Rugidos del corazón. Capítulo 4.

Kenny se ocultó en las afueras durante un par de días antes de poder alejarse de la ciudad. La paliza sufrida a manos de sus ejecutores no le dejó otra opción que esperar.

Tenía un ojo tan hinchado que apenas podía ver y las costillas le dolían tanto que le costaba incorporarse y andar.

Además, necesitaba algo más de ropa y provisiones, por lo que, cuando pudo moverse, regresó a la ciudad e hizo unas rápidas compras. Tuvo que esconder su rostro bajo la capucha de una sudadera para que nadie le reconociera ni viera sus heridas.

Corría peligro de que le volvieran a golpear o algo peor si le atrapaban en la ciudad tras ser desterrado.

Pero, una vez aprovisionado y algo más recuperado, se encontró con otro problema.

¿Hacia dónde ir?

Kenny no tenía más familia ni amigos fuera de Winnipeg a los que pudiera acudir y sabía que no tenía suficiente dinero para dirigirse hacia el sur y establecerse.

Seguir con sus planes de buscar una pareja y formar su propia familia también estaban descartado. Ya no era más un alfa, si no un omega. Ningún león que se preciara se relacionaría con un omega y tras lo ocurrido con Cody no pensaba volver a acercarse a un humano ni para pedirle la hora.

Irónicamente, fue su padre quien le dio la solución a su problema. Al menos, una solución temporal.

Años atrás, escuchó a su padre hablar de un lugar en la zona del Yukón que era un refugio para los desamparados y los perseguidos.

Destruction Bay.

Pero iba a ser un viaje largo y muy complicado para hacerlo a pie ya que el lugar estaba bastante aislado.

La suerte le sonrió, ya que al poco de salir un camionero le recogió y se ofreció a acercarle hasta Alberta, lo que significaba la mitad del camino hecho.

Mientras el camionero hablaba sin parar, Kenny repasó su plan, ese que había estado gestando mientras se recuperaba de la paliza.

Llegaría a Alberta y allí intentaría encontrar algún trabajillo que le permitiera ahorrar algo de dinero. Compraría un billete de autobús hacia Whitehorse y de allí saldría rumbo a Destruction Bay.

Solo esperaba que no le prohibieran la entrada a la ciudad o la estancia por ser un desterrado o por sus antecedentes.

Se preguntó si el Consejo le habría puesto antecedentes criminales además de la marca o si habrían dejado fuera de la ley humana el asunto del tiroteo. Con la paliza no tuvo muchas oportunidades de preguntar nada, pero esperaba que hubieran dejado el asunto lejos de la ley humana. La marca de omega ya le cerraría suficientes puertas.

Mike, el camionero, fue muy amable con él. Incluso le invitó a comer en una de las paradas para camioneros, poco antes de llegar a Alberta. Kenny no se había sentido con muchos ánimos de hablar, pero le dejó entrever que le habían echado de casa sus padres, cosa que no era del todo mentira. Eso despertó aún más las simpatías del hombre.

– Escúchame, chico. Si de verdad quieres llegar al Yukón aun te queda un largo camino, así que no debes malgastar el dinero. – Kenny asintió. Su madre había dejado algo de dinero en su mochila, pero apenas le llegaría para un mes o poco más. No era suficiente. – Te voy a dejar cerca del centro, donde podrás encontrar un albergue para gente sin hogar. Allí tendrás comida caliente dos veces al día y cama para unas cuantas noches.

– No puedo… habrá gente que lo necesite más. – sin embargo, se dio cuenta de que esa era ahora su situación. Estaba en la calle y sin dinero ni trabajo.

Era, oficialmente, un indigente.

– ¡Tonterías! Cuando vean a un chico tan joven, te ayudaran. Incluso puede que te consigan un trabajo temporal para conseguir algo más de dinero. Obviamente, esa ayuda es muy limitada y solo podrán darte alojamiento y comida por unos pocos días. Así que aprovéchalo para ahorrar dinero. No intentes ir a Whitehorse haciendo autostop. Morirás congelado antes.

Kenny intentó memorizar todo lo que le decía. Cuando un par de horas después, Mike le dejó en el centro de Alberta y le indicó hacia dónde debía dirigirse, Kenny lo hizo.

Así que se dirigió hacia el albergue, pidió asilo a uno de los voluntarios que repartían el almuerzo y el director le asignó una litera para tres noches, lo que era más de lo que esperaba al principio.

No hubo tanta suerte con el trabajo. Preocupado, se sentó en la litera, con su mochila a su lado.

– No dejes la mochila nunca sola o cualquiera de aquí te saqueara lo poco que tengas. – le advirtió una voz por encima de su cabeza.

Kenny alzó la mirada y se encontró con una cara envejecida y tostada por el sol con una barba cana y descuidada. El cabello, también cano, estaba semi oculto por una vieja y rápida gorra gris.

El león parpadeó, sorprendido al ver a su vecino de litera.

– Eso haré, gracias. – contestó, después de recuperarse de la sorpresa. El hombre le sonrió, mostrando unos dientes amarillentos y mal cuidados.

– ¿De dónde eres, chico? No te he visto por aquí antes. ¿Y qué te ha pasado en la cara? Parece que te haya arrollado un camión. – Kenny no pudo evitar sonreír por la observación.

– De Winnipeg. Y más bien fue un par de botas las que me arrollaron.

– ¡Ouch! ¿Winnipeg? ¿Y qué se te ha perdido por Alberta? – preguntó. – Nadie deja Winnipeg por Alberta.

– Voy camino a Whitehorse. – contestó el chico, encogiéndose de hombros. La sorpresa en el rostro del hombre era un poema. Si raro era dejar Winnipeg por Alberta, más raro era dejarla por Whitehorse, que estaba más aislada aún del mundo.

– ¿Para qué? Allí no hay nada más que hielo y más hielo.

– Tengo familia allí que puede acogerme. – mintió, esperando que no le siguiera cuestionando. Algo debió notar en su tono, porque el hombre dejó de preguntar.

– Bueno, soy Eddie, por cierto. – se presentó, bajando de la litera para ofrecerle su mano. – Vamos a ser vecinos unos días. ¿Cuál es tu nombre, niño?

– Kenny.

– Encantado, Kenny. He oído antes que buscabas un trabajo. – el chico asintió. – Sé de un sitio donde te podrían ayudar.

Resultó que Eddie acostumbraba a echar una mano cargando mercancía en una tiendecita de conveniencia cuyo dueño estaba muy mayor para hacerlo él solo. Le daba poco, pero era suficiente para Eddie.

El problema era que el mismo Eddie empezaba a estar mayor para cargar tanta mercancía, así que iba a dejar de ir a la tienda. Acompañó a Kenny hasta la tienda y habló por él ante el dueño.

Al acabar el primer día, Kenny estaba agotado, con los brazos doloridos de tanto cargar y descargar cajas del camión al almacén, pero con veinte dólares más en el bolsillo y el estómago lleno.

El día siguiente fue un poco más de lo mismo. El dueño de la tienda estaba muy contento con él y su trabajo. Kenny jugaba con ventaja, ya que los leones eran mucho más fuertes y resistentes que los humanos y podía descargar el camión más rápido que otros.

Pero al regresar comprobó que había llegado un grupo nuevo al centro buscando refugio, como los demás. La diferencia era que este grupo de cuatro hombres bastante grandes, molestaban y trataban de robar a los demás.

Kenny les vio intimidar a varios, intentando y consiguiendo que algunos le dieran su dinero o comida. El joven león se mantuvo aparte, no implicándose. Ya tenía suficientes problemas como para además meterse en uno más por enfrentarse a unos matones.

Cuando intentaron que él les diera su dinero, Kenny simplemente se dio la vuelta y salió del albergue para dar una vuelta antes de cenar. Lo bueno de medir más de metro noventa era que pocos se atrevían a buscar pelea con él.

Cuando regresó, se dirigió al comedor, para la cena, pero no vio a Eddie por ningún lado, algo que le extrañó. Desde que se conocieran en el dormitorio, el hombre siempre le acompañaba para aconsejarle y contarle sobre su pasado.  Al preguntar, nadie quiso responderle y Kenny empezó a sospechar que algo iba mal.

Fue hacia las literas, buscándole, y se encontró con Eddie, echado en su cama. Al acercarse comprobó, como temía, que le habían dado una paliza. Tenía marcas de puños en el rostro y el torso. También parecía tener marcas de botas.

Kenny gruñó, rechinando los dientes al ver el estado del hombre que había sido tan amable con él.

– ¿Quién ha hecho esto? – Eddie tosió, pero le dio una débil sonrisa.

– ¿Tú quién crees? – preguntó de vuelta y el león no necesitó más respuesta. – Ahora, no vayas a hacer nada estúpido, niño. Son cuatro y podrán contigo por muy grande que seas. Tipos como esos nunca pelean limpio. – al ver la expresión del chico, Eddie se puso serio. – Kenny, no hagas ninguna tontería. Uno de ellos es muy propenso a sacar la navaja y no quiero que te haga daño.

Kenny forzó una sonrisa, intentando calmar a su amigo. Se levantó despacio y dejó su mochila en la cama, junto al hombre.

– No te preocupes. Solo voy a pedir algo de hielo a la cocina, ¿vale? Cuídame la mochila mientras tanto. No voy a tardar.

– ¡No hagas nada estúpido, Kenny! – le gritó el otro mientras le veía marchar.

El joven león se encaminó al comedor, donde sabía que los otros estarían, ya que se quedaban hasta que les echaban para cerrar. Solían aprovechar para jugar a las cartas y seguir trapicheando lo que fuera que trapichearan.

Pero esa noche no iba a dejarles hacer sus cosas.

Se acercó a su mesa, donde los otros le recibieron con risas socarronas.

– ¿Qué pasa, niñato? ¿Algún problema? – le preguntó el cabecilla del grupo, un tipo lleno de tatuajes al que llamaban Mike. Kenny gruñó, tan fuerte que los otros le escucharon y retrocedieron un poco.

– ¿Por qué has pegado a Eddie?

– ¿Nosotros? – Mike fingió espanto, haciendo reír a sus compañeros. – Estás equivocado. Eddie nos ha atacado y nosotros nos hemos defendido, ¿verdad, chicos? – los otros tres rieron la broma, asintiendo. – ¿Ves? Es más, creo que debería denunciar a Eddie por ese ataque. Es un tío muy peligroso.

La amenaza de la denuncia y las burlas ya fueron la gota que colmó el vaso. Se acercó y cogió al cabecilla de la pechera de la camisa, levantándole a pulso del asiento.

Eso asustó bastante a los otros tres, que no esperaban semejante respuesta por parte de Kenny. Este le acercó a su rostro, para gruñirle. Sus ojos brillaron con la luz verdosa que delataba la criatura sobrenatural que era.

– Si vuelves a tocar a Eddie, te sacaré el corazón con mis propias manos. ¿Entiendes? Eddie está fuera de tus límites. No se le vuelve a tocar. – casi rugió, lanzándolo contra una pared cercana.

– ¡Vas a arrepentirte de esto, imbécil!

Los otros tres se lanzaron contra él, recuperados de la sorpresa, pero Kenny les esquivó y golpeó hasta dejarlos tirados en el suelo, gimoteando. No les había hecho daño, realmente. Pero estarían lo suficientemente adoloridos como para no intentar ninguna otra estupidez como volver a atacarle.

Su cabecilla sí que lo intentó, demostrando no ser muy inteligente. Se levantó del suelo, sacando una navaja del bolsillo y trató de clavársela en el costado. El joven león la esquivó y le sujetó la mano, retorciéndosela hasta hacerle tirar el cuchillo que cayó al suelo con un tintineo.

– Salid de aquí antes de que decida terminar con vosotros. – rugió, tan fuerte que llamó la atención de algunos de los trabajadores del centro.

Kenny maldijo mentalmente al verlos cuchichear entre ellos, mirándole asustados. Salió del comedor para ir a los dormitorios, donde Eddie ya se había incorporado, sentándose en la cama. Le recibió con una expresión de reproche que no se molestó en disimular.

– Te dije que no hicieras nada estúpido. – le recriminó. Kenny se encogió de hombros. No se arrepentía.

– Están bien y yo también.

– Si, pero los del centro no dejan pasar las peleas ni las amenazas. Son motivo de expulsión.  

– A ellos sí.

– A ellos tampoco. Lo hacen cuando nadie mira. Y a ti te hemos escuchado todos amenazarles. Vas a tener que irte, chico. No van a tardar mucho en pedírtelo. – Kenny suspiró.

Tenía pensado pasar un día más en la ciudad, pero tampoco le importaba marcharse algo más temprano de lo esperado. No se sentía cómodo allí. Recogió su mochila y le dio una sonrisa de agradecimiento al otro hombre.

– Gracias por tu ayuda, Eddie. De verdad. – Eddie le estrechó la mano, apesadumbrado.  

– Ten cuidado en tu viaje, chico. Espero que llegues bien a tu destino.

– Yo también. Cuídate.

Sin esperar a que le echaran, Kenny fue hacia la estación de autobuses, donde compró un billete a Whitehorse, como tenía planeado. Una hora más tarde, estaba en la carretera, rumbo a su nuevo destino.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s