Rugidos del corazón: Capítulo 14.

 Kenny se despertó sobresaltado al notar un movimiento brusco en la cama, seguido de un ruido extraño. Al abrir los ojos, más dormido que despierto, notó que faltaba uno de los hermanos en la cama y que la luz del baño estaba encendida.

Miró a su derecha y vio a Max, igual de adormilado y desorientado que él, mirando hacia el baño, rascándose la cabeza.

  • ¿Qué pasa? – preguntó, con voz ronca. Desde el baño les llegó el inconfundible sonido de alguien vomitando y los dos se levantaron de un salto.
  • Creo que mi hermano no se encuentra muy bien. – masculló el moreno antes de entrar al baño.  

El joven león estaba sentado en el suelo, con la cabeza casi metida en el retrete y vomitando sin parar. Max se arrodilló a su lado, apartándole el cabello de la cara y recogiéndoselo en una cola para evitar que se le manchara mientras el otro seguía vaciando su estómago.

Kenny se encogió de dolor al oírle. Decidió hacer algo útil y mojó una toalla y llenó un vaso de agua para cuando acabara. Luego se acercó a los hermanos, preocupado.

  • Nicky, ¿qué tienes?
  • Ni id… ni idea, pero me siento fatal. – Max le tocó la frente y frunció el ceño.
  • Tiene fiebre. No es una simple intoxicación. – cuando vio que el pequeño dejaba de vomitar, le ayudó a incorporarse. – ¿Crees que necesitarás vomitar más?
  • No estoy seguro. – Max asintió.
  • Nos llevaremos la papelera a la cama. Ayúdame, Kenny.

Kenny se acercó rápidamente y le ayudó a sujetar y llevar al pequeño hasta la cama. Allí le acostaron y taparon, no sin antes limpiarle un poco con la toalla. Max miró preocupado a su hermano y luego consultó su reloj. Todavía era de madrugada.

  • ¿Qué pasa? – le preguntó Kenny, al verle preocupado.
  • Tiene fiebre, pero es tarde para encontrar algo abierto donde comprar medicinas. Y no quisiera tener que llevarlo a las urgencias humanas, la verdad.  
  • Había un veinticuatro horas en la gasolinera, a la entrada de la ciudad. No está lejos de aquí. Puedo llegarme, si hace falta.
  • ¿Podrías? No quiero que siga vomitando. Cuando se pone así acaba muy dolorido y débil. – Kenny asintió, notando la preocupación del otro. No quería tampoco que Nicky estuviera enfermo.
  • Dime que es lo que necesitas.

Al poco rato, Kenny salía de la habitación con una lista de cosas y se dirigió hacia la gasolinera, donde se encontraba la tiendecita.

Estaba preocupado también por el más joven. Nicky era alguien muy activo, divertido y encantador. Verlo enfermo, adormilado y temblando, resultaba inquietante. No estaba acostumbrado a eso.

Ver a alguien que apreciaba tan enfermo, le asustó.

Le asustaba la posibilidad de perder a alguno de los dos, de que pudiera pasarles algo, ya fuera una enfermedad o un accidente o, peor aún, un ataque.

¿Y si su obsesión por encontrar a Cody les ponía en peligro?

Era la primera vez que consideraba esa posibilidad y no le gustó nada.

También era la primera vez que consideraba el hecho de apreciar realmente a esos dos. No, era algo más que simple aprecio. Estaba seguro de tener sentimientos hacia Max y Nicky.

Sobre todo, hacía Max, pensó con un suspiro. ¿Qué iba a hacer cuando ese cachorro encontrara a su pareja y se marchara?

Lo iba a pasar mal, eso sin duda. Pero eso era un pensamiento para otro momento.  

Al salir de la gasolinera, con todo lo que le habían encargado y varias cosas más, Kenny se encontró con un restaurante japones que seguía abierto.

Fue una gran sorpresa comprobar que no solo estaba abierto al público y todavía servían comida, si no que sus dueños eran parte de la Comunidad.

Una familia de youkais que habían emigrado de Japón a Estados Unidos hacía unos años. Kenny, que siempre había sentido fascinación por el país nipón, no tardó en entablar conversación con el camarero, hijo de los dueños. Este le dio la dirección y el teléfono de un médico de la Comunidad en la ciudad, al escucharle hablar sobre su amigo enfermo.

Kenny agradeció la información y salió del restaurante con comida para los tres.

Al regresar a la habitación, se encontró con Nicky intentando echar el contenido de su estómago en la papelera de nuevo mientras Max le sujetaba como podía. Kenny se acercó corriendo para ayudarle.

  • Veo que sigue igual. – le dijo, ayudándole a ponerle de vuelta en la cama cuando termino de vomitar.

Max suspiró cansado y fue al baño a vaciar la papelera. Regresó al minuto, despeinado y con cara de sueño.

  • Podría ser peor. ¿Has traído lo que te pedí?
  • Si. – Kenny le acercó la bolsa de medicinas. – Aquí tienes el jarabe que me dijiste y los sobres estos para la fiebre. – el moreno cogió el bote del jarabe y sirvió una cucharada llena.
  • Ayúdame a dárselo. – pidió.

Kenny incorporó a Nicky y Max le dio el jarabe, consiguiendo que el otro hiciera una mueca de asco al probarlo, pero se lo tragó sin rechistar. Acto seguido, abrió uno de los sobres y lo echó en un vaso con agua para que se lo bebiera también.

  • Con eso debería bastar para evitar que siga vomitando. Y para que le baje la fiebre. – Kenny le echó un brazo por los hombros y lo atrajo hacia él, en un medio abrazo.
  • ¿Tienes hambre? He traído ramen para nosotros y sopa de miso para Nicky cuando despierte y se encuentre algo mejor. También me han dado el numero de un médico de la Comunidad en la ciudad, por si se pone peor. Y patatas y chocolate.

Max rio, divertido y le dio un beso suave en los labios.

  • Gracias. El ramen suena genial, ahora mismo. No tenías que haber comprado tantas cosas.
  • ¡Claro que sí! Sois mis amigos. Tengo que cuidaros. – le contestó, medio en broma, acercándole uno de los platos con ramen.
  • ¿Y quién te cuida a ti? – preguntó a su vez Max, empezando a comer.

Kenny le miró, sorprendido al escuchar la réplica. ¡Él no necesitaba que nadie le cuidara! Era un alfa y llevaba mucho tiempo cuidándose solo. Max pareció notar su incertidumbre ante la pregunta, porque puso una mano en su mejilla y se la acarició con ternura.

  • No te preocupes. Yo cuidaré de ti cuando te haga falta. – le prometió. Kenny forzó una sonrisa, para que no notara lo que le había afectado esa respuesta.
  • ¿Si me pongo igual de enfermo me vas a cuidar también?
  • Si. Incluso te llevare la papelera para que vomites. – rio el otro.

Después de comer, Nicky volvió a vomitar y Max comprobó su temperatura. Seguía teniendo fiebre. Eran las cinco de la mañana.

  • Estoy preocupándome un poco. No puedo darle más medicina y menos con el estómago vacío. Si dentro de un par de horas sigue con la misma fiebre o sube, vamos a llamar a ese médico.
  • Está bien. No te preocupes, verás como se pone mejor.

Max asintió y se echó sobre Kenny, apoyando la cabeza en su hombro. El otro le abrazó, instándole a ponerse más cómodo.

  • Descansa un poco. Yo vigilare mientras. – le dijo. Max asintió y se acurrucó a su lado.

Kenny volvió a sentirse abrumado por la confianza que le regalaban esos leones. Tras como fue tratado por su propia familia y, más tarde, por otros miembros de la Comunidad, esa confianza ciega resultaba extraña y bienvenida.

Echaba de menos que alguien quisiera estar con él, que alguien se ofreciera a cuidarlo si le ocurría cualquier cosa, que alguien se dejara cuidar por él.

Pero sentía también que no estaba siendo sincero con ellos. No les había contado que era un omega, que estaba desterrado de su propia casa, que había cometido el error más grande de su vida y nunca terminaría de pagarlo.

¿Sería capaz alguna vez de confesarles la verdad?

Miró al otro, que estaba dormido, apoyado en su hombro, pegado a su cuerpo y suspiró. No estaba seguro de si podría. Si Max y Nicky le rechazaban jamás podría superarlo. Sería muy doloroso.

Un suave clic le devolvió a la realidad, encontrándose con un Nicky sonriente que acababa de hacerles una foto con su móvil.

  • Pienso mandársela a mi madre. – Kenny no sabía si reír o quitarle el móvil antes de cumpliera semejante amenaza.
  • Intuyo que te encuentras mejor. – el más joven asintió. Todavía estaba pálido, pero tenía mejor aspecto.
  • Algo. Al menos ya no siento la necesidad de echar las tripas.
  • Eso es un comienzo. – Kenny colocó a Max tumbado en el sofá para poder levantarse y acercarse a la cama.

Puso una mano en la frente del pequeño y notó la piel más fresca. Parecía que le había bajado la fiebre.

  • ¿Crees que podrás comer?
  • Puedo intentarlo. Tengo algo de hambre, la verdad. ¿Qué hay?
  • Sopa de miso de anoche. Te la calentare un poco en el microondas y comes, a ver si puedes mantenerla en el estómago.

Kenny calentó la sopa, que aún seguía en su plato del restaurante y se la acercó a Nicky que empezó a comerla despacio al principio para luego casi devorarla. El otro sonrió, divertido al verlo.

  • Come despacio, tío. Te va a sentar mal.
  • Lo dudo. Estaba muerto de hambre. – suspiró, feliz al terminar el plato. – Siento todo esto.
  • No es como si hubieras escogido ponerte enfermo. Son cosas que pasan.

Max se removió en sueños y Kenny corrió a arroparlo con la manta que habían puesto en el sofá antes. Nicky sonrió al verlo.

  • ¿Sabes? No creo haber visto a mi hermano confiar en alguien tanto como lo hace en ti. – Kenny se sonrojó, volviendo a sentarse en la silla donde estaba antes.
  • No sé de lo que me hablas. – el más joven bufó.
  • Oh, sí que lo sabes. No soy ciego, ¿vale? No me tomes por tonto. Él no me dice nada, pero no hace falta que lo haga. Lo conozco y sé cuándo algo le importa de verdad y cuando no. Y tú le importas.
  • A mí también me importa. – murmuró el rubio. Nicky asintió, complacido con la respuesta.
  • Bien. Procura que no sufra, porque si no te las verás conmigo, por mucho que te aprecie.

Max se despertó y se acercó a la cama al ver a su hermano sentado. Su rostro se ilumino de alivio al comprobar que no tenía fiebre.

  • ¿Estás mejor? ¿Cómo te encuentras?
  • Creo que bien. Un poco débil pero bien. – Max le obligó a volver a tumbarse.
  • Estupendo. Ahora duerme otro poco. Cuando te vuelvas a despertar, te ayudaré en la ducha. Apestas.
  • Yo también te quiero, hermano.
  • Ya, ya. Y Kenny irá a comprarnos más comida porque también nos quiere, ¿verdad, Kenny?

El tono de la pregunta había sido totalmente en broma y Kenny podía ver que estaban jugando, pero su respuesta fue mucho más seria.

  • Claro que sí.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s