Publicado el

Las series enseñan a escribir, parte dos : Crear personajes: Jessica Jones

jessica

Te pregunté en una ocasión si necesitábamos más heroínas.

También, en otra ocasión, te comenté que hay series que te enseñan a escribir.

Une las dos cosas y tienes a Jessica Jones.

jessica

Voy a hablarte solo de la serie porque aún no he tenido ocasión de leer el comic. Lo estoy deseando pero ni tiempo ni pasta ni nada XD

Pero la serie es un gran ejemplo de creación de personajes realistas, en mundos realistas mezclándolos con temática de súper héroes.

Ya la vi en su estreno, pero ahora creo que es un buen momento para hablar de ella y por muchas razones.

Las razones no literarias para verla serian el magnífico trato a las enfermedades mentales, el síndrome post traumático, el abuso del alcohol y el consentimiento.

Y todo eso lo ves en el capítulo uno.

Jessica Jones es una súper heroína, con una fuerza extraordinaria y una mente ágil. Pero no quiere ser súper heroína.

Es más, se cabrea si le mencionas el tema.

jessica

Sufre de estrés post traumático, causado cuando un tipo con poderes mentales, la secuestra y la obliga a vivir con él y a hacer todo lo que él quiere.

Todo.

El estrés le produce ataques de ansiedad, flash-backs, pesadillas, visiones, paranoia… y las trata todas con ingentes cantidades de alcohol.

jessica

Como no quiere ser calificada de heroína pero si quiere ayudar a la gente (a veces, a regañadientes) trabaja como detective privada, que ayuda a pagar sus facturas y a que no se aburra.

No es lo típico que estamos acostumbrados a ver con Marvel, donde los héroes son menos… humanos. Lo son, pero no tanto.

En serio, ve la serie aunque sea durilla a veces. Espero que la segunda temporada sea un poco más ligera, aunque lo dudo.

Pero vamos a las razones literarias para verla.

Que, más o menos, son las mismas que para verla XD

La serie enseña como mostrar a un personaje complejo, con muchos problemas. Un personaje imperfecto que resuelve sus problemas de la peor manera.

Ignorándolos.

Cuando escribes, tienes la errónea impresión de que todo debe ser perfecto.

El héroe debe ser heroico, guapo, un dechado de virtudes…

La damisela, siempre en apuros y guapísima así le haya caído un tormentazo encima.

Hasta el tiempo debe ser perfecto…

Es muy difícil y soy la primera que siempre debe recordar hacerlo imperfecto.

Pero aquí puedes ver en vivo y en directo cómo hacerlo. Aquí todos los personajes tienen sus blancos, sus negros y sus grises.

Muchos grises.

Y el malo es terrorífico. Ese no tiene grises. Es negro entero y puede controlar tu mente, hacer contigo lo que quiera y no puedes hacer nada para evitarlo.

Un malo bien escrito y mejor actuado. David Tenant está enorme y da muchísimo miedo.

jessica

En serio, es una serie que disfruto muchísimo cada vez que la veo simplemente por los personajes y lo bien construidos que están.

(Eso es la puñeta de escribir. Ya no puedes leer o ver una serie o película sin analizar la trama o personajes. Nope.)

Así que escritor… te recomiendo ver esta serie. Disfrútala, analízala, aprende de ella… te va a ayudar un montón.

P.D. Recuerda que puedes encontrar mis novelas aquí o en Amazon. ¡No te las pierdas!

 

 

Publicado el

Las reglas del juego: Series que te enseñan a escribir: Leverage

leverage

Leverage o Las reglas del juego. Los traductores se lucieron con la traducción aunque, en su defensa, “Ventaja” no suena bien para título.

¿A qué viene esto?

Verás… hay series que te enseñan mucho sobre escribir.

Ya he mencionado mis series de fantasía y paranormal favoritas, como Supernatural.

Existen otras que dan lecciones maestras, como House of cards.

Otras enseñan cosas más sencillas, como el desarrollo de personajes.

Y, entre esas últimas, está Leverage.

leverage

Leverage fue una idea original que mezclaba comedia, drama, acción y algo de policiaca. Un poquito nada más.

La trama trataba sobre un hombre honrado, ex trabajador de una firma de seguros, altamente inteligente y con una gran capacidad de estrategia que era escogido para liderar un grupo de ladrones y guiarles en un plan de robar de vuelta unos planos que la compañía rival había robado al tipo que les contrató.

Al final resultaba que el tipo había mentido, que los planos no eran robados y, encima, no cobraron el trabajo y trataron de matar al grupo. Estos se vuelven a unir para vengarse del tipo que les contrató y hundirle.

Así empieza Leverage. Tenemos unos personajes geniales que van desarrollándose a lo largo de cinco temporadas hasta el punto de que les ves pasar de las dos a las tres dimensiones.

Es una buena lección de cómo debes desarrollar tus personajes para que sean reales. No vale con ponerles un montón de buenas cualidades. Si no tienen defectos… ¿cómo van a ser creíbles?

En el piloto, el capítulo que se hace de muestra para los productores, los personajes son bastante planos. Si, empiezas a vislumbrar un poco su personalidad pero no lo suficiente como para cogerles cariño o empatizar con ellos.

Y los personajes son maravillosamente complejos.

leverage

Tenemos a nuestro hombre honrado, Nathan Ford, un ex trabajador de una compañía de seguros que dejó de ser su empleado cuando la empresa se negó a pagar el tratamiento de su hijo, costándole la vida. Nathan se dedicaba a investigar fraudes, robos y a perseguir y recuperar obras de arte robadas por los mejores ladrones. Es muy inteligente, estratega y alcohólico. Su alcoholismo, causado por la pérdida de su hijo, le hace muy volátil e impredecible.

leverage

Está la timadora, Sophie Devereaux, a la que Nate ha perseguido en más de una ocasión y son amigos. Más o menos. Sophie quiere ser actriz pero es malísima en el escenario. ¿En sus timos? Ahí es la mejor actriz del mundo. Tiene cientos de alias y un montón de tesoros ocultos a lo largo del mundo, todos robados en sus timos.

leverage

El músculo y experto en recuperaciones es Eliot Spencer. Eliot tiene un pasado secreto y clasificado gracias al porrón de operaciones militares en las que ha participado, trabajando para su gobierno y otros más. Ha sido mercenario, trabajando también para los “malos” y, además, canta. Aunque solo lo hace en un capitulo y porque el actor también es cantante XD Es un personaje que tiene debilidad por las mujeres y niños en peligro.

leverage

Parker es nuestra ladrona. Vivió en hogares de acogida toda su niñez hasta que decidió largarse y acabó siendo ladrona de coches hasta que la recogió y entrenó uno de los ladrones más famosos de esa época. Ahora Parker es la más implacable ladrona y solo le gusta el dinero. Ni las posesiones ni las joyas ni nada… dinero. Obviamente, con una infancia así Parker tiene algunos problemas para sociabilizar con los demás… solo unos poquitos…

leverage

Y, por último, está Alec Hardison. Hacker y aprendiz de timador. Alec es capaz de hacer cualquier cosa con un ordenador o un teléfono con internet. Es el más joven y, por tanto, el más “inocente”, por decirlo de alguna manera. Es un friki con pico de oro y orgulloso de serlo (Age of the geek, baby!). Recomiendo ver la serie en versión original porque los “uh, uh!!” de Hardison con descacharrantes XD

Esos son los personajes de que ves crecer y desarrollarse hasta convertirlos en personas reales a los que adoraras.

La serie se canceló hace ya cinco años, tiene cinco temporadas, setentaisiete capítulos que puedes ver en cualquier momento. Estoy segura de que Netflix la tiene.

Y, si acaba gustándote, el mismo productor y creativo y uno de los actores hacen ahora “The librarians”, serie de fantasía que es muy divertida.

¡Ahí tienes material para estas navidades!

PD. No olvides que mis novelas están a la venta aquí o en Amazon

Publicado el

Uno… dos… tres… ¡Storytelling!

Hoy te voy a mostrar uno de (para mí) mejores ejemplos del uso del storytelling en una empresa.

La WWE.

Si te suena, estarás diciendo… ¿Eing? Y si no… pues probablemente igual.

tenor

Por si no sabes cuál es, es la World Wrestling Entertainment. Vamos, la empresa que lleva años organizando los combates de lucha libre más conocidos. Que no los únicos. Hay varias más igual o mejores, pero estos son los más sonados.

¿Por qué?

Principalmente porque su equipo de marketing es la caña.

Y son unos genios a la hora del storytelling.

¿Y qué tiene que ver la lucha con el marketing y los libros? Veras, te cuento…

tumblr_inline_ngg15uRHmm1qmmmq7

Antiguamente, en el Paleolítico o así, cuando la televisión pública dejó de ser la única cadena para ver y a nadie le importaba un pimiento si los niños veíamos o no violencia o sexo en la tele, apareció el programa “Pressing catch”. Era todos los sábados y domingos por la mañana y te lo pasabas en grande viendo a Hulk Hogan, el Ultimo Guerrero o el Enterrador dando de leches por un ring que parecía demasiado pequeño para unos tíos tan enormes y chillones. Como los comentaristas eran americanos (obvio) se doblaron un poco a ver que sale y, la verdad, es que quedó bastante gracioso, por lo que recuerdo.

tenor (1)

Luego desapareció de la parrilla, una creció y se olvidó de eso hasta que, hace tres años, me crucé en twitter con la noticia de la muerte del Ultimo Guerrero. Ahí me dio por volver a cotillear y… ale… enganchada de nuevo.

Pero quitando eso que no te interesa, vamos a lo importante.

¿Por qué digo que son los reyes del storytelling?

Sus guionistas y sus luchadores son capaces de escribir e interpretar una historia durante meses para justificar un combate y que estés deseando que llegue el día para ver quién gana. Hasta el más mínimo detalle en los programas está calculado al milímetro para contar algo.

57ecd19822833245697317

Para venderte el siguiente combate de pago, la siguiente suscripción a su canal o su merchandising.

TODO.

Y eso, en programas en vivo, tiene merito.

Quiero el cerebro de uno de sus creativos, en serio. Y su sueldo también, ya puestos.

tumblr_nupx3en3tz1sbzhteo1_400

¿Quieres aprender algo de storytelling? Si sabes algo de ingles, entra y ve las promos de los luchadores. Ve los anuncios de los combates. Mira como crean un tráiler de los grandes eventos como si fuera una película que te dará ganas de saber como acaba. Aunque no te guste la lucha.

Hay que aprender de todo. Que ser escritores no significa que tenga que gustarte solo leer y visitar museos y las películas de guiones complicados. Te puede gustar esto y las películas tontas y leer cosas que no sean del gusto de todos.

Y más.

Hasta de esto se puede aprender. Presta atención.

tenor (2)
¿Y lo bien que te lo pasas?
Publicado el

Listas, objetivos y buenos deseos

Diciembre está siendo un mes agotador. Entre los cambios temporales de puesto (mi jefe me ha cambiado de tienda a confitería… imaginad el desastre que estoy formando), el cambio de horario que eso ha traído y el mes en general que no me gusta (soy anti-navidades, denunciadme. Tengo mis razones) estoy a medio camino de agotada y agobiada.

Los que me ven por Twitter habrán notado que tardo más en dar los buenos días y no es precisamente por no madrugar.

Los cambios y yo no nos llevamos…

En fin, mientras espero que las cosas vuelvan a la normalidad y a que se acabe el año, ando reescribiendo el borrador de mi siguiente novela (¡hipermotivada por eso!)  y leyendo los blogs que más me gustan.

Uno de ellos comentó sobre hacer listas de lo mejor del año y sobre lo que deseabas hacer y lo que debías hacer en el año entrante para comparar objetivos y definirlos. Una idea que me encantó y que he decidido copiar. Más o menos.

Quien tenga curiosidad sobre ese post, que pinche AQUÍ y lea el blog de Neus Arqués.

Lo mejor del 2014.

  • Acabar Jack T.R. y publicarlo, sin duda alguna. La mejor sensación del mundo.
  • Conocer a tantísima gente maja, tanto en FB, como en Twitter y en los grupos de escritura. No me habría decidido a cumplir mi deseo sin ellos.
  • Las cosas que he aprendido. Y he aprendido mucho. Aunque se que me queda aun mucho más por aprender.
  • Haber tomado decisiones que han aclarado más mis objetivos.

Lo que quiero hacer en el 2015.

  • Acabar mi siguiente novela y publicarla.
  • Empezar la tercera. Al menos el borrador.
  • Aprender e investigar más sobre cualquier cosa que me ayude a mejorar.

Lo que tengo que hacer en el 2015

  • Acabar mi siguiente novela y publicarla.
  • Empezar la tercera.
  • Aprender e investigar más sobre cualquier cosa que me ayude a mejorar.

Como veréis las dos ultimas listas son un calco, pero es que mis deseos para este año que viene (al menos en ese apartado) son iguales a lo que pienso que debo hacer.

Pero mientras llega el 2015, vamos a terminar de disfrutar de Diciembre (lo que se deje) y seguiremos con lo de reescribir borradores. Pista… esta ya tiene título: Kamelot 2.0 XD

PD. Para los pocos que os habéis leído a Jack T.R., ¿os interesaría una segunda parte? ¡Dejad opinión!

PD2. ¡No olvidéis que podéis conseguir Jack T.R. ya!

Publicado el

Crear un Blogroll para WordPress: Rookie version

Crear un Blogroll no es complicado, pero si es un pelín trabajoso, para que vamos a mentir.

Primero vamos a definir qué es un Blogroll.

Básicamente es una lista de enlaces a otros blogs que queremos recomendar y que colocamos en un lateral del nuestro.

En WordPress podemos crear uno con el widget Enlace. Pero primero tendremos que meter a mano los links en Enlaces.

Entra ahí y empieza. Por cada blog que quieras poner en el Blogroll tendrás que crear un nuevo Enlace. Cuando lo hagas (puedes ver cómo crear Enlaces nuevos en el post de crear un Banner) y llegues a Categoría, créales a todos la misma.

En esto no te recomiendo que pongas imagen ninguna. Lo que vas a hacer es una lista, no necesitan imágenes.

Una vez que metas todas las direcciones, ve a Apariencia, Widgets y arrastra otro recuadro de Enlace a la barra lateral. Tranquilo, puedes poner más de una.

Elige la categoría que has creado para los links, ordena como quieras y señala Mostrar nombre.

Guarda y cuando vuelvas a entrar a tu blog veras tu nuevo y reluciente Blogroll creado y perfecto para que la gente pueda visitar los blogs de tus amigos y así darles una ayuda que, se espera, sea devuelta.

¿A qué mola? XD

En el siguiente post, o el siguiente del siguiente, hablaremos de las encuestas y las paginas en tu blog.

Aun estoy tratando de volver a la normalidad después de mi viaje a Roma… ¿Qué puedo decir de eso? ¡Fue genial!

 

Publicado el

¿Te paseas por el precipicio o saltas tiburones?

Picture 17

Hoy  he tenido uno de esos días tontos en los que no hay ganas de hacer nada. ¿Y qué pasa cuando tengo un día así? Que me pongo algo para ver.

Tengo una lista de series que sigo más larga que mi brazo y hoy han tocado “The musketeers” de la BBC One, “The mentalist” y un capitulo atrasado de “The blacklist”.

¿Qué porque te estoy contando esto?

Porque quiero hablarte de dos términos que se usaban mucho en las series de televisión, especialmente las estadounidenses (si, ya sé que la BBC One es inglesa), pero que también se pueden usar a la hora de escribir novelas.

Uno es el “cliffhanger” o, traducido literalmente, “colgando del precipicio”. No tan literalmente sería “al borde del precipicio”, que suena mucho mejor. Esto se usa para dejar al espectador o lector con la intriga. Acabar el capitulo/temporada/libro con la duda de que va a pasar. Como por ejemplo… que suene un disparo y no saber a quién han herido de todos o quién ha disparado.

Mi serie favorita es una experta en hacer esa clase de finales para las temporadas. Recuerdo la tercera, con la temporada recortada a la mitad por la huelga de guionistas y el creador (y también guionista) nos dejó con uno de los protagonistas quemándose en el infierno durante todo el verano… cuanto lo odie durante ese verano… XD

El cliffhanger es un recurso muy apañado a la hora de terminar capítulos o sagas de libros y a mí, personalmente, me gusta bastante. Lo usaba mucho cuando escribía fics. No sé si lo habré conseguido con el final que le di a Jack…

¿Qué es el cliffhanger y como se hace? Pájaros en la cabeza.

El otro que suele oírse bastante en la televisión americana y también lo podemos aplicar a la literatura, es el de “jumping the shark”. Literalmente, saltar el tiburón. Es un término que usan los críticos televisivos para definir el instante en el que ocurre un evento extraordinario (e inesperado) en la línea argumental de un guión de una serie de televisión.

Cuando una serie lleva mucho tiempo en antena es normal que decaiga. Te cansas, los personajes se vuelven repetitivos, la trama se desdibuja… y cuando esto pasa, las audiencias bajan… ¿Qué hacer? Meter un “jumping the shark”. Colar algo nada habitual en la trama para reavivarla.

Esto puede ayudar a la serie o hundirla sin remedio. La mayoría no sobreviven a esto. Otras aguantan. También es cuestión de suerte, que la gente se encapricha de lo que menos te esperas.

En las novelas también pasan estos saltos de tiburón. Sagas que se alargan y acaban desvariando… Tengo un ejemplo buenísimo de eso, pero si lo pongo fijo que me linchan… XD

Ahora voy a dejar esto un ratito y a regresar a mi otro borrador, que tengo un par de capítulos a los que pasear por el precipicio y que mis protagonistas eviten los peces sobrealimentados…

¡No olvidéis que podéis conseguir el ebook del blog gratis aquí!

 

Publicado el

Publicar tu historia : Dónde, cómo y qué hacer.

Hoy he tenido un día de descanso muy productivo. Como en la mayoría de ellos, no he escrito ni coma pero si he estado considerando varias cosas que llevo un tiempo pensando. También he tenido una muy agradable e interesante charla con Alejandro Quintana   que me ha dejado dándole vueltas a la pregunta del millón.

¿Quiero publicaro no?

Que tú dirás… pues no para tanto la pregunta. Tiene una respuesta muy simple. Si o no.

Pues no es tan simple.

En fin, yo acabo de terminar mi primera historia. Ahora la están revisando dos amigas y ando esperando a ver qué me dicen. Yo no creo que valga para mucho, pero como tengo en reserva varias ideas más que quiero escribir (una de ellas me encanta) pues… no voy a mentir diciendo que no considere lo de publicar en un futuro.

Una escribe para que la lean. Si, lo haces sobre todo para ti, pero hay una parte que desea que el resto del mundo conozca eso de lo que estás tan orgullosa.  Como le dije a una de las amigas que va a corregir mi historia cuando se la di. Sera una porquería de historia, pero es MI porquería. Y estoy orgullosa de ella.

Así que, dándole vueltas al asunto de publicar, recordé que había leído vario post sobre el tema. Pongo los que me parecieron más interesantes.

Este último lo pongo porque me pareció muy importante saber que derechos tenemos y que debemos revisar a la hora de dar nuestro libro a una editorial para que lo publiquen. Eso es algo que siempre hay que mirar con lupa, ya sea para esto, ya sea para cualquier clase de contrato. No sea que estés vendiendo tu alma sin enterarte XD.

Yo voy a seguir ahora con lo que estaba escribiendo y a seguir haciendo el planning que empecé ayer y hoy he continuado después de la charla. Y a seguir dándole vueltas al asunto…

 

Publicado el

Tus personajes y sus nombres.

Para mí una de las tareas más, no voy a decir engorrosa pero se le acerca, es el nombrar a los personajes de una historia.

Con los protagonistas es muy simple. Tú ya tienes su nombre, su aspecto, su vida entera en tu cabeza. Pero… ¿y los secundarios? ¡Ah, querido!

Normalmente, para escoger los nombres de los protagonistas recurro a nombres de actores o cantantes o gente que conozca. Gente a la que puedo identificar psicológica o físicamente con mis personajes. Si, por ejemplo, tengo a un personaje que es moreno, con aires de Casanova y un pelín misterioso, a lo mejor lo llamo Pierce. Es un ejemplo muy malo, pero es el primero que me ha venido a la cabeza.

Y, luego, con los apellidos, pues ya me lo curro un poco más. Si va a ser de un país en específico, busco apellidos de ese país, usando Google. Bendito Google…

Esa es mi (nada recomendable y poco efectiva) manera.

Curioseando por los blogs e internet, vi que hay post para ayudarte con ese tema:

En el blog de Literautas también hay otros post interesantes sobre personajes como el de Cómo dar a conocer a nuestros personajes  y el de Cómo crear fichas de personajes que son muy útiles e interesantes.

Una de mis mejores amigas, muy aficionada a escribir también, solía decirme que de tus personajes hay que saberlo absolutamente todo. Desde que pie calzan, al tipo de sangre que tienen a cuál fue su peluche favorito de niños.

Que tú dices… ¿si nada de eso va a salir en la historia, para qué me sirve?

Bueno… primero, nunca vas a saber al 100% seguro que va a salir en tu historia. Porque no se el resto, pero yo suelo cambiar y añadir muchas cosas que pensaba que no añadiría durante los repasos y correcciones.  Segundo, porque siempre es bueno tener esa información para saber cómo es tu personaje. Y conste que siempre he discutido con esa amiga sobre ese tema. Yo soy de las que piensa que no es necesario saber tanto. O pensaba, claro. Ahora, después de haberme metido con mi primera historia, si soy más partidaria de saberlo todo.

Así que echad un ojo a esos post, que de verdad, ayudan bastante.

 

Publicado el

Corregir, corregir, corregir…

Y en ello estoy.

Ando corrigiendo mi historia y voy por el segundo repaso. Técnicamente me podrían quedar dos o tres más. Conociéndome, me quedaran unos seis o siete. Y si fuera para quedarme tranquila, unos mil.

Eso es lo que pasa cuando se corrige algo que tú has escrito. Que no te quedas contenta nunca. Ya me pasaba cuando escribía mis fanfics, pero ahí no importaba tanto, la verdad. Con que no tuvieras errores garrafales de ortografía, todo el mundo contento. Vale, tu no, pero era más una cuestión de cantidad que de calidad. Solían ser felices con que acabaras la historia así que hacían la vista gorda a los errores. Lo malo es que luego lo veías publicado y decías… Oh, dios mío… ¿cómo no he visto eso?

Así que para evitar repetir eso y porque esto no es un fanfic, lo estoy revisando con lupa. El problema es que llegara un momento que por mucho que revise, no voy a ver nada y tendré que pasárselo a alguien para los vea por mí. Estoy echando a suertes a cual de mis amigas le tocará la china de cargar con eso.

Pero mientras llega ese momento, y antes de hacer el primer y segundo repaso, me estuve informando como corregir bien la historia. Porque quería hacerlo perfecto. Y porque cuando me quedo en blanco y pillada escribiendo, me pongo a navegar por la red buscando algo que me lleve de vuelta a la historia. Cada uno tiene sus manías.

Pues en mis paseos por la red buscando ayuda para las correcciones, me encontré con estos, que fueron de muchísima ayuda:

Ahora que ya estoy por mi segundo repaso (he sacado mil errores, me queda corregirlos en el Word) ando con la preocupación de que encontrare en el tercero… y en el cuarto… y, ¡ay, que no he pensado en el titulo! ¿Y qué voy a hacer cuando lo acabe? ¿Cómo lo voy a promocionar? Y… y a estas alturas desconecto el cerebro un rato.

Cuando se es un manojo de nervios como yo, lo de forzarse a no pensar en el futuro y prestar más atención al presente, es complicado. Así que voy a cenar y luego sigo.

Espero que esos post os ayuden tanto como a mí.

 

 

Publicado el

La página en blanco.

¿Quién no ha pasado por eso?

El bloqueo del escritor, pánico a la página en blanco, tu musa se ha ido a por tabaco y aun no ha regresado… Como quieras llamarlo. ¿Eso? Es un asco.

Cuando quieres escribir y no sale o no te gusta nada de lo que escribes puede llegar a frustrarte y hacer que abandones en un rincón lo que habías empezado con mucha ilusión.

La única manera que conozco de salir de algo así es no desistir. Al menos es la única que funciona conmigo. Pero como tener una medalla de oro a cabezota no siempre ayuda, viene bien saber por qué pasa y que puedes hacer o cambiar para salir de ese bloqueo.

Yo me leí (y hace poco volví a releer, porque nunca viene mal recordar que esto es algo normal y pasajero) algunos post que creo que pueden ayudar a cualquiera con ese problema.

En el blog Literautas tienen una App de ayuda. Un disparador de ideas y ejercicios literarios para tu móvil. No está de más comentar que su blog también tiene un taller de escritura y más consejos que ayudan bastante.

¿Y por qué me ha dado hoy por comentar esto? Porque estoy dándome de cabezazos con un capitulo, por eso. Y al releer esos artículos, buscando un poquito de zen para seguir, pensé que le podría venir bien a alguien más. ¿Quién sabe?

 

 

 

 

Publicado el

Sobre escribir y las redes sociales.

Pues sigo enfrascada, corrigiendo (o recorrigiendo) un capitulo. Y como necesitaba un descanso, me he puesto a repasar unas entradas de los blogs que recomendé en la entrada anterior.

Me he puesto a repasar las que tratan sobre las redes sociales y cómo pueden ayudar para la publicidad de libros (o lo que sea).

Destaco, porque me han parecido más interesantes:

Ser escritor en la era digital implica cambios en el oficio de escritor.

Se profesional, tu novela te lo agradecerá.

Ocho errores que los escritores cometen en las redes sociales. 

También vi hace una semana o así este vídeo sobre el mismo tema. No hablan solo sobre escritores, si no sobre la sociedad en general y como afectan las redes sociales en ella, poniendo cuatro ejemplos. Esto fue en el seminario “Como vivir en las redes sociales”.

El tema de las redes sociales y como están cambiándolo todo en la sociedad lo veo muy interesante. Cualquier negocio hoy en día debe tener alguna presencia ahí o no existe. Así es como se piensa hoy en día.

Voy a seguir estudiándome el tema mientras me despejo y luego seguiré con el capitulo…

 

 

 

Publicado el

Un poco de ayuda siempre viene bien.

Pues mientras hago una pausa publicitaria para dejar de darme cabezazos contra la pared para ver si acabo o no el capitulo en el que estoy inmersa, voy a hacer un poquito de publicidad de los blogs que llevo leídos (y que sigo) y que he encontrado muy útiles a la hora de escribir.

Después de años de pensármelo y darle mil vueltas, me decidí a hacer el intento de escribir una historia. Hasta ahí, bien. ¿Pero como empezaba? No puedes ponerte, escribir como siempre lo has hecho y ya. Hay normas. Hay que hacerlo bien. No es lo mismo escribir para un público que sabes cómo contentar (me refiero al de los fics. Si, ahí también hay un público. Por eso los escribes. Quien diga lo contrario, miente.). No es igual. Aquí vas a enfrentarte a algo mucho más duro. Y con una competencia mucho más agresiva.

Así que… ¿Cómo hay que escribir? ¿Cuáles son las reglas? Y lo más importante… ¿Cómo lo vendes?

Para mí esa era la peor. ¿Marketing? No tenía ni idea de por dónde empezar con eso. Aun sigo sin tener demasiada XD. Pero voy aprendiendo de lo que voy investigando. Porque eso si se me da bien. Investigar.

Encontré varios blogs y sitios que te aconsejan y te dan opciones. Donde te dicen los pros y los contras de la autopublicación y cómo usarla. Y esos son los sitios que quiero poner aquí. Por toda la ayuda que me han brindado y la que me siguen dando, ya que yo aun no he llegado a ese punto todavía. Espero que para cuando llegue, este bien informada y preparada.

1. El oficio del escritor.

A parte de muy informativo y dar muy buenos consejos, también es editor y asesor literario. Le puedes pedir un presupuesto para revisar tu historia y ver que fallos quitar y cosas buenas destacar para presentarla a una editorial o autopublicarla.

2. Diario de una escritora.

El blog de Nerea Nieto, escritora también, que va recopilando consejos y artículos para ayudar a escritores tanto noveles como con experiencia. A destacar su ayuda a la hora de encontrar ideas para las portadas y sobre el marketing en las redes sociales.

3. Correcciones de estilo y edición freelance.

Además de consejos muy útiles también tienen su sección para pedirles presupuesto para edición de textos. Y libros.

4. Escribe Novela Romántica.

Independientemente de si escribes ese género o no, tienen muchísimos consejos e ideas para escribir muy útiles.

5. Literautas.

Blog con taller de escritura, ejercicios y más para mejorar escribiendo.

Y esos son los que yo estoy siguiendo. Por ahora me están ayudando mucho y dando mucha información de cosas de las que no tenía ni idea. Espero que también le sirvan de ayuda a más gente.