La semana que viene (si no pasa nada raro… si pasa, pues iré la siguiente) iré a ver “Deadpool” y sé que me lo voy a pasar pipa.

Las películas son mi pasatiempo favorito. Esta entre leer, ver series, escribir, discutir y un largo etcétera de tonterías varias.

Cuando escribo (esto ya lo he contado antes) me gusta ponerme una película de ruido de fondo. Preferiblemente, una que ya me sepa hasta el dialogo. Me da igual en español que en versión original. Preferiblemente, en versión original. Adoro oír las voces originales de los actores.

De hecho, tengo una mini lista de actores a los que es un crimen doblar. Alan Rickman, Jeremy Irons, James Spader y Hugh Laurie.

Estos son obligatorio oírles alguna vez sin doblar.

Y vosotros diréis… Eso está muy bien, pero ¿a qué viene tanta chorrada?

¡Ah! Eso es fácil.

Estoy segura de que todos tenemos una canción que nos inspira más que las demás. Un libro que nos hizo desear escribir.

Pero… ¿y película?

¿Tenéis alguna que os motive?

Reconozco que tengo una que me pongo (tengo mi copia por ahí más que guardadita) cuando necesito motivación a tope.

¡No vale reírse!

Armas de mujer.

Si, esa con Melanie Griffith, Harrison Ford y Sigourney Weaver de la secretaria que quiere comerse el mundo y no la dejan por ser secretaria.

De pequeña me encantaba y no ha dejado de gustarme por el mensaje. Lo importante no es tu posición si no tu determinación. Y si quieres, puedes.

Y mil topicazos más pero me encantaba el papel de los tres. Me encantaba esa especie de cuento de la cenicienta con final feliz. Me encantaban las locuras que hacía Tess ( Melanie Griffith) por conseguir su sueño, lo divertido y descarado que era el personaje de Harrison Ford, Jack Trainer o lo malísima y egoísta que era la Katharine Parker de Sigourney Weaver.

Adoraba y aun adoro y todavía la sigo compartiendo y escuchándola cuando necesito levantarme el ánimo la canción de Carly Simon, Let the river run.

Esta es la que más me inspira. Siempre.

Eso sí, la que me inspiró más para escribir fantasía y ficción ha sido (mi segunda favorita) Lady Halcón.

Michelle Pfeiffer, Rutger Hauer y Matthew Broderick.

Otro precioso cuento con final feliz que narra el trágico amor entre el General Navarre e Isabeau, maldecidos por el Obispo de Aquila.

La peli es de 1985. Si has vivido en una cueva y aun no la has visto, hazlo. Es de lo mejorcito.

¡Venga! ¿Cuál película os motiva/anima/lo que sea más que ninguna otra cosa?

Cambiando el tema, he pasado la semana cotilleando más blogs y estudiando. Porque, como decía no sé quien, jamás se termina de estudiar. Siempre hay algo nuevo que aprender.

Y de marketing y para escribir hay muchísimo que aprender siempre.

Aquí os dejo los dos que he estado leyendo estos días…

Triunfa con tu libro.

El blog de Vilma Nuñez.

Ambos tienen un montón de contenido interesante.

Ahora ando haciendo un experimento con Instagram, a ver si le puedo sacar partido. Ya os contaré.

Mientras tanto, esperaremos a que acabe la semana para ir a ver Deadpool… ¡no puedo esperar!

PD… ¡Recordad que Jack T.R. y Kamelot 2.0 siguen en Amazon a precios espectaculares!

 

Please follow and like us:
error