Nueva Orleans y las beignets.

beignets

Nueva Orleans y las beignets.

beignets

Nueva Orleans es una ciudad deliciosa.

Un lugar que ha vivido, renacido y vuelto a vivir de nuevo.

Un lugar mágico.

Y uno que estoy deseando visitar en persona.

También es el escenario de mi ultima novela, Dagas de venganza, la cual saldrá a la venta el 20 de diciembre.

Como en otras ocasiones, he usado una ciudad que me encantaría conocer en persona, pero que conozco virtualmente y cuya historia adoro.

Ya, mucho antes de todo el jaleo del Katrina, quería visitarla. Ahí es donde se inspiran una buena parte de las Crónicas Vampíricas de Anne Rice, ya que es donde Lestat vivió con Louis y Claudia, y, también, es donde están ambientadas una buena parte de la saga Dark Hunters.

Dark Hunters, Nueva Orleans y beignets. Incluso busque (y cociné) una receta de esos dulces al estilo Café Du Monde, porque salía en las dichosas novelas y quería probarlos.

El Katrina casi me roba la posibilidad de visitar ese precioso lugar, lleno de jazz y de blues. Una desgracia enorme que no deberíamos olvidar, porque no hemos aprendido nada de ella. Aun sigue siendo un caos la ayuda que llegan a lugares que han sufrido tornados y temporales.

Pero Nueva Orleans renació de sus cenizas como el fénix y regreso, más hermosa que antes, incluso. Aun tengo una oportunidad de visitarla.

Así que un día espero poder pasear por la avenida de Ursulinas, ir a Bourbon Street y ver el parque de Louis Armstrong para ver los lugares que he puesto en la novela.

Y, luego, al café Du Monde, a comer beignets.

Detroit, la ciudad del Rock

Detroit

Detroit, la ciudad del rock.

Detroit

Detroit fue mi elegida como escenario en El juego de Schödinger. Ya había usado a mis favoritas (Nueva York, Chicago…) y, aunque tengo varias en lista esperando, no podía usarlas para esta novela.

¿Por qué?, te preguntaras, querido lector. Simple. La trama era demasiado oscura para las ciudades que aún tengo guardadas y no eran un escenario adecuado.

Detroit

Detroit, por otra parte, es una ciudad que ha vivido muchos años del motor, como Chicago. No por nada tienen su sede allí firmas como General Motors, Ford y Chrysler. Era un paralelismo que encontraba con Chicago, una ciudad mayoritariamente industrial y eso convertía Detroit en el escenario perfecto para otro asesino en serie.

Detroit

Detroit también es conocida como la ciudad del rock, ya que ahí nació el sello discográfico Motown, con el que cualquier cantante o grupo mataba por grabar.

Detroit

La inspiración para muchas partes de la trama de El juego de Schrödinger salió de la película Seven. Adoro esa película aunque me pone de los nervios y me agobia ese ambiente claustrofóbico que crea el director al rodar siempre lloviendo, en lugares oscuros y cerrados y nunca subiendo la cámara para ver el cielo.

Detroit

Cuenta el guionista original que pensó en Nueva York y su mala experiencia en la ciudad cuando escribió la historia, pero a mí siempre me viene a la cabeza una ciudad más como Detroit. Tal vez sea porque tengo más idealizada Nueva York. Tal vez porque tengo una imagen más gris de Detroit. Vete a saber.

La cuestión es que Detroit ha sido considerada una de las ciudades más peligrosas durante años. Así que meter ahí a un asesino en serie pegaba bastante.

Necesitaba una ciudad con personalidad para esta novela. Necesitaba personalidad si iba a ser escenario de terribles crímenes, conspiraciones y sorpresas finales.

Y, aunque la mayor parte de la acción transcurre en comisaria (la comisaria 63, en el Distrito 18), hay partes donde menciono edificios locales porque me gusta usar referencias reales aunque nunca haya visitado la ciudad.

Le dan un toque especial para mí.

PD. ¡Es Sant Jordi! A los que estéis en Barcelona, disfrutad del día grande del libro. Que sepáis que muero de envidia.  Y si quieres un libro guay para regalar hoy, recuerda que aquí están los míos.

Nueva York, el cine y la literatura.

nueva york cine literatura

Nueva York, el cine y la literatura.

La relación de Nueva York y el cine es más estrecha que la del séptimo arte y Hollywood.

Allí es dónde están los estudios de cine más conocidos pero es Nueva York el escenario de la mayoría de las películas rodadas y por rodar.

Nueva York ha sido la inspiración de miles de guiones de cine, ya fuera de acción, fantástico o romántico. Daba igual.

¿Quién no recuerda Algo para recordar y sus escenas en el Empire State Building? ¿O Taxi Driver? ¿Cuándo Harry encontró a Sally? ¿Manhattan? ¿Desayuno con diamantes? ¿Gangs of New York? ¿Armas de mujer?

nueva york cine literatura

¿Ves? Nueva York y los neoyorkinos tienen fama de ser bastante peculiares. Y han hecho hincapié sobre ese extraño orgullo en sus series, como Sexo en NY, Daredevil, Jessica Jones

nueva york cine literatura

Yo he crecido viendo muchas (probablemente demasiadas…) películas y series, algunas mil veces (no había internet, fíjate… el neolítico…) y crecí viendo esos escenarios. Era lógico que, cuando empecé a escribir, me resultara más fácil ambientar mis novelas en suelo estadounidense que español.

No me entiendas mal. Adoro España. Adoro Málaga y Andalucía y para mí no hay nada más bonito y acogedor que mi ciudad. Con sus cosas buenas y malas. Que en todos lados cuecen habas.

Pero para escribir, al otro lado del charco. Hasta que se me pase.

Y, después de ambientar Jack T.R. en un oscuro Chicago, Kamelot 2.0 vino en un más luminoso y glamuroso Nueva York.

No había mejor escenario para colocar la torre Kamelot que en mitad de Manhattan. Ni mejor ciudad para tener al heredero de la fortuna P.Drake.

Es de Nueva York de donde es expulsado Arthur, cuando su padre lo envía a Londres a estudiar para alejarle de los problemas que causaba siendo adolescente. Y es a Nueva York donde regresa cuando Merlin decide “secuestrarle” en Brujas y traerle de vuelta para recuperar las riendas del negocio familiar antes de que su hermana Morgan le dé por destruirlo todo.

Así regresa también a las intrigas familiares que odia y a un tesoro secreto del que ni él sabía que se ocultaba en la torre.

Excalibur.

Nueva York es un sitio fantástico para cualquier historia.

Lo que me recuerda… también ha sido el escenario de El décimo reino. Nada como esa intro con la ciudad convirtiéndose en el paisaje de un cuento de hadas.

 

Una ciudad para escribir: Chicago

ciudad para escribir

Una ciudad para escribir: Chicago

Una de mis ciudades fetiche es Chicago.

Si… no es la típica que se menciona. No es Nueva York ni Los Ángeles… ¡Ni Las Vegas! Tengo que hacer un día una novela ahí…

Chicago tiene algo que me llama. Es una ciudad para escribir.

La conocí de la forma más tonta, con unos dibujos animados. ¿Nunca has visto los Motorratones de Marte?

ciudad fetiche chicago

Los ratones llegaban desde Marte y caían en Chicago, la ciudad del viento, la ciudad de las fábricas de motores.

Chicago está en el estado de Illinois, con más de dos millones y medio de habitantes y una “sky line” preciosa. No hay palabra para traducir eso pero la más cercana seria silueta.

ciudad para escribir

También ha sido el escenario de historias fascinantes y peligrosas, como la Ley seca y el contrabando de alcohol por parte de los gánsteres.

Al Capone, Dion O’banion, Bugs Moran, Tony Accardo…

La Matanza de San Valentín, de la que ya te hablé en un post del año pasado cuando Al Capone mandó matar a la banda rival de Bugs Moran.

Fue por toda esa historia, por todas las películas que se han filmado usando su nombre, por Los intocables de Elliot Ness…

ciudad para escribir

Por eso fue mi elegida cuando decidí poner escenario a Jack T.R.

Te he contado infinidad de veces que Jack T.R. era, al principio, un fic. De ese fic solo me quedé con dos cosas: la idea del asesino demoniaco y la escena del primer asesinato.

Nada más.

Ni siquiera la ciudad en la que se ambienta es la misma, ya que en el fic estábamos en Washington y luego íbamos… no me acuerdo a donde, pero no Chicago.

ciudad para escribir

Elegir Chicago fue una decisión meditada y tomada a propósito. La ciudad era perfecta, con callejones, parques y un invierno nevado… escenarios todos ideales para mi historia.

Me gusta, cuando escribo, hacer recorridos desde el Google maps, por las calles de las ciudades que voy a usar. Puede que no haya estado ahí en persona, pero intento quedarme con lo importante de la mejor manera posible. E intento también que los nombres de calles y barrios sean verdaderos.

Son guiños a mí misma, ya que sé que poca gente va a comprobar eso. Pero es divertido hacerlo.

Desde el Parque Medellin, donde aparece una de las víctimas de Jack, la comisaria donde trabaja Charles, el barrio donde vive su compañero…

La calle donde ubiqué El pergamino.

Jack Suspense novela

¿Somos o no unos manías los escritores? XD

Espero tener la oportunidad de visitar Chicago un día.

Mientras… ¿Te ha gustado esto? ¡Ve y lee más! Recuerda que mis novelas están aquí y en Amazon.