Progreso de la nueva novela

Progreso de la nueva novela.

progreso

Ya estoy en la fase relleno.

Eso significa que he reunido toda la historia en un solo archivo, la he corregido y he cogido mi libreta para apuntar, capitulo por capitulo, todo lo que parece faltar.

Después de eso vendrá otra parte difícil, con una nueva lectura y, probablemente, buscar opiniones ajenas.

Pero eso es para más adelante. Con suerte, puede que para cuando estés leyendo este post, ya que lo estoy escribiendo con mes y pico de antelación.

Hay que estar preparada.

Ahora toca ese segundo rellenillo del que te he hablado. El que tiene que convertir las pocas páginas que llevo en un numero que se asemeje al de una novela corta, por lo menos.

Y eso sin contar el relato.

¡Socorro!

Odio rellenar.

Tengo que ampliar textos, descripciones, añadir o quitar conversaciones.

No es nada divertido. En serio.

Es divertido cuando, al terminar, ves el resultado y compruebas que la novela ya tiene forma. Eso si es divertido.

La verdad es que no estoy muy bien, anímicamente hablando, así que esta me está costando la vida acabarla. No encuentro las ganas de ponerme.

Hasta me he puesto una hucha en la que echar dinero cada día que no escriba algo.

Pero tengo muchas ganas de que leas esta historia. Adoro a mis lobos y quiero que los veas participar en la saga.

¡Y me encanta el final que le he dado! ¡Y quiero que lo leas, porque vas a disfrutarlo tanto como yo!

Sobre todo, si has leído las anteriores.

Esta, como las demás, va a ser parte de la saga pero se podrá leer independientemente, sin necesidad de haber leído las anteriores.

Pero se disfruta más si ya las conoces.

Y, de verdad, el final va a encantarte.

A la saga ya le quedan dos o tres historias más para acabarse. Luego ya seguiré ampliando con los relatos y pondré a sus personajes a hacer otras cosas diferentes.

A muchos de los personajes les queda mucho que contar.

Mucho, mucho.

Puede que la saga acabe pero habrá más historias con ellos.

¿No quieres saber que pasará entre Aidan y Zack?

¿Volverá a aparecer Charles?

¿Qué ha ocurrido con Paul y Alger?

¿Y Will?

¿Qué nuevos problemas tendrá la Comunidad Mágica?

Todo eso lo vamos a averiguar en nuevas historias y relatos.

Pero primero esta.

Pronto te diré como se va a titular, que ya sí que tiene título.

¿Tienes ganas de saberlo?


Recuerda que puedes leer las otras novelas en Amazon o aquí en el blog.

Y que puedes escuchar el último episodio del podcast

Escucha “Mi aventura de escribir: Kamelot 2.0” en Spreaker.

https://widget.spreaker.com/widgets.js

Corregir y los pagos sociales

Esta ha sido una semana muy entretenida.

La he pasado enterita paseando a Jack. De casa al trabajo y del trabajo a casa. Era la mejor manera de poder corregirlo XD

¡Pero ya está listo!

Al menos estará mejor que antes.

Espero.

Y ya está subido a Amazon. Ya no la voy a tener para descarga gratuita en la suscripción porque la he subido a Lektu, al precio de un twit o un me gusta.

No conocía esta página. David Orell la soltó por ahí… no sé si a mi o a otra persona, pero la cuestión es que me puse a olerla un poquito, por cotillear.

Me ha gustado su opción para pagar con publicidad. Con un twit o un compartir en Facebook o un follow.

Nunca viene de más.

Me acabo de estrenar ahí así que todavía no tengo mucha idea, pero tengo que ponerme más a fondo esta semana. Quisiera poner mis otras novelas también.

Pero primero tengo que terminar de recorregirlas. Ahora estoy paseando a Kamelot XD

Te dejo aquí el link de Jack T.R. en Lektu, por si aun no lo tenías y la reseña que Lectora de libros hizo de ella, por si hay curiosidad.

En el link de la suscripción te he puesto el recopilatorio de cortos de El Diario de Charles, para que veas que pasó con él después de Jack T.R. XD

¡Me voy pitando a corregir!

Reseñas y decisiones

¿Qué? ¿Estás achicharrada ya? XD
¡Qué bonito es el verano para los que tienen aire acondicionado!
Aquí está siendo menos malo que en el interior, por suerte. Pero la humedad y el calor pegajoso es igual de insoportable que el seco tipo Mordor del interior.

mordor
Aunque quema menos, eso si.
Pasando del tiempo, esta semana por fin he podido tomar algunas decisiones. Un par de cosas a las que llevo desde principio de año dándole vueltas.
Y es que no tenía ni idea de que hacer después de publicar El Guardián.
Y tú dirás… ¿Eh?
Si, eso.
Tengo dos borradores esperándome. Pero ninguno de los dos me está llamando con suficiente fuerza.
Además estaba teniendo una de esas rachas en las que pierdes la fe en lo que haces.
No son nada divertidas.
Por suerte, un par de comentarios y una reseña de Jack T.R. me han devuelto un poquito las fuerzas.
La reseña de Jack T.R. por parte de Lectora de Libros ha hecho que recuerde que debo hacer de una vez lo que llevo posponiendo hace dos años y pico… corregir de nuevo las novelas.
No, claro que no las publiqué sin corregir… obvio que no. Pero tampoco soy correctora profesional y mi gramática es muy cuestionable.
Nunca se me dio bien…
Y sé que todas tienen fallos. Mayormente por cansancio, otras por desconocimiento y otras… a saber. Hay cosas que en su momento suenan muy bien y luego las ves y te espantas.
En la reseña ha destacado eso como lo peor de la novela y tiene razón. Así que voy a hacer algo para remediarlo.
Como sigo sin poder permitirme un corrector profesional, no va a mejorar mucho, pero haré el intento. Ya va siendo hora.
Siento mucho que hayas leido las novelas con fallos, pero puedo prometerte que siempre lo doy todo a la hora de escribir y arreglar mis libros. Estoy meses releyendo y corrigiendo, pero soy humana, como cualquiera y cometo errores.
Pero prometo mejorarlas a tope.
También considero la idea de crear un kindle con todas juntas, a un precio chachi, en plan pack XD
Esta semana también me he visto muy reflejada en el post de David Orell, El escritor multifunción. Pero ¿quién no puede relacionarse con eso?
Hoy en día, escribir no es solo escribir.
Escribir es escribir, volverte loca con la maquetación, acabar con jaqueca por leer veinte veces la misma frase, dejarte los ojos en crear una portada, estrujarte el cerebro pensando una buena frase para usarla en el marketing de la novela, agotarte buscando y aprendiendo cosas que puedan ayudarte a hacerte más visible…
Y no hablemos de vender, ¿verdad?

X supernatural guiña

Corregir, corregir, corregir…

Y en ello estoy.

Ando corrigiendo mi historia y voy por el segundo repaso. Técnicamente me podrían quedar dos o tres más. Conociéndome, me quedaran unos seis o siete. Y si fuera para quedarme tranquila, unos mil.

Eso es lo que pasa cuando se corrige algo que tú has escrito. Que no te quedas contenta nunca. Ya me pasaba cuando escribía mis fanfics, pero ahí no importaba tanto, la verdad. Con que no tuvieras errores garrafales de ortografía, todo el mundo contento. Vale, tu no, pero era más una cuestión de cantidad que de calidad. Solían ser felices con que acabaras la historia así que hacían la vista gorda a los errores. Lo malo es que luego lo veías publicado y decías… Oh, dios mío… ¿cómo no he visto eso?

Así que para evitar repetir eso y porque esto no es un fanfic, lo estoy revisando con lupa. El problema es que llegara un momento que por mucho que revise, no voy a ver nada y tendré que pasárselo a alguien para los vea por mí. Estoy echando a suertes a cual de mis amigas le tocará la china de cargar con eso.

Pero mientras llega ese momento, y antes de hacer el primer y segundo repaso, me estuve informando como corregir bien la historia. Porque quería hacerlo perfecto. Y porque cuando me quedo en blanco y pillada escribiendo, me pongo a navegar por la red buscando algo que me lleve de vuelta a la historia. Cada uno tiene sus manías.

Pues en mis paseos por la red buscando ayuda para las correcciones, me encontré con estos, que fueron de muchísima ayuda:

Ahora que ya estoy por mi segundo repaso (he sacado mil errores, me queda corregirlos en el Word) ando con la preocupación de que encontrare en el tercero… y en el cuarto… y, ¡ay, que no he pensado en el titulo! ¿Y qué voy a hacer cuando lo acabe? ¿Cómo lo voy a promocionar? Y… y a estas alturas desconecto el cerebro un rato.

Cuando se es un manojo de nervios como yo, lo de forzarse a no pensar en el futuro y prestar más atención al presente, es complicado. Así que voy a cenar y luego sigo.

Espero que esos post os ayuden tanto como a mí.