanfic a la Novela: errores comunes. (5º y último post)

Pues si, queridos míos, este va a ser el último post de esta serie. Creo que hemos tocado los puntos principales sobre este tema. ¡Si se os ocurre alguno más, estoy abierta a sugerencias!

Hoy vamos a hablar sobre dos de los errores más comunes cuando adaptamos un fic a novela.

Uno de los errores más frecuentes es el de olvidar cambiar algo. Cuando estas reescribiendo encima de un fic y solo vas a limitarte a sustituir nombres, se te puede pasar algo.

Mucho cuidado con eso.

También puede pasar que no cambies directamente un nombre porque pienses que nadie lo va a notar. Esto va dedicado a una chica que convirtió un fic AU (universo alterno) RPS (Real person slash) ambientado en la serie SOA (Sons of Anarchy). Querida… muchísima gente sabe quién es Mark Sheppard… dejar al agente de la ATF con su nombre me rompió toda la atmosfera. Por lo demás, que conste que me hizo bastante gracia tu novela XD

Reescribir es siempre un lio y, a veces, lleva a errores de lo más tonto, sobre todo si tienes el día despistado.

En ocasiones es mejor coger solo la idea general de la historia y volver a escribirlo todo y así evitar que todo eso pueda ocurrir.

Pero si no lo vas a hacer, ojo con lo de sustituir.

Otro error común es olvidar describir.

En fics estamos acostumbradas a escribir sobre algo que todos nuestros lectores conocen, así que no describimos más que lo justo y necesario.

Para esto hay que cambiar el chip y recordar que ahora nadie sabe sobre lo que escribimos y hay que presentárselo con buenas descripciones.

No podemos olvidar que, por ejemplo, la casa de tu personaje original no la conoce todo el mundo como pueden conocer la Tardis de Dr. Who, el Serenity de Firefly o el Impala de los Winchester. Vas a tener que describirla. Tus futuros lectores necesitan saber que tu personaje está en una habitación con ventanas o no, con cuadros o no, en el salón o en el dormitorio o en la cocina. No puedes limitarte a decir que está en una habitación y ya.

En cada ocasión que lo muevas, cada vez que entre en un local o vaya en algún medio de transporte…

Y no olvidéis que también hay que describir a tus personajes, al menos la primera vez que salgan. Si no sabemos cómo son… ¿Cómo vas a empatizar con ellos? No podemos olvidar que los nuevos lectores no van a conocerlos. Se supone que estos personajes son originales… ¡describelos!

Y así nos despedimos de esta serie de post.

Volviendo a los retos…

Del personal… no se que contar esta vez XD

No, en serio, no se me ocurre nada. Así que voy a hacer trampas y unir los dos retos. Voy a contar algo mío y de la futura novela a la vez.

Me encanta hacer investigación para las historias. Luego no meto ni la mitad de lo que he estudiado o leído por cuestiones de espacio o porque ya no me servían pero me encanta. Para «Kamelot 2.0.» estoy disfrutando de hacer una mini investigación tipo Indiana Jones: a parte de hurgar en la leyenda artúrica y tocar de refilón Excalibur y los caballeros, hay una cosa que me vino a la cabeza el otro día y creo que será un toque bonito para la leyenda. La lanza del destino.

¿Quien no conoce esa leyenda?

Veo manos alzadas… no puedo creérmelo… XD

Da igual, la lanza del destino. Si no sabéis la historia, os la cuento. Se supone que sería la lanza con la que un legionario romano remató a Jesucristo. La sangre le salpicó, le curó cierta ceguera que tenia y se convirtió al cristianismo. Se le pierde la pista a la lanza en algún momento de la historia y no se sabe nada hasta la segunda Guerra Mundial y la búsqueda de reliquias de Hitler. Supuestamente, quien sujete la lanza:

A) Tendrá el destino del mundo en sus manos.

B) Será invencible siempre que no la pierda, cosa que acaba pasando mas tarde o más temprano.

En fin y acortando, me lo estoy pasando pipa estudiando la leyenda (no, he leído mucho mas que esos datos superficiales, aunque no lo parezca por mi cutre resumen XD) y ya se como voy a incluir ese artefacto en «Kamelot 2.0» y en la futura segunda historia para los personajes de «Jack T.R.».

¡Investigar mola!

Y aquí os dejo ya. La semana siguiente ya pensaré de que vamos a hablar.

¡Hasta luego!

PD. ¡Recordad que podéis conseguir «Jack T.R.» en Amazon!