Publicado el

Las emociones del escritor: ¿ayudan o interfieren?

A ver… pregunta…

¿Debe un escritor/a dejar que sus emociones interfieran en su historia?

¿Ayuda o perjudica si permite que su estado de ánimo afecte a sus personajes?

Uhm…

Una vez, hace ya bastante, mi jefe me echó una de esas broncas maravillosas sin venir a cuento y sin razón. En serio, no tenía razón ese día. Me enfade muchísimo, claro está. Esa tarde yo me había llevado un fic que tenía que terminar y me puse a escribir el capítulo que me tocaba ese mismo día, aun enfadada. El resultado de eso fue que una escena simple con una pelea que debía acabar con una advertencia en plan gracioso se transformó en una pelea a lo bestia que acababa con uno en el hospital. Arranqué las hojas de ese capítulo y las tire a la papelera porque eso no era lo que tenía pensado desde el principio y no encajaba con el tipo de historia que estaba escribiendo.

Eso por escribir enfadada.

Es inevitable que las emociones fuertes se cuelen en lo que escribes. Si estas muy enfadado o triste o contento va a costarte que eso no se note en lo que estas escribiendo. Y si la escena va acorde con tus sentimientos en ese momento, pues genial. Lo vas a bordar. Pero como no sea así…

Es difícil escribir algo alegre cuando estas triste aunque no imposible. E incluso puede darse el caso de que, por animarte a ti mismo, escribas algo gracioso. Pero tienes más probabilidades de que te salga algo deprimente… o tu personaje acabe igual de triste que tú.

Es normal que se refleje tu estado de ánimo en tus personajes.

Pero, ¿es recomendable?

Escribir es poner mucho sentimiento. Pero también mucha cabeza. Hay que crear un equilibrio entre las dos cosas para que tu historia no sea una incongruencia.

Como lector te puedes adueñar de las emociones de los personajes de la historia que estás leyendo. Sentir lo que ellos, sufrir si sufren, alegrarte si les pasa algo bueno y vivir cada paso que dan hasta el final.

Como escritor debes sentir también lo que ellos, ponerte en sus zapatos para que sus reacciones sean lo más naturales posible. Más realistas. Así es como cobran vida en el papel.

Pero no debes pensar… ¿Cómo reaccionaría yo en esa situación? Debes pensar… ¿Cómo reaccionaría él (o ella) en esa situación? El lector puede convertirse en el personaje, pero tú no puedes convertir al personaje en ti.

Cuando escribes dejas un pedacito de ti en cada personaje, un cachito de tu alma en cada historia. Pero no todo, porque si tu personaje es, por poner un ejemplo, un boina verde, no puedes hacerle reaccionar como tú lo harías. A menos que tú seas un boina verde también, claro XD.

Creo que me he acabado perdiendo… nota mental a mi misma: no escribir nada si estas cansado. Acabas haciendo un lio.

Pero… ¿Qué opináis vosotros? ¿Se debe o no dejar sueltas las emociones, los sentimientos de uno mismo, a la hora de escribir? ¿O se deben reprimir un poco y usar más la cabeza?

¡A ver si alguien se atreve a opinar! XD

Y aunque esto no vaya mucho con el post, os pongo un par de links para ayudar a describir las emociones de vuestro personajes en la historia.

 

7 comentarios en “Las emociones del escritor: ¿ayudan o interfieren?

  1. Eva, ¡Que razón tienes! Pero hoy en dia es muy complicado no acabar cansado, triste, alegre o enfadado. Si escribes en los ratos libres que te dejan los trabajos que te pagan las facturas, dificil lo veo. Si te dedicas en exclusiva a escribir lo tienes mas fácil. A mi tambien me ha pasado. He llegado a matar a algún personaje por estar de muy mal humor, y como no lo puedo pagar con mi familia (siempre que no sean ellos los causantes de mi mal humor) pues me desahogo con mis personajes. Cierto es que después lo revivo y le pido perdón (lo digo enserio). No se cual es la tecnica para no caer en eso de nuevo, si la averiguas, por favor, dimelo.

    Como siempre, gran post.

    Un fuerte abrazo.

    1. No tengo idea de como caer en eso tampoco! Como dices es muy difícil hoy en día no llegar echando chispas del trabajo. Pero como no nos toque la lotería… Yo lo único que puedo hacer cuando me pasa, es borrar y hacer otra cosa que me cambie el animo o me convierto en Tarantino 2.
      Yo también le pido perdón a mis personajes si les hago una jugarreta por estar de mal humor…
      Muchas gracias por tu comentario Rosa!! ^___^

  2. Yo creo que es tu maginacion la que crea a tus personajes, a los buenos, a los menos buenos. La personalidad de cada uno la has puesto tu, has creado su perfil y debes de ser fiel a ese perfil que tu has elegido para cada uno. Es evidente que cualquier acontecimiento intenso en nuestra vida, termina afectandonos de una forma u otra, es irremediable y en efecto puede influir a la hora de escribir, pero quizas sea interesante aislarse, mirar desde arriba esa historia. Puede que sea un buen ejercicio, pero seguro que algun escritor consagrado te sugiere algo. Un beso.

  3. Tienes razón. Creo que no es bueno volcar un tsunami emocional sobre una historia previamente planificada. Cuando escribimos tenemos que ser capaces de aislarnos lo máximo que sea posible en la campana de realidad que estamos creando. De lo contrario, la narración puede resultar incoherente. No sólo los personajes pueden actuar de forma extraña, también el ritmo, por ejemplo, se vería afectado si cada noche escribiésemos acorde a como nos ha ido el día.

    Una opción para gestionar la incontinencia emocional de un momento determinado podría ser dedicar la sesión de escritura a crear una historia independiente, bien un relato corto que pudiésemos completar en la misma, bien un esquema a desarrollar en otro momento.

    De cualquier forma, como buenos lectores que somos, no debe sernos muy difícil trasladarnos al mundo que estamos construyendo sólo con releer las últimas páginas escritas. Pienso que es la actitud correcta a fomentar.

    Esta es mi opinión en cuanto a las emociones extremas puntuales, otra cosa distinta serían los estados del alma…

    1. Creo que has dado en el clavo, Regina! Tanto con tu opinión como con tu consejo de escribir algo a parte para despejarnos de esas emociones demasiado fuertes.
      Como bien has dicho, releer lo escrito ayuda a volver al mundo que estamos creando, además de que es obligatorio para saber por donde íbamos.
      Muchísimas gracias por tu comentario! Va a serme de mucha ayuda!
      Saludos!!

  4. Un post muy, muy bueno, Eva 🙂 Se me había pasado leerlo y hubiera sido una pena, me encanta. La pregunta tiene miga, no creas, pero la has respondido muy bien, has dicho algo que es clave:

    “Escribir es poner mucho sentimiento. Pero también mucha cabeza. Hay que crear un equilibrio entre las dos cosas para que tu historia no sea una incongruencia.”

    Lo has bordado!

    Por suerte los escritores tenemos un recurso muy bueno para evitar que las emociones interfieran en la coherencia y el ritmo, como también apunta con acierto Regina Lérida. El recurso es ¡no escribir por orden estricto! Podemos pasar a otra escena o capítulo si no estamos en sintonía con “lo que toca escribir ese día”. Es genial.

    Es un recurso que se aprende muy bien cuando estás en un equipo de rodaje 🙂 Imagina que una película se rueda en el mismo orden en el cual sucede la historia… sería imposible hacer cine. Pues, más o menos, esto es muy parecido. ¡Gracias por el post, comparto!

    1. Muchas gracias por comentar y compartirlo Alejandro!! ^___^
      Me alegro que te guste!! Un abrazo!!

Deja un comentario