Personajes secundarios.

personajes

Mientras sigo reescribiendo el borrador y añadiendo detalles por todas partes (aunque estoy atascadísima. Como no espabile, esto no va a avanzar.) estoy empezando a tener preferidos entre los personajes.

Ya adoraba a mis 3 Hermanos lobo. Ahora estoy enamorada de la adorable que es Colby (en la historia lo seguimos desde los trece a los treinta y tres). Es muy muy adorable. Una pena que acabe como acaba pero, oye, lo cortés no quita lo valiente.

Otro personaje que ha resultado ser una revelación ha sido la madre adoptiva de los lobos. Mary Hunter, esposa del Alfa de la manada y Alfa ella misma.

Mary fue la que, viendo la situación y la relación de los tres pequeños, sugirió que se criaran en su casa.

Despues de sufrir dos abortos naturales, su medico le recomendó no volver a intentarlo, ya que su salud se había resentido con cada aborto y corría peligro si volvía a suceder. Ella y su marido, Paul, se resignaron a no tener descendencia. Todo eso sucedió seis meses antes de que aparecieran los cachorros y no fueran capaces de encontrar quien pudiera hacerse cargo de ellos.

«Traelos» dijo a su marido. «Nosotros si podemos permitirnos tenerlos.»

Escribiendola me he reído bastante, porque he tenido que hacer diálogos de madre como decirles a alguno de sus niños que debe cortarse el pelo, preocuparse porque salen de noche y regresan tarde o poner paz cuando uno de los cachorros decide pelear con su hermano.

Diálogos tan de madre que me han resultado de lo más gracioso.

–  Colby, tesoro… — el pequeño dejó de comer sus cereales para mirar a su madre. — Quizás deberíamos ir al barbero pronto.

–  Me gusta mi pelo así. — repuso el chico, tocándose el cabello. Cierto que lo tenía ya por los hombros, pero a él le gustaba. Su madre insistió.

– Eso está bien, pero el verano se acerca y vas a pasar calor.

–  Pues me lo recojo en una cola y ya. Joe también lo tiene largo y no le dices nada. — refunfuñó. Mary bufó, molesta.

–  Si lo hago. Pero tampoco me escucha. Jon, ¿tú también piensas dejarte el pelo largo? — bromeó, dirigiéndose a su otro hijo. Este sonrió, divertido.

–  Pero tampoco tengo intención de peinarme muy a menudo. – Paul soltó una carcajada, rellenando su taza de café.

–  Debimos adoptar niñas. Dan menos problemas con el pelo. — se burló.

Si. Definitivamente está siendo muy divertida de escribir y tiene mucho más peso en la trama de lo que pensé en un principio que tendría.

¡Y recuerda! Puedes conseguir mis novelas en Amazon y en la Tienda del blog.

También puedes suscribirte al blog y conseguir gratis el relato 3 hermanos.

¡No te los pierdas!

Please follow and like us:
error